Uno de los síntomas del crecimiento espiritual es la mayor conexión con la naturaleza | Fuente: Lima Yoga
  1. Amas a tus papás como cuando eras un niñito.
  2. Pierdes interés por estimulaciones externas (sexo, alcohol, drogas, comidas tóxicas, consumismo, etc.).
  3. Disfrutas la vida, la naturaleza, los niños, las vibraciones, y el espíritu que habita en todo lo hermoso del mundo.
  4. Dejas de preocuparte por el dinero y éste deja de ser tu prioridad.
  5. Tienes seguridad de tu sustento material y tu prioridad es acercarte a Dios
  6. Pierdes interés por el mundo y sus dramas. Te enredas menos en los dramas emocionales propios y ajenos.
  7. Te mueves por el mundo con seguridad y responsabilidad pero sin estrés.
  8. Dejas de desear que las personas y tu entorno se acomode a tus deseos.
  9. Tu entorno y las personas que te acompañan se reacomodan a tu nuevo nivel vibracional.
  10. Muchos de tus amigos antiguos, se aburren contigo y nuevos amigos espirituales aparecen.
  11. Comienzas a ver más milagros y sincronías y menos coincidencias.
  12. Tus gustos cambian. Ahora te atraen los alimentos con vida, el arte hecho con el espíritu, los libros que hablan de amor, esperanza, compasión, evolución, y no más los dramas, el terror, el romance barato y la violencia sin sentido de Hollywood, etc.
  13. Cuestionas lo “normal” y se vuelve más normal lo paranormal.
  14. Comienzas a ser consciente de las señales y mensajes de Dios.
  15. Sonríes más, eres más inocente, espontáneo y sabio.
  16. Ayudar deja de ser un esfuerzo y te conviertes en generosidad y el servir te da, no te quita energía.
  17. Antes no tenías tiempo para meditar, ahora no tienes tiempo para chismear.
  18. Comienzas a conectarte con los niños, las plantas, los animales, la tierra, el agua, el sol y el universo.
  19. En el proceso de limpieza espiritual, puedes sentir, nauseas, dolor en el pecho, tristeza. Muchas veces esos son síntomas de soltar cosas que no nos sirven.
  20. Nos volvemos más conscientes de los sueños, que son visiones y un canal de comunicación con lo divino.
  21. No te tomas las cosas personalmente. Sientes más compasión. No guardas rencor. Entiendes que las personas sufren y están pasando por otras etapas que tu en su evolución espiritual.
  22. Eres más consciente sobre las consecuencias de tus acciones y las decisiones que tomas. Te vuelves un consumidor más consciente y te preocupas por el medio ambiente. Reconoces al planeta tierra como un ser vivo e indispensable para la vida de todos y con alma al igual que todo.
  23. Te das cuenta de quién realmente eres y que eres amado por Dios.
  24. Nace en ti el entusiamo y la devoción por algo más grande que tú.
  25. Finalmente desarrollas amor puro por Dios.
Sepa más:
¿Qué opinas?