Crítica | 'El Planeta de los Simios: La Guerra', vivir en peligro de extinción

Se mantiene en cartelera y es una de las mejores películas del año. Esta historia cierra una trilogía épica sobre la sobrevivencia en un mundo hostil.
Título original: War for the Planet of the Apes| Director: Matt Reeves | Año: 2017 | Duración: 142 minutos. | Fuente: 20th Century Fox

Hemos visto una de las mejores trilogías del cine y quizá no nos habíamos dado cuenta. Cada una de las dos primeras películas de El Planeta de los Simios tuvo logros distintos, pero es con esta tercera película que el conjunto adquiere otra dimensión. En tres partes y en el terreno de la ciencia ficción, hemos visto cómo se construye un lenguaje, una cultura y una nación. En una historia con resonancias bíblicas, César, el líder de los simios, es el padre que debe guiar a su pueblo a la tierra prometida.

Pero una tragedia marca el destino de César en esta tercera película y eso lo confronta contra sí mismo. César, quien evolucionó gracias a la ciencia y al cariño de una familia de humanos, quien ha difundido y defendido como un mandamiento "el simio no mata simio" entre su pueblo, el pacificador que ha querido evitar la guerra entre monos y humanos, está dispuesto ahora a cobrar venganza. ¿César va a traicionar su propia esencia? ¿Aunque pueda hablar, tener una familia y ser un líder inteligente, César no ha dejado de ser un salvaje animal?

El enemigo que César debe enfrentar se llama solamente El Coronel (Woody Harrelson) y dirige un ejército para exterminar a todos los simios rebeldes. Para eso ha construido un espacio similar a  un campo de concentración. Este ejército es quizá el último frente de defensa que queda luego de que casi toda la población humana fue arrasada por la gripe simia.

El Planeta de los Simios tiene una lectura política y social. Como en las mejores historias de ciencia ficción vemos aquí nuestro presente. Aquí los simios son como los desplazados por las guerras, seres sin tierra que buscan un lugar dónde vivir. La cinta nos habla de las fronteras impuestas por los poderosos, con una alusión clara al muro que sueña construir Donald Trump, y del miedo al extraño como justificación de la violencia.

Con todos estos temas, el director Matt Reeves no pierde de vista el espectáculo. Esta tercera película es un prodigio visual y va más allá de lo que se espera de un blockbuster millonario (entretenimiento y efectos especiales) para ser una película con desarrollo dramático, personajes complejos, llena de símbolos y de ideas bien ejecutadas. Es cierto que por momentos puede ser sentimental en alto grado, pero mantiene como centro de su relato el objetivo mayor de la humanidad (aunque representada por simios): la sobrevivencia por encima de todo.

La película, y toda la trilogía, no sería la misma sin la interpretación de Andy Serkis como César. Este actor, quien gracias a la técnica de captura en movimiento ha dado vida a personajes como Gollun (El Señor de los Anillos), alcanza aquí el punto más alto de su carrera. Gracias a la tecnología, Serkis convierte la fantasía en verdad  y consigue transmitir las emociones de un héroe frente al temor de perderlo todo.

Esta trilogía, con el desarrollo de algunas escenas y personajes, ha rendido también homenaje a la clásica saga de El Planeta de los Simios que comenzó a fines de los años sesentas | Fuente: 20th Century Fox
¿Qué opinas?