Con Silver Lining, concluye la expansión The City That Never Sleeps. ¿Será la única? | Fuente: Insomniac Games

Han pasado tres meses desde que Insomniac Games lanzó The City That Never Sleeps, la expansión del genial Marvel's Spider-Man, uno de los mejores videojuegos del año que se va. Este 21 de diciembre se lanzó el tercer capítulo, Silver Lining, con el que se cierra este arco, y acá les comparto mis impresiones.

Silver Lining mantiene la misma fórmula de los dos anteriores DLC (The Heist y Turf Wars), tanto a nivel argumental como en contenido jugable. O sea, no esperemos nuevas habilidades o poderes extra.

La narrativa ha perdido peso en este último capítulo, aunque es algo que cabía esperarse debido a que en los anteriores se había desarrollado el nudo de la historia y se había presentado a los nuevos personajes, por lo que Silver Lining sirve -en teoría- para cerrar los cabos sueltos.

Tal como ya pasó en los dos anteriores DLC, en Silver Lining se reciclan encargos y misiones. Tenemos los sempiternos crímenes en Nueva York, que se activan aleatoriamente mientras nos desplazamos por la ciudad: debo reconocer que en este caso se han variado en algo los delitos y se ha subido el nivel de dificultad.

También tenemos estas misiones en las que debemos infiltrarnos en una base enemiga y enfrentarnos a varias rondas de criminales. Tal como en los crímenes por la ciudad, siento que se ha subido un poco el nivel de dificultad, algo saludable y retador, en mi opinión. Lo bueno es que estas misiones forman parte de un interesante arco argumental.

Regresan los retos de Screwball, que al completarlos nos desbloquean la pelea final contra esta villana. Huelga decir que ya tuvimos un enfrentamiento final contra ella en la campaña principal, así que no descarto que la volvamos a ver más adelante.

La única novedad jugable del DLC son las ‘misiones de investigación’, que las pongo entre comillas porque prácticamente no hay nada investigar: llegas al punto marcado en el mapa, activas tu sentido arácnido para ubicar una grabadora y escuchas un audio. Repites lo mismo nueve veces y listo. Al menos al terminar estas misiones sabremos más de un personaje que había desaparecido.

¡Ah! Y como bonus tenemos tres trajes nuevos para el Hombre Araña que iremos desbloqueando a medida que completamos el DLC. Estos son Cyborg Spider-Man, Aaron Aikman Spider-Armor y el traje de la película animada Into the Spider-Verse.

Balance final

Como ya dije en mis anteriores reviews, no podemos analizar cada capítulo con rigurosidad ya que forman parte de un todo, de la expansión The City That Never Sleeps. Pero ahora que ya acabamos todos sus capítulos, podemos ensayar un balance final.

¿Lo recomiendo? Sí. ¿Vale los 25 dólares de inversión? Sí. ¡Vamos! Marvel's Spider-Man es uno de los mejores videojuegos del año y si te quedaste con ganas de seguir ahondando en el universo creado por Insomniac Games, comprar la expansión está perfectamente justificado.

El principal motivo por el que recomiendo esta expansión es por la historia que cuenta, ya que no solo tenemos nuevos personajes y enemigos, sino que vemos cómo el propio Spider-Man y su entorno crecen. Un ejemplo es Miles Morales y su ansiedad por hacer trabajo de campo, si cabe la expresión.

Lamentablemente, a nivel jugable, The City That Never Sleeps es harto conservadora. No tenemos nuevas habilidades ni poderes, y las misiones que nos plantean son recicladas de la campaña principal. Ni siquiera se ha buscado elevar el nivel máximo de nuestro personaje, que sigue anclado en 50. Esto complota especialmente contra los que exprimimos el juego base y queríamos más retos por desbloquear.

Eso sí, The City That Never Sleeps deja muchas cosas en el tintero, no solo de cara a una secuela del juego sino especialmente de una segunda expansión. Cuando entrevisté a Bryan Intihar, director creativo de Insomniac Games, no negó la posibilidad de más contenido a futuro, limitándose a decir que estaban enfocados en el desarrollo de esta expansión. Así que solo queda esperar cuál será el futuro de la franquicia.

¿Qué opinas?