The King of Fighters XIV Ultimate Edition se estrenó este 20 de enero en exclusiva para PlayStation 4. | Fuente: SNK
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Llego tarde a la fiesta. Lo sé. The King of Fighters XIV se estrenó hace casi cinco años, en la pasada generación, pero recién lo he podido probar estos últimos días, gracias al lanzamiento de la Ultimate Edition, la edición definitiva de este videojuego.

A pocos meses -espero- del lanzamiento de The King of Fighters XV, ¿vale aún la pena apostar por esta edición?, ¿es una compra que recomiendo? Tras haberla jugado por varias horas, puedo ensayar una respuesta.

Lo bueno

En los noventa, en mis épocas de escolar, yo era fanático de The King of Fighters. Jugué religiosamente la saga prácticamente desde su estreno hasta la edición de 1999. No solo invertía el dinero de mis propinas en los ‘pinballs’ sino que también acudía a las Galerías Brasil, en Jesús María, para alquilar por horas la consola de Neo Geo. ¡Qué recuerdos!

Para el nuevo milenio, me volví más ‘consolero’ y me fui alejando de los videojuegos de máquinas arcade, entre ellos de KOF. Así pasaron los años ¡y las décadas! De hecho, debo confesarles que The King of Fighters XIV Ultimate Edition ha sido mi regreso a la saga desde 1999, hace más de veinte años. Ya estoy viejo, caray.

Mi regreso a la saga no ha sido tan traumático como pensé. Y es que este KOF 14 tiene una jugabilidad muy parecida a los títulos noventeros, en los que debes armar equipos de tres peleadores (aunque también tenemos la modalidad de uno contra uno) y estos, al menos los clásicos, mantienen prácticamente inalterable sus principales poderes y golpes. Si bien el ritmo es un peldaño más pausado que los juegos antiguos, no es un cambio radical, por lo que a las pocas partidas ya estaba adaptado.

KOF 14 es, a priori, bastante amigable para los jugadores recién iniciados, como este servidor. El sistema de combate tiene implementado el Rush Combo, que consiste en apretar repetidamente el botón de golpe débil (cuadrado) varias veces. Este combo incluso puede acabar con un vistoso especial, si es que tenemos una barra para tal fin.

Esto, sin embargo, no quiere decir que todo se limite a ‘mashear’ un botón. Todo lo contrario, KOF 14 tiene mucha profundidad, con una curva de aprendizaje empinada, pero satisfactoria. Ver en YouTube partidas de las pasadas ediciones del EVO te abren los ojos sobre todas las posibilidades que tiene este videojuego.

Una de ellas se desprende del correcto uso del Max Mode, que se logra sacrificando una barra de especial. Esto nos otorga más fuerza para poder ejecutar combos más poderosos y especiales devastadores. Lo más llamativo es que este Max Mode puede activarse en pleno combo, lo cual es simplemente brutal.

KOF 14 tiene una cantidad de personajes más que destacable: 50 en total (48 en equipos más dos jefes). Además, la Ultimate Edition trae los ocho peleadores que llegaron vía DLC los años después del estreno del juego, así como los trajes clásicos y especiales de varios personajes (Kyo, Iori, Athena Asamiya, Geese, entre otros).

Lo bueno de este roster es que son, en su mayoría, personajes clásicos de la saga, por lo que no me fue difícil reeditar los equipos con los que jugaba en los noventa. Cabe mencionar que para mí casi la mitad de la plantilla eran ‘nuevos’, aunque esto se debe que yo regreso después de dos décadas. En estos veinte años han llegado nuevos peleadores que, con los años, se volvieron en constantes de la saga.

Otro punto que destaco es la música. Me gusta la metalera y pegajosa canción de apertura, así como el roquero tema de los créditos. Además, los temas que acompañan los combates son interesantes y adecuados, pero nada memorable en ese apartado.

La oferta jugable de KOF 14 es correcta. Tenemos un Modo Historia (en el que podemos desbloquear los distintos endings de los equipos), pero también están otras opciones, como peleas contrarreloj, sobrevivencia, retos de combos, versus, entrenamiento y el online. Así que contenido hay de sobra, como para invertir tus buenas horas de juego.

Un agregado positivo propio de la Ultimate Edition es que incluye gratis 10 temas para tu PlayStation 4. Yo particularmente configuré el sistema de mi consola con el fondo de Iori, uno de mis personajes favoritos de la saga.

Lo malo

Una de las cosas que no me cuadraron de este KOF 14 fue su historia. La saga se caracterizó siempre por un argumento intrigante, sorprendente y bastante profundo. Sin embargo, este KOF 14 se siente simplón en este apartado: un multimillonario llamado Antonov ha comprado los derechos de The King of Fighters y decide organizar un nuevo torneo con intenciones poco claras.

Entiendo que con KOF 14 arranca un nuevo arco argumental después de los acontecimientos del título anterior. Sin embargo, creo que pudo hacerse más al respecto. De hecho, la campaña presenta diálogos con humor absurdo que no me terminaron de gustar. Ojo, mis referencias vienen de los años noventa, por lo que en estos veinte años mucho pudo haber cambiado en la saga.

Algo interesante es que la campaña se complementa con diálogos especiales, que se desbloquean cuando dos personajes con una historia detrás se cruzan en el torneo. Cuando pasamos el Modo Historia con un equipo específico se desbloquea su ending. El problema: son viñetas casi inanimadas con diálogos sin voces. Creo que se pudo haber hecho mucho más.

El apartado gráfico me ha dejado cierto sinsabor. Sé que hablamos de un juego de 2016, pero igual creo que para esa fecha hubo mejores exponentes no solo en el género de peleas sino en la industria en general. El diseño de los personajes de KOF 14, tridimensionales, me chocó bastante, especialmente porque he visto lo genial que se ve el KOF 13, sin mencionar los juegos noventeros.

Sin embargo, más allá de la decisión de cambiar el estilo de sprites a modelados en 3D, sí debo señalar que el nivel de estos diseños es bastante simple, con pobres animaciones faciales. Tremenda deuda pendiente para la gente de SNK.

En la misma línea, los escenarios quedaron algo planos, insípidos, sin muchas animaciones en ellos. De hecho, algo que lamenté sobremanera es la ausencia de cameos, algo que contrasta con el KOF 13, en el que estos abundaban.

El online de KOF 14 es bastante mejorable. En las partidas que jugué, encontré problemas de conectividad y cierto delay. Esto se debe a que este videojuego no cuenta con rollback netcode, algo casi obligatorio en los títulos de pelea de la actualidad. He leído rumores sobre una eventual implementación de este sistema a futuro, pero no hay nada concreto hasta la fecha.

Lo feo

La Ultimate Edition llega, creo yo, demasiado tarde al mercado. Hablamos de un juego del 2016 que bien pudo recibir esta edición definitiva hace un par de años. Además, su salida se complica principalmente por dos factores: llega a (espero) pocos meses del estreno de The King of Fighters XV y, de momento, solo para PlayStation 4. Si SNK en verdad quiere llegar a más público y generar hype de cara a la secuela, esta hubiera sido la perfecta oportunidad de democratizar el videojuego, haciéndolo llegar a más plataformas a un precio más atractivo. Pero este no es el caso.

Conclusión:

Mi regreso a la saga The King of Fighters ha sido más auspicioso de lo que esperaba. Pese a sus defectos y a su cuestionable diseño de personajes, The King of Fighters XIV me terminó agradando, llevándome indefectiblemente a recordar mis años de escolar en los que los KOF eran mis juegos de pelea favoritos. Podría llegar a recomendarlo a quienes, como yo, llevan años alejados de la saga y buscan un pretexto para regresar. Además, esta Ultimate Edition trae consigo todos los personajes extra que llegaron los años posteriores a su lanzamiento original, trajes extras y una notable cantidad de temas para adornar tu PlayStation 4. Lamento nomás que esta edición se quede con exclusiva de la consola de Sony, algo que considero una oportunidad desaprovechada para llegar a más plataformas y, por ende, a más público.