La música compuesta para la película, y que quiere forzar que uno se conmueva, afecta demasiadas escenas. | Fuente: Sin Argollas


La película "Utopía", dirigida por Gino Tassara y Jorge Vilela, está contada en dos tiempos que se intercarlan. Primero estamos en el día de julio del 2002 en el que 29 jóvenes murieron por causa de un incendio ocurrido en aquella discoteca, y luego en la actualidad ubicamos como protagonista a Renzo Schuller, como un reportero de TV que investiga los cabos sueltos de la tragedia.

Los mayores problemas de "Utopía" están en su guion. Hay muchos personajes entre los jóvenes y salvo un par de ellos, no llegan a ser muy identificables ni a generar una conexión que conmueva. El único recurso, un tanto tramposo, es colocar a todos en un lugar común: era para todos un día feliz, se iban a casar, se habían graduado, conseguido un buen trabajo, etc. Se dice mucho, se declama, pero muy poco se siente. Quizá si la historia se hubiera enfocado solo en uno de los casos, ese drama tan particular hubiera servido como soporte del resto. Al querer abarcar todo se obtiene poco.

En lugar de darle un mayor desarrollo a sus personajes, la película le da demasiado tiempo al momento del incendio. Destacan mejor los personajes de los padres y madres, aunque más por los actores que le dan cara como Gianfranco Brero, Javier Valdés, Cécica Bernasconi, Kathy Serrano, entre otros, que por sus papeles en sí. Lo que sobran son frases cliché que están subrayadas durante la historia, lo mismo que las características muy de caricatura para representar a las dos personas más mediáticas de este caso: el fallecido ex congresista Luis Delgado Aparicio, padre de una de las víctimas, y el abogado César Nakasaki.

Mientras que el personaje de Schuller comienza con la urgencia de investigar el caso con el fin de frenar su frustración de no haber crecido lo suficiente en su profesión, pero se va desdibujando al caer en un trama de amenazas y persecuciones bastante plana. Además su investigación parece sacada de un sombrero de mago: conoce a un testigo, le cuenta lo que pasó y de pronto ya tiene todo. No hay la tensión necesaria para que su búsqueda se complique.

Como una ficción basada en hechos reales, "Utopía" es una película al servicio de la denuncia de los padres de las víctimas, una forma de mantener vigente el tema por ser una búsqueda de justicia que no ha terminado. Y al menos en eso quizá sus intenciones sí llegan a cumplirse.

Valoración: 2/5

0 Comentarios
¿Qué opinas?