Además de Keaton y DeVito el elenco de "Dumbo" está encabezado por Collin Farrell y Eva Green. | Fuente: Cinecolor


"Dumbo", del director Tim Burton, es una adaptación del clásico animado de Disney de 1941 pero también un complemento. La historia de aquella cinta animada en la que un pequeño elefante de circo vence sus miedos y logra volar con sus enormes orejas solo se cuenta en la primera parte de esta nueva película.

A partir de allí lo que veremos es cómo este suceso despierta la ambición del dueño de un enorme parque de diversiones (Michael Keaton) para apropiarse de Dumbo, quien vive en un circo ambulante con un elenco de buenas personas pero que ha dejado atrás sus mejores tiempos. Tenemos entonces al dinero de una gran corporación afectando a una compañía pequeña que tiene un show original. La fantasía convirtiéndose en un producto para comprar  y vender.

Lo mejor de "Dumbo" es ver juntos otra vez en una película de Tim Burton a los notables actores Michael Keaton y Danny DeVito. Ellos fueron Batman y El Pingüino en "Batman Vuelve" de 1992.  Aunque "Dumbo" es una película entretenida, hay poco del estilo del viejo Tim Burton que volvía tenebroso a cualquier cuento de hadas. Si se aprovechaba mejor a los personajes de circo este pudo ser un carnaval freak en el que se haga mayor énfasis en los seres extraños y sus valiosas diferencias, pero a cambio hay una mirada más infantil con lecciones de superación. Uno siente que la película tiene temas pero no los desarrolla. Prefiere ser más ligera, darle todas las luces al espectáculo de ver un elefante volar.

El primer objetivo de Dumbo ─un personaje digital, dotado de emociones y conmovedor─ no es volar para ser libre sino cumplir con ese acto circense para ser recompensado y volver a ver a su mamá. Pero en el camino se dará cuenta de que no necesita de incentivos para volar más alto y ser inalcanzable. Es una de las lecciones de la película, como lo es también que una de las niñas del circo no quiera aprender trucos y malabares sino ciencias porque quiere ser reconocida por su inteligencia y no por como luce en el mundo del espectáculo, un guiño para estos tiempos de cambios. Se nota esa suma de buenas intenciones, pero a costa de eso se siente la ausencia del Tim Burton que podía tocar esos temas pero de modo muy sutil, y desde un lugar muy oscuro.  

Valoración: 3/5

¿Qué opinas?