Nioh 2 se lanzó este 13 de marzo en exclusiva para PlayStation 4. | Fuente: Team Ninja
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Nioh fue uno de mis videojuegos favoritos del 2017. De hecho, hasta hoy no tengo reparos en poner a Nioh incluso por encima de cualquier entrega de la saga Souls. Así es, palabras mayores.

Lo hecho por el Team Ninja me gustó sobremanera, ya que no se limitó a hacer un clon de Dark Souls. Sí, utilizó como base el juego de From Software, pero le dio personalidad propia a su producto, con agregados jugables muy llamativos y una ambientación soberbia en el antiguo Japón (para más detalles, pueden revisar mi análisis de Nioh aquí).

Por ello, el anuncio de Nioh 2 me entusiasmó sobremanera, ya que guardaba muchas expectativas en lo que el Team Ninja pueda hacer con esta saga. ¿Nioh 2 es una compra recomendada?, ¿habrá superado al original? Tras más de 70 horas de juego, creo que ya tengo las respuestas.

Lo bueno

A nivel argumental, Nioh 2 es una sorpresa. Ya no controlamos a William, el marinero inglés convertido en samurái de la primera entrega, sino que tomamos el control de Hide, una cazadora de yōkai.

Nosotros debemos diseñar a Hide desde cero, para lo cual Nioh 2 cuenta con un detallado creador de personaje. Aparte de la apariencia, debemos definir su sexo, aunque nada de esto realmente influya en el argumento del juego.

La mayor parte de la campaña se desarrolla cronológicamente antes del primer Nioh, pero sobre el final hay un tremendo salto en el tiempo, y Nioh 2 termina siendo una secuela del título original. Acá tanto el argumento como el desarrollo de las acciones ganan mucho en intensidad y emotividad.

Sin embargo (y acá un gran ‘pero’ de la campaña), Nioh 2 da por sentado de que ya jugaste el primer juego y sus tres DLC, porque de lo contrario todo lo que te cuenta apresuradamente se convierte en un tremendo spoiler. De más está decir que el final no tendrá el mismo impacto si es que no has jugado antes el primer Nioh.

A nivel jugable, Nioh 2 es un juego de contrastes. Tiene un acercamiento hacia el jugador mucho más amigable que en el juego original. Para comenzar, tenemos un detallado tutorial en el que nos enseñan las mecánicas básicas del juego y los nuevos poderes del protagonista.

Para esto, debo mencionar que Hide es un/a ‘cambiante’, un ser mitad humano, mitad yōkai, por lo que tiene poderes demoníacos. Esto, por ende, nos abre un abanico de posibilidades jugables.

Ahora tenemos tres barras de poder: la de vida, la de ki (que viene a ser nuestra resistencia) y la de ánima (o alma). Esta barra de color morado nos permite realizar ataques yōkai que vamos aprendiendo a medida que derrotamos a los enemigos.

Esta novedad es harto interesante, ya que no solo podemos aprender ataques de los enemigos básicos, sino también de los bosses, aunque -como se imaginarán- a más poderoso el ataque, más demanda de nuestro medidor a ánima.

Otra inclusión es el burst counter, que es un contragolpe a los ataques especiales de los enemigos. Esta mecánica tiene inspiración en los parries de Bloodborne, y si la aplicamos correctamente, podemos iniciar un vistoso y demoledor contraataque.

Hay otras novedades, como la inclusión de sudamas, unos curiosos entes morados que nos piden objetos de regalo. La regla es simple: a más valioso el ítem que les demos, mayor será la recompensa. Otros debutantes son los Scampuss, unos amistosos yōkai con forma de gatitos que si acariciamos nos acompañarán por un tiempo elevando nuestra barra de ánima.

Nioh 2 mantiene el mismo esquema jugable que el original, con un sistema de progresión basado en acumular amrita (que conseguimos básicamente eliminando enemigos). Las misiones principales y secundarias aparecen en un mapa en el que nos podemos mover libremente, y los puntos de guardado continúan siendo los santuarios, que nos permiten recuperar vida y restablecer nuestros ataques especiales.

Debo resaltar que se ha ampliado la cantidad de tipos de arma que podemos utilizar: espadas, espadas dobles, espadones, lanzas, hachas, destrales, tonfas, gujas y -mis favoritas- la kusarigama. Se repiten las del juego original y se agregan las que llegaron con los DLC. Aparte, mantenemos el mismo set de armas a distancia: arcos, rifles y cañones.

Como adelanté, pasar el juego me demandó poco más de 70 horas, aunque reconozco que antes de llegar al boss final pasé todas las misiones secundarias y rejugué varias misiones principales, por lo que si vas solo por la campaña tal vez la extensión se reduzca a unas 50 horas.

Otro detalle a tener en cuenta es la potencial rejugabilidad de Nioh 2, ya que, después de acabar el juego, se abre la posibilidad de volver a pasar la campaña a un nivel de dificultad más elevado. Además, podemos realizar una suerte de apuesta antes de cada misión, con el objetivo de obtener mejores recompensas.

El apartado artístico y el diseño de los personajes/enemigos es notable, tal como en el primer Nioh. Esta vistosidad se aprecia más en el detalle puesto en los bosses, cargados de elementos y con una variedad que saludo, aunque hay uno que otro reciclado del juego anterior (ya hablaré al respecto en la siguiente sección del análisis).

Nioh 2 cuenta con elementos que invitan a la interacción con la comunidad. Por ejemplo, podemos dejar sobre el suelo unas ‘tumbas benevolentes’ que otros jugadores pueden invocar para que los ayuden en alguna sección complicada. Además, tenemos la Casa del té oculta, en la que nos podemos sumar a un clan para competir con otros (en base a nuestro desempeño en el juego) por recompensas jugosas.

Finalmente, quiero mencionar la banda sonora, muy superior a la del primer Nioh, incluyendo piezas melancólicas y épicas que refuerzan tremendamente las acciones en pantalla. El trabajo de los actores de doblaje tanto en inglés como en japonés (el juego viene con subtítulos en español) es muy bueno, pero recomiendo ampliamente jugarlo en su idioma original.

Lo malo

El nivel de dificultad es irregular. Ya comenté en la anterior sección que Nioh 2 empieza bastante amigable con el jugador, con un tutorial. Pero las primeras misiones son bastante complicadas, con enemigos poderosos y trampas que nos pueden obligar a reiniciar varias veces.

Empero, esto no es constante, encontrando a lo largo de la campaña misiones realmente duras como otras bastante accesibles. Esta irregularidad también se ve plasmada en las peleas contra los bosses, algunas complicadas y otras demasiado accesibles.

De hecho, en cuanto a los bosses, creo que son peleas, en su mayoría, accesibles, salvo un puñado que realmente te hacen sudar la gota gorda. Esto no pasaba en el primer Nioh, donde la proporción era exactamente la opuesta.

Me desagrada bastante que el Team Ninja haya optado por tener un protagonista silente. Me parece tremenda incongruencia que nos hagan elegir el tipo de voz del personaje que creamos, para que no emita una sola palabra en todo el juego.

Otro detalle que no me gustó fue la reutilización de muchas locaciones del primer juego, algo que también se ve reflejado en los enemigos: el 70 % son viejos conocidos, con pocos debutantes.

Y es que, salvo las novedades antes mencionadas, Nioh 2 es bastante continuista. Esto genera que se tropiece con errores del primer juego, como esta forma de completar la historia con (extensos) textos que debemos desbloquear derrotando a los enemigos un número determinado de veces.

Acá, incluso, ocurren algunos despropósitos, como que tengamos que derrotar a un boss tres veces para que se desbloquee una línea de texto que nos revela sus debilidades. ¿Ya para qué?

A nivel técnico, Nioh 2 es bastante solvente: 60 fps estables como una roca y tiempos de carga cortos. En contrate, los gráficos ya evidencian cierta obsolescencia, más aún si tomamos en cuenta que es un lanzamiento de fines de generación.

Lo feo

Desierto. No encontré algo para colocar en este apartado.

Conclusión: Nioh 2 incluye algunas novedades jugables, pero la propuesta -en líneas generales- termina siendo bastante continuista. Esto, sin embargo, no es del todo malo, ya que el primer Nioh fue (y es) un gran título, con una personalidad propia y con bastante para dar a los usuarios. Team Ninja pasó el examen con nota aprobatoria, pero queda con la deuda pendiente de renovar completamente la saga de cara a una tercera entrega. ¿Recomiendo Nioh 2? Sí, pero no sin antes haber jugado el primero. De lo contrario, temo que te puedes perder gran parte de la experiencia.