Predator: Hunting Grounds se lanzó el pasado 24 de abril para PlayStation 4 y PC. | Fuente: IllFonic
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Predator (1987) es una de mis películas favoritas de acción y ciencia ficción, con un Arnold Schwarzenegger en la cima de su carrera. Este filme, considerado de culto, fue el punto de partida de una de las sagas más populares hasta la fecha, trascendiendo el cine para imponerse en diversos medios, como cómics, novelas y videojuegos.

Precisamente en este post toca analizar la más reciente incursión de esta franquicia en el mundo de los videojuegos: Predator: Hunting Grounds. Anunciado en mayo del 2019, en exclusiva para PlayStation 4 y PC, este título -desarrollado por IllFonic- es solo online, evitando ahondar en el lore de la saga.

¿Vale la pena invertir en este videojuego? Los dejo con mi análisis.

Tráiler de lanzamiento de Predator: Hunting Grounds. | Fuente: IllFonic

Lo bueno

Pese a no tener un modo campaña, se nota a leguas que Predator: Hunting Grounds está inspirado en la película de 1987. No están los personajes del filme (controlamos a soldados genéricos), pero sí hay numerosos guiños, como uniformes, diálogos y armas (¡la ametralladora de Blain Cooper!). Además, muchos trofeos que desbloqueamos son referencias directas a la película.

La ambientación general de los mapas (tres en total) también es una referencia directa a la jungla que visita el comando paramilitar que es cazado por el Depredador. Sin embargo, a diferencia de la película de 1987, en Hunting Grounds irrumpimos en una zona selvática de Sudamérica, aunque no se especifica el país.

Las referencias también se aprecian en la banda sonora, llena de remixes de los temas característicos de la saga.

Pese a la ausencia de la campaña y, por ende, de una historia detrás, la gente de IllFonic se las ha ingeniado para incluir novedades en la franquicia. En el videojuego, vemos por primera vez yautjas hembras en el rol de cazadoras, algo -hasta donde tengo entendido- inédito en la saga.

Hunting Grounds es un shooter multijugador asimétrico, en el que se plantean enfrentamientos cuatro contra uno: un equipo de cuatro soldados versus un depredador. Este tipo de juegos no es novedad en la industria, y la gente de IllFonic ya tiene experiencia en el género, con el simpático Friday the 13th: The Game.

Esto divide el apartado jugable en dos segmentos bastante diferenciados. Cuando estamos en el equipo de soldados, Hunting Grounds es un FPS en el que debemos cumplir una serie de misiones mientras evitamos ser cazados por el alienígena. En tanto, cuando controlamos al depredador, la vista cambia a tercera persona y nuestra única misión es acabar con los militares.

Como FPS, Hunting Grounds es correcto, pero básico, sin mayores innovaciones. Aunque destaco algunas mecánicas llamativas, como cubrirnos el cuerpo de lodo -sí, como en la película- para que el depredador no detecte nuestro calor corporal. Sin embargo, a nivel jugable, más llamativo es controlar al depredador, ya que tenemos más velocidad y fuerza, podemos trepar a árboles y utilizar diversas armas y habilidades especiales, como invisibilidad o la mira térmica.

Hunting Grounds es exclusivo para PlayStation 4 y PC, pero hay crossplay entre plataformas, lo cual asegura -en teoría- que se consigan partidas más rápido (pero de esto hablaré en la siguiente sección del análisis).

El juego tiene decenas de ítems desbloqueables, como aditamentos para armas, nuevo arsenal, camuflaje, habilidades especiales (perks), entre otras, que adquirimos con puntos de experiencia.

Estos puntos los ganamos disputando partidas, ya sea como soldado o depredador, y con ellos podemos adquirir directamente los ítems (aunque algunos requieren cierto nivel) o probar suerte en las cajitas de botín que, afortunadamente, solo se compran con experiencia.

Finalmente, quería destacar lo tremendamente divertido que es Predator: Hunting Grounds si lo juegas con amigos. Toda esta semana la he pasado jugando en las tardes con mis camaradas Johann Aldazábal (de Gamecored), Enrique ‘Junior’ Martínez (de Parallax) y Samuel Moreno (de Power Gaming), y nos hemos matado de risa escapando del depredador, coordinando estrategias para abordar las misiones y buscando la manera de sobrevivir hasta que llegue el helicóptero a rescatarnos.

Este tipo de juegos definitivamente gana mucho si se juega con amigos, ya que en solitario pierde completamente la gracia y puede terminar aburriendo a las pocas horas.

Lo malo

A nivel gráfico y técnico, Hunting Grounds luce bastante desfasado. No solo tenemos modelados muy mejorables, sino que las animaciones son robóticas y poco realistas. Además, hay bajones en la tasa de frames muy marcados, especialmente cuando hay muchos elementos en pantalla.

Hay bastantes glitches que empañan la experiencia, como personajes atascados o momentos en que los comandos no funcionan, y no puedes saltar o subir a los árboles. Esto sin mencionar los elementos que se sobreponen o flotan.

Algo que obvié mencionar es que durante las misiones nos encontramos con soldados enemigos, miembros de la guerrilla local que defienden posiciones o simplemente aparecen para intentar acabar con nosotros. Su inteligencia artificial es de chiste, disparando sin puntería o reaccionando torpemente a nuestra presencia. Hay momentos en los que, incluso, se quedan parados esperando a que acabemos con ellos.

Reitero: lamento que Hunting Grounds no tenga modo campaña, limitándose a una sola opción jugable. Hay un pequeño tutorial que nos enseña a controlar al depredador, pero nada más. Es un título bastante limitado en cuanto a modos de juego.

Jugar Hunting Grounds en solitario es una experiencia aburrida y poco satisfactoria, así seas depredador. Tal como mencioné líneas arriba, este videojuego se disfruta con amigos, de lo contrario no auguro muchas horas de diversión.

Lo feo

Un grave problema que encontré fue el tiempo que demanda la búsqueda de partidas, especialmente si quieres ser depredador. Si eliges ser soldado, el promedio está entre 30 segundos a un minuto, pero, si quieres ser cazador, podrías pasar entre cinco a 10 minutos esperando a que se abra una party.

Asumo que esto se debe a que Hunting Grounds no cuenta con una base grande de jugadores activos, pero ni siquiera el crossplay entre usuarios de PC y PlayStation 4 ha logrado reducir los prolongados tiempos de espera.

Conclusión: Predator: Hunting Grounds es un título bastante mejorable en distintos apartados, especialmente en el gráfico y técnico, y es limitado en opciones jugables. Sin embargo, es rescatable que la modalidad ‘cuatro contra uno’ puede darnos varias horas de diversión, si es que conseguimos un grupo de amigos con tiempo y ganas de jugar. Hunting Grounds no es un indispensable, así seas fan de la saga cinematográfica, pero si tienes un grupo de amigos, le daría una oportunidad.

Y ustedes, ¿han jugado Predator: Hunting Grounds?, ¿qué opinan de lo nuevo de IllFonic para PlayStation 4 y PC?