No son los mejores, pero los que tienen mayor recordación. | Fuente: Más Consolas

Esta semana mi camarada Phillip Chu Joy me convocó para una curiosa iniciativa: compartir diez videojuegos que tuvieron o han tenido gran influencia en mí. En vez de seguir la cadena por redes sociales, me pareció interesante hacer un post compartiendo con ustedes mi particular listado.

Ojo, esta selección no es de los mejores videojuegos que he probado, sino los que recuerde por algo en particular y que, por ende, han marcado una etapa en mi vida como gamer. Desde ya los invito a compartir los juegos que los influyeron, es un simpático ejercicio.

10. Outlaw (1976)

Uno de los primeros videojuegos que probé. Lo jugué en el Atari 2600 de un amigo de colegio y, luego, fue uno de los que más jugué en mi propia consola (regalo de mis padres por mis buenas notas). ¿El videojuego que me hizo gamer? Tal vez.

9. G.I. Joe (1992)

A inicios de los noventa, acompañaba a mi viejito a sus reuniones de negocio y siempre de premio me invitaba algo de comer o me daba una propina. Pero cuando las reuniones eran en Miraflores, mi pago eran unas fichas en los ‘pimbols’ de las inmediaciones del Óvalo. Uno de los títulos que más jugaba era G.I. Joe. ¡Juegazo!

8. U.N. Squadron (1989)

Debe ser, sin temor a equivocarme, el videojuego que más he pasado en mi vida. Me lo regaló mi mamá en una Navidad y me pegué mal con él. No contento con pasar el juego con los tres personajes, me puse metas extremas, como pasar el juego sin usar especiales o con los aviones de regalo.

7. Tekken 2 (1995)

Como buen nintendero, era fan de la SNES y todos sus juegos (bueno, casi todos). Hasta que llegó al vicio de mi barrio la PlayStation con un juego de peleas tan bueno que me resistía a pensar que no sea de la gran N. Ese fue Tekken 2, que me resistí a probar por varios meses, por esta tonta fidelidad a una marca.

6. The King of Fighters '97 (1997)

Los viernes eran días especiales en mi colegio. Los curas del Salesiano tenían por costumbre acabar las clases al mediodía, por lo que la mayoría aprovechaba para ir al ‘vicio’. En esa época me junté con compañeros que iban a las Galerías Brasil, en Jesús María, para alquilar máquinas Neo-Geo. Uno de los títulos que más jugábamos era The King of Fighters '97, el mejor de la saga para este servidor.

5. Winning Eleven 3 - Final Ver. (1998)

A la PlayStation le faltaba un buen videojuego de fútbol, y nuestras plegarias fueron escuchadas con Winning Eleven 3 - Final Ver. Tremendo juego, clásico instantáneo, con gran jugabilidad y ambientación brutal. Mi equipo favorito: la gran Croacia.

4. Metal Gear Solid (1998)

Antes de que el internet se masifique, había pocas referencias para los gamers peruanos. Y como el dinero escaseaba, teníamos que elegir sabiamente. Recuerdo que estaba en la tienda con Metal Gear Solid y Parasite Eve en mis manos y debía elegir uno. Elegí el juego de un tal Hideo Kojima, la mejor decisión que pude haber tomado ese día. Luego un amigo se compró el juego de la extinta Squaresoft y me lo prestó. También lo disfruté, pero Metal Gear Solid solo hay uno.

3. Fatal Frame (2001)

Terror puro. Nunca pensé encontrarme con un videojuego que literalmente me haga no querer seguir jugándolo. Fatal Frame llegó a mis manos gracias a un amigo que no tenía tiempo para jugarlo, y hasta hoy se lo agradezco. Me volví fanático de la saga, aunque debo admitir que el impacto del primer juego no se repitió.

2. Batman: Arkham Asylum (2009)

El primer videojuego que analicé para Más Consolas. Recién empezaba con el blog y no me animaba a lanzar un análisis. Tras sopesarlo por varios días y evaluar opciones, me decidí y así nació el formato que hasta hoy perdura en el blog: Lo bueno, lo malo y lo feo de Batman: Arkham Asylum.

1. Uncharted 4: A Thief's End (2016)

Debido a problemas personales y profesionales, me alejé de los videojuegos y hasta del blog. Pasó casi un año y Uncharted 4 fue el videojuego con el que me reenganché a este hobby. No es el mejor de la saga (mi favorito sigue siendo el 2), pero sin duda le tengo cariño porque me hizo volver a enamorarme de los videjuegos.

¿Qué opinas?