Battlefield 1 lleva a la franquicia a la Primera Guerra Mundial, un conflicto bélico poco abordado por la industria de los videojuegos. | Fuente: EA

En una industria plagada de guerra modernas (y futuristas), EA y DICE se animan a ir contra la corriente retomando la vertiente histórica de los FPS. Con Battlefield 1, apuestan por la Primera Guerra Mundial como telón de fondo de su nuevo juego, y no se han equivocado.

Tras el discreto Battlefield: Hardline, había incertidumbre sobre el camino a seguir por la franquicia. Hasta temía que siga los pasos de su gran competidor, Call of Duty, y se apueste por una guerra futurista más. Pero finalmente las decisiones fueron acertadas.

La campaña tiene momentos memorables, pero sus cinco historias en conjunto no duran más de seis horas. | Fuente: EA

Lo bueno
Me encantó el enfoque de la campaña de Battlefield 1. No seguimos las peripecias de un pelotón en particular, ni nos cuentan la historia de un soldado. Ni siquiera se limitan a hablarnos de lo que hizo un país en particular.

La Primera Guerra Mundial fue un conflicto bélico masivo y, como tal, EA y DICE deciden contarnos varias historias, todas con un inicio y un final. Son cinco historias distintas, más un epílogo bastante emotivo, en la que vemos la Gran Guerra desde distintos frentes.

Cada mini-campaña está bien narrada, con un acertado uso de recursos cinematográficos. Salvo una excepción, la narrativa está tan bien lograda que inevitablemente creamos empatía con los protagonistas y sus devenires. Todo termina con un epílogo a modo de homenaje a los hombres que dejaron su vida en este cruento conflicto. Magnífico.

A nivel jugable, cada historia trae sus propias características, como cuando controlamos un tanque que debe limpiar terrenos para las tropas o los enfrentamientos aéreos contra las huestes alemanas. Pero como FPS, también se cumplen con las misiones de sigilo, otras en las que debemos conquistar territorio y unas en las que deberemos defender posiciones.

Este trabajo está acompañado de una ambientación magistral de cada frente. Gran trabajo a nivel gráfico de DICE, sacándole el jugo a su motor Frostbite 3. Mención especial se merecen las cinemáticas del juego, de gran factura y ejecución cinematográfica.

Uno de los elementos que más destaco es el apartado sonoro. Qué monstruos para plasmar en el juego todo el realismo de un conflicto bélico. Prueba cerrando los ojos cuando estés dentro de una trinchera y escucha todo. Monumental.

Battlefield 1 tiene un robusto modo multijugador, enfocado notoriamente al juego en equipo, a ser estratégico y a saber coordinar para lograr los objetivos. En mapas inmensos, en los que pueden participar hasta 64 jugadores, es imposible ser Rambo y tratar de ganar la batalla.

Particularmente, soy adepto al clásico ‘Duelo por Equipos’, pero en Battlefield 1 las grandes novedades son el modo Operaciones, en el que básicamente se deben cumplir objetivos dentro de un mapa cambiante, y el curioso modo Palomas Mensajeras, en el que deberemos conquistar posiciones para liberar estas aves enviando mensajes a nuestros aliados.

Los glitches se hacen presentes en Battlefield 1. Nada grave, pero igual están presentes. | Fuente: EA

Lo malo
Si bien la campaña es variada, tanto a nivel argumental como jugable, al final me quedé con la sensación de que EA y DICE no han innovado en el género. Han sabido reciclar magistralmente lo que ya se había hecho antes, pero no veo un significativo paso adelante.

Durante la campaña, también noté algunos fallos técnicos, como glitches curiosos (como el que incluyo en este análisis), elementos flotantes, soldados que no mueren, balas que no hacen daño, etc. Son cosas menores, sí, pero le quitaban brillo al espectáculo en su conjunto.

Y bueno, otra cosa que no me gustó mucho fue la inteligencia artificial de los enemigos, en especial en las fases de infiltración. Los soldados rivales se dejan guiar cual borregos cuando lanzamos señuelos. No escuchan ni ven nuestros ataques así estemos a pocos metros.

Y en batalla, los soldados enemigos no son muy duchos, con reacciones poco naturales cuando tomamos alguna decisión avezada, como meternos en las líneas enemigas. Eso se merece una revisión. En tanto, mi sugerencia es que juegues en la dificultad más elevada.

Las misiones en las que debemos utilizar tanques son de las mejores en Battlefield 1. | Fuente: EA

Lo feo
Poco más de cinco horas nos basta para culminar el Modo Historia de Battlefield 1. Las cinco historias son pocas, dejándote con ganas de más. Y habrá más historias, pero deberemos pasar por caja primero.

Ya se anunció la primera expansión del juego y algo me dice que vendrá más, tal vez con más campañas. No me gusta esta política, pero es algo que se está haciendo moneda corriente en la industria.

Conclusión: Battlefield 1 es un juego excepcional, prueba de que las guerras modernas o futuristas no necesariamente son el camino a seguir por el género de los FPS. Si bien se le puede tildar de conservador, Battlefield 1 sabe conjugar elementos antes vistos y presentarlos de una manera magistral. Tiene errores técnicos y la inteligencia artificial enemiga urge de una revisión, pero esto no empaña el paquete completo. Lo recomiendo.

Y ustedes, ¿ya han jugado Battlefield 1?, ¿qué opinan de lo nuevo de EA y DICE?

¿Qué opinas?