Carrion se estrenó este 23 de julio para Nintendo Switch, Xbox One y PC. | Fuente: Devolver Digital
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Devolver Digital es una compañía que se está labrando un nombre en la industria, no solo por sus pintorescos eventos (como el último Devolver Direct), sino porque apadrina proyectos independientes con un sello muy particular.

Carrion (Nintendo Switch, Xbox One y PC), de los polacos de Phobia Game Studio, sigue esas directrices, poniéndonos en la piel de un monstruo amorfo con el único objetivo de arrasar con todo lo que se nos ponga en el camino.

¿Es una propuesta recomendable? Los invito a leer este análisis.

Lo bueno

La propuesta jugable de Carrion es tan curiosa como satisfactoria. Devolver Digital describe lo nuevo de Phobia Game Studio como ‘terror reverso’, ya que tomamos el control del ‘malo’ de la historia, una criatura amorfa de origen desconocido que siembra el terror en la misteriosa locación en la que nos encontramos.

El control de personaje es correcto, sencillo y fácil de dominar. El análogo izquierdo sirve para mover a la criatura, mientras que el derecho se usa para mover los tentáculos de la bestia, con los que interactuamos con los elementos del escenario y con los que atacamos.

Fuera de la descripción que le ha dado Devolver Digital, Carrion es, en esencia, un metroidvania, ya que te debemos ir avanzando por las instalaciones donde nos tienen cautivo en busca de una salida. Como en todo juego de este género, nos encontraremos con zonas inaccesibles a las que solo podremos ingresar cuando hayamos ganado una habilidad específica.

El protagonista va ganando tamaño a medida de devora a los humanos: empezamos siendo una pequeña criatura, pero podemos alcanzar dimensiones descomunales hasta ocupar una cuarta parte de la pantalla.

Lo interesante es que las habilidades del monstruo cambian dependiendo de su tamaño, y esto es algo que debemos tener presente para resolver los rompecabezas que nos plantean. Para facilitar las cosas, por el escenario hay depósitos en los que podemos dejar parte de nuestra masa y reducir de tamaño, para así acceder a las habilidades que necesitamos.

Dependiendo de nuestra pericia para resolver los puzles, Carrion puede demandarte unas siete horas. Es un tiempo más que aceptable si tenemos en cuenta que el juego llega al mercado a un precio de 20 dólares (y si tienes Xbox Game Pass, lo tendrás gratis).

Phobia Game Studio utiliza la técnica del pixel art para el diseño de Carrion, y el resultado es muy satisfactorio. No solo hablo del diseño del monstruo protagonista, sino de todos los escenarios, que son amplios, variados y llenos de detalles.

La versión de Nintendo Switch, que es la que jugué para este análisis, no presenta problemas técnicos, con animaciones fluidas y sin bajones de frames, tanto en la versión portátil como en el dock.

La música, a cargo del compositor estadounidense Cris Velasco, es correcta, transmitiendo tensión e intensidad cuando son necesarias. En tanto, los efectos de sonidos son notables, con especial mención a los gruñidos del monstruo protagonista, que utilizamos para amedrentar a los humanos, pero también como una suerte de radar, que nos muestra objetivos cercanos.

Carrion carece de diálogos, hablados o escritos, pero los menús y el texto en pantalla están completamente traducidos al español.

Lo malo

Carrion carece de un mapa para guiarnos en las zonas que visitamos, lo cual -creo yo- acarrea uno de los talones de Aquiles del juego: para ser un metroidvania, todo se siente muy guiado, orientado, para encontrar una solución.

¿Recuerdan que mencioné unos depósitos donde podemos dejar parte de nuestra masa? Pues su ubicación es sinónimo de que la solución del puzle pasa por cambiar de tamaño.

Si bien todo esto permite que el juego fluya, sin muchos momentos en los que nos quedemos realmente trabados, creo que se pudo explotar más el backtracking, con un mapa más intrincado o zonas secretas.

La historia de Carrion es en extremo críptica, dejando demasiado a la interpretación del jugador. Creo que se pudo explotar mucho más el lore y sentar las bases para una eventual saga, salvo que haya elementos transmedia en desarrollo para contarnos qué es el protagonista, dónde nos encontramos y demás detalles detrás.

Sin entrar en spoilers, el final de la campaña me pareció en extremo anticlimático, desangelado. Creo que el desarrollo de la historia me hizo pensar en un desenlace diferente, por lo que quedé algo decepcionado. Ya cada uno sacará sus conclusiones.

Lo feo

Desierto. No encontré algo como para colocar en esta sección, salvo que la edición física de Carrion no tenga un lanzamiento paralelo con la edición digital (asumo que la pandemia tiene mucho que ver en esto), así como la postergada versión para PlayStation 4, plataforma que deberá esperar un tiempo para recibir su cuota de Carrion. Eso sí, ninguno de estos puntos desmerece el trabajo de la gente de Phobia Game Studio.

Conclusión: Carrion es una propuesta fresca, distinta a todo lo que tenemos en el mercado, que -sin ser perfecta- tiene las suficientes cualidades como para recomendar su compra. Y, si tienes Xbox Game Pass, ¡qué esperas para descargarlo! Devolver Digital volvió a ‘chuntarla’.