Crítica | "Ant-Man and The Wasp": Los suplentes también juegan

Los diminutos superhéroes de Marvel hacen equipo para cumplir con una misión de rescate. Una historia que tiene un logrado equilibrio de humor y acción.
Sin duda los espectadores buscarán cuál es la conexión de esta película con "Infinity War". En el 2019 se vienen "Capitana Marvel" y "Avengers 4". | Fuente: Marvel Studios/Cinecolor

¿Dónde estuvo Ant-Man durante "Infinity War"? En aquella película se mencionaba que Scott Lang (Paul Rudd) estaba en arresto domiciliario y por eso no se unía al resto de Avengers en su combate contra Thanos. "Ant-Man and the Wasp" cuenta los últimos tres días de ese arresto, en el que Scott debe lidiar contra la vigilancia policial y con ponerse otra vez el traje de Ant-Man para unirse a una nueva misión.

En esta historia Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) ya usa el traje de The Wasp (La avispa) y junto a su padre Hank Pym (Michael Douglas), el primer Ant-Man e inventor de toda la tecnología que hace posible alterar tamaños de personas y objetos, han creado desde la clandestinidad una máquina para poder ir y volver del reino cuántico, ese mundo de lo infinitamente pequeño en el que la madre de Hope (la primera Avispa) quedó atrapada hace 30 años. En la primera película de Ant-Man, Scott Lang sí pudo volver, así que recurrirán a él para que los ayude. 

 

 

Pero ellos no son los únicos que quieren usar esta máquina. También están detrás una banda de traficantes de tecnología y Fantasma, una villana que atraviesa cualquier materia pero necesita estabilizar sus poderes. Y detrás de todos ellos está la policía.

"Ant-Man and the Wasp", dirigida por Peyton Reed, es una cinta ligera, un respiro para lo que sucedió en "Infinity War". Funciona como una comedia de robos y persecusiones, en la que buenos y malos están tras un botín y deben obtenerlo en un tiempo límite. A esa carrera de ir contra el reloj para cumplir la misión, el director logra darle un buen ritmo que hace que la cinta nunca pierda frescura, que se mantenga entretenida y que funcione como una película independiente de la gran trama de Thanos versus los Avengers.

Pero también es una película que aunque trata del reino cuántico y de términos científicos es comprendida por cualquiera. Hace de lo complejo algo simple. Esa es la lógica de su propuesta visual también, en la que Ant-Man es minúsculo pero también se vuelve  gigante, en la que las hormigas y otros insectos son aliados, y donde se viaja por espacios microscópicos.

Es un producto de tono menor pero totalmente con el sello Marvel, que equilibra humor y acción, y que no tiene la ambición de las películas de Avengers. Sin embargo, le sobra personalidad frente a las películas de otros superhéroes. Ant-Man y The Wasp (que se suma al protagonismo que están teniendo las mujeres en las historias de Marvel Studios) salen aquí de la banca de suplentes.

No perderse por nada la primera escena poscréditos.

 

¿Qué esperar?: Una película que mantiene la personalidad de la primera "Ant-Man" y que con efectos especiales bien usados y humor cumple con entretener desde el principio.

Valoración: 3.5/5

0 Comentarios
¿Qué opinas?