Crítica | The Disaster Artist: Elogio del subcine

James Franco protagoniza y dirige esta comedia sobre cómo se filmó 'The Room', una de las peores películas de la historia.
Título original: The disaster artist | Director: James Franco | Año: 2017 | Duración: 106 minutos | Fuente: Warner Bros. Pictures

The Room se estrenó en el 2003 y con los años se ha convertido en una película de culto por ser muy mala. En los Estados Unidos se suelen organizar funciones especiales a las que acuden fanáticos que se saben de memoria los diálogos y que van disfrazados como sus personajes. Todos se la pasan muy bien. Aunque a The Room le han puesto el cartel de ser la peor película de la historia, ese título le queda grande. Es mejor decir que es la comedia involuntaria más grande todos los tiempos. Fue hecha como un drama -una historia de celos- pero su trama muy básica, sus actuaciones desastrosas y su guión sin sentido provocan solo carcajadas. Es una película que parece hecha por alguien que nunca fue al cine. Ese alguien es Tommy Wiseau, un actor excéntrico y de edad indescifrable, quien escribió y dirigió esta película para salir del anonimato. Y vaya que lo consiguió.

En The Disaster Artist, el director James Franco rinde homenaje a The Room, y con ello a todos lo que hacen cine, aún sin saber cómo hacerlo. Es una película que celebra la pasión por crear por encima del talento. Es también la historia de dos amigos, Tommy Wiseau (James Franco) y Greg Sestero (Dave Franco), que sin suerte para conseguir papeles en el cine y cansados de pedir oportunidades deciden hacer su propia película. Está claro que la intención del director es colocar a The Room como un ejemplo de libertad creativa (por más disparatada que haya sido) frente a la maquinaria de Hollywood, frente al sistema que se reserva el derecho de admitir a quien quiera ser parte de su fiesta. Lo mejor de The Disaster Artist es la interpretación que hace  Franco de Tommy Wiseau, un hombre con look de vampiro que no tiene filtros para actuar ni para vivir. El personaje de Wiseau es como un niño grande que no quiere que nadie le diga qué hacer con sus juguetes y muy celoso de que su mejor amigo tenga otras amistades. De alguna forma Franco también habla con esta película de su posición en la industria, ya que suele participar en proyectos compartidos con sus amigos de siempre como Seth Rogen. 

¿Qué hace que 15 años después una mala película sea hoy más vista y comentada que una que ganó el Oscar? Es una pregunta implícita en el arranque de The Disaster Artist, pero el desarrollo de la historia se queda corto para responderla. La película prefiere las anécdotas de la filmación de The Room, la imitación muy bien calcada de las escenas originales, el chiste por encima de la profundidad del relato de dos perdedores sentimentales. Franco quiere hacer notar lo que hace único a Tommy Wiseau, pero el guión resuelve todo con lugares comunes sobre el valor de la amistad y la persistencia de los sueños, y con diálogos de poco brillo que podrían caber en cualquier película. Por ejemplo, en una como The Room.

Puntuación: 3.5/5

¿Qué esperar?: Una comedia muy entretenida. Mejor en la presentación de sus personajes que en su resolución. Si antes puedes ver The Room (está en páginas como YouTube), será mucho mejor. Probablemente será nominada a algunos premios Oscar, en especial a Mejor Actor. James Franco ya ganó hace unas semanas el Globo de Oro a Mejor Actor de comedia. 

0 Comentarios
¿Qué opinas?