El árbol de la Quina: presente en el Escudo, pero casi extinto en el Perú

Uno de los árboles simbólicos del país se encuentra a punto de desaparecer. Muy poco se conoce sobre sus beneficios medicinales y sobre su protagonismo en los bares.

El árbol símbolo de nuestro escudo nacional representa la riqueza de nuestra flora. | Fuente: Payusacha Org

El árbol de la Quina forma parte de nuestro Escudo Nacional. Según investigaciones de la BBC, el símbolo patrio cuenta con propiedades curativas contra enfermedades como la malaria y el cólera. Sin embargo, científicos peruanos informaron que hasta el momento de las 20 especies que existían, solo quedan cuatro y no se ha realizado un inventario con los árboles que hasta el momento hay.

El descubrimiento del árbol de la quina (muchas veces confundido con ‘quinua’) es uno de los más importantes e ignorados de la historia. Además de que muy pocas veces se ha visto en su estado natural y no se dibuja bien al árbol, el compuesto activo que se le extrae, la quinina, es más fácil de encontrar en un bar que en una farmacia.

Esta sustancia alcaloide acorta el ciclo de vida del parásito de la malaria e impide infectar otros glóbulos rojos. Desde su descubrimiento, hace 400 años, fue el medicamento más efectivo para combatir la enfermedad. La malaria, según investigaciones de National Geographic, junto al paludismo y el cólera pudo haber matado a más de la mitad de todos los seres humanos que han existido.

Protagonista en bares. Según lo relatado por el escritor costumbrista Ricardo Palma, el indio Pedro de Leyva fue quien descubrió e hizo famosa esta sustancia tras beber el líquido de la corteza del árbol y curarlo de la malaria. Además, los jesuitas lo llevaron hacia los españoles cuando curaron de esta enfermedad a la esposa de un virrey peruano. Fue así como su popularidad se fue alzando, pero la tala indiscriminada de este árbol resultó ser fatal.

Durante el siglo XIX, para poder salvar las colonias del viejo continente que hervía de malaria, los ingleses sembraron el árbol en la India y los holandeses en Indonesia. Para poder ocultar el sabor amargo de la quinina, los soldados ingleses la mezclaron con agua de soda que dio como resultado el agua tónica. Ponerle gin fue lo siguiente ya que el destilado formaba parte de sus raciones. Así fue como nació el popular Gin & Tonic.

Consecuencias de la fama. Luego de que los españoles conocieran los beneficios de esta planta, la mayoría de los árboles terminaron siendo talados o les arrancaban la corteza (lo más valioso) para poderlas vender en Europa. Según el naturalista y estudiador Alexander Von Humboldt, en 1805 se llegaron a cortar 25.000 árboles solo en la provincia ecuatoriana de Loja.

En la actualidad, las grandes plantaciones de quina no están en América Latina sino en Asia y la carencia de este brebaje en el continente ha hecho que se desarrollen medicamentos alternativos. En el Perú, se usa quinina asiática y compuestos hechos de laboratorio.

El amargo de angostura, además de ser usada en el pisco sour, está elaborada con quinina y puede llegar a curar el cólera. | Fuente: RPP Noticias
De las 20 especies de quina que habían en el país, solo quedan 4 hasta el momento. | Fuente: Andina
0 Comentarios
Valora la nota:El árbol de la Quina: presente en el Escudo, pero casi extinto en el Perú
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?