Estos son, para mí, los mejores videojuegos del 2019.
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

¡Se acabó el 2019! No tengo reparos en asegurar que este año fue uno de los mejores para la industria de los videojuegos en mucho tiempo, y prueba de ello es que hemos tenido casi todos los meses lanzamientos notables.

Como ya es tradición en Más Consolas, cerramos el año con el listado de los mejores videojuegos del año. Eso sí, mi listado está basado en los títulos que jugué y que, por ende, analicé en el blog.

Si uno de tus favoritos no está en mi ranking, es posible que no lo haya jugado o que no me llenó los ojos como para tenerlo en consideración. Desde ya los invito a debatir del tema en la sección de comentarios o en las redes sociales de Más Consolas.

¡Empecemos!

10. Katana ZERO

Katana ZERO es un excelente título, con una jugabilidad accesible y una curva de dificultad muy bien conseguida. Es una propuesta harto interesante en el mercado, ya que nos mete en el albornoz de un samurái y nos plantea situaciones extremas en las que el más mínimo error se castiga duramente. El trabajo de Askiisoft es uno de los mejores indies del 2019.

9. Blasphemous

El juego de The Game Kitchen es un gran exponente del género hack and slash/metroidvania: extenso, difícil, con una historia críptica y un apartado artístico sublime. Sin embargo, el sistema de combate peca de simplista y la jugabilidad en general necesita un reajuste. Pese a ello, Blasphemous se disfruta, y mucho. España se está consagrando como cuna de notables producciones independientes.

8. Call of Duty: Modern Warfare

Modern Warfare es un Call of Duty distinto, un saludable esfuerzo de Activision e Infinity Ward por llevar a la saga a otros rumbos. Si bien se ha implementado una jugabilidad más pausada y realista, el producto no deja de ser divertido, intenso y retador. La campaña destila chauvinismo estadounidense, pero -quitando eso- estamos ante un argumento maduro, serio y hasta reflexivo.

7. Samurai Shodown

SNK nos trae un videojuego de peleas único, que marca una notable diferencia respecto a otros representantes del género. Es un título pausado, estratégico, pero también entretenido y muy vistoso. Samurai Shodown ha reivindicado a la clásica franquicia de SNK, devolviéndola al sitial del que nunca debió salir. ‘Samsho’ es un soberbio videojuego de peleas, y desde ya lo tengo entre mis favoritos de la generación, junto con Tekken 7 y Dragon Ball FighterZ.

6. Death Stranding

Con Death Stranding, Hideo Kojima ha demostrado que puede darse la vuelta a la tuerca a ideas tan básicas como cumplir recados. Sin embargo, la propuesta decae cuando se regresa a lugares comunes, como los tiroteos, que en este juego son repetitivos y faltos de inspiración. La historia se vuelve difusa por la apuesta jugable de mundo abierto, sin mencionar la manía de Kojima de sobreexplicarse en varios segmentos. Sin embargo, es un título que recomiendo para quienes buscan experiencias nuevas.

5. Astral Chain

Astral Chain es, en mi opinión, uno de los mejores hack and slash de la actualidad, prueba del pedigrí de PlatinumGames. Es intenso y sumamente satisfactorio, un festín audiovisual alucinante. No es un producto redondo, ya que su historia, simplona y predecible, se va desinflando a medida que avanza, y esto se agrava con secciones de exploración e investigación que no aportan mucho y que terminan sabiendo a relleno. Astral Chain toca el cielo por momentos, pero está ‘encadenado’ a decisiones erróneas que lo vuelven terrenal.

4. Resident Evil 2

El remake de Resident Evil 2 no es una copia espejo del original con mejores gráficos. Todo lo contrario, Capcom se tomó licencias para desarrollar un producto con mucha identidad y que seguramente dejará satisfechos a todos. Hay cosas que no me dejaron del todo contento, y que se pueden corregir en la ya anunciada secuela, pero en líneas generales estamos ante un producto bastante completo y muy recomendable.

3. A Plague Tale: Innocence

A Plague Tale: Innocence es una auténtica sorpresa, el ‘tapadito’ del 2019. La historia, la ambientación y el apartado audiovisual son los pilares de un videojuego que no tiene nada que envidiarle a cualquier superproducción de la industria. Lo más rescatable, creo yo, es que A Plague Tale demuestra la importancia de las historias, la construcción de personajes y la narrativa en los videojuegos.

2. Devil May Cry 5

Devil May Cry 5 me dejó tremendamente satisfecho. Es un juego hecho para los fanáticos, para los que jugaron los títulos anteriores y que esperaron pacientemente este regreso. Capcom se ha reivindicado con los jugadores y -en especial- con Dante, Nero y compañía. Devil May Cry 5 no es mi favorito de la franquicia, pero -tal como la tercera entrega- llegó para devolver a la saga a la palestra del género de los hack and slash, un lugar del que nunca debió haber salido.

1. Sekiro: Shadows Die Twice

Sekiro: Shadows Die Twice es el mejor trabajo de Hidetaka Miyazaki, no solo porque reinventa la fórmula que creó hace ya varios años, sino especialmente porque nos presenta un juego que pone a prueba la habilidad del jugador, que -sin ayudas- debe aprender a sortear un escollo: matar al boss final ha sido una de las experiencias más gratificantes en mis años como gamer, un recuerdo que difícilmente olvidaré.

No puedo cerrar este post, el último del 2019, sin agradecer el constante apoyo de los lectores de Más Consolas, que comparten conmigo la pasión por los videojuegos: sus aportes, comentarios y críticas siempre son bien recibidos y me ayudan a mejorar.

Que el 2020 venga cargado de muchos éxitos ¡y de muchos videojuegos!