Mortal Kombat 11 se estrena este 23 de abril para Nintendo Switch, Xbox One, PlayStation 4 y PC. | Fuente: NetherRealm Studios

Mortal Kombat 11 es uno de los juegos más esperados del año, y la expectativa en torno a la nueva entrega de NetherRealm Studios va en aumento con cada nuevo tráiler o anuncio que se presente.

Sin embargo, con cada nuevo avance, veo algo que no me gusta: los fatalities. Son extensos, en secuencia y con una poderosa necesidad de hacerse notar. Los fatalities no eran así, pero con los años se convirtieron en lo que ahora son: un espectáculo exagerado.

Algunos ejemplos de Mortal Kombat 11:

-Baraka le arranca la cara a su rival, pero no es suficiente: debe destrozarle el cráneo, sacarle el cerebro y comérselo.

-Jade atraviesa a su rival con una vara. Ya ha muerto, pero no es suficiente: saca su puñal y lo parte por la mitad para salpicar de sangre la pantalla.

-Sub-Zero congela a su enemigo y lo decapita con una enorme hacha de hielo que saca de la manga. Pero no es suficiente: tiene que coger la cabeza cercenada, congelarla y destruirla de un puñetazo.

-Kabal engancha a su rival con su garfio, lo arrastra y lo lanza a una supervelocidad (sí, como Flash en Injustice 2). Luego, desaparece y se materializa frente al cuerpo del enemigo, y lo parte en dos con su arma.

-Skarlet extrae la sangre de su enemigo, la solidifica y convierte en lanzas que, luego, atraviesan al rival en varias partes. Ya está muerto. Pero no es suficiente: Scarlet se acerca y empuja con fuerza la lanza que atravesó la cabeza, para que veamos un ojo saltar por la nuca del fallecido.

-Geras atraviesa al rival de un certero puñetazo. Ya está muerto, pero no es suficiente. Se teletransporta al frente y lo vuelve a atravesar. Pero no es suficiente: se vuelve a teletransportar y aparece detrás del ya cadáver para darle un poderoso puñetazo en la nuca, que provoca que la cara se desprenda y el cerebro salga despedido.

¿Ven la tendencia? El fatality ya no se limita a matar al enemigo, sino que hay que hacerlo de la manera más extensa y exagerada que se pueda.

Ojo, no me estoy quejando del gore ni de la violencia explícita, que son marcas de fábrica de la franquicia desde su concepción (y uno de los motivos por los que tiene tantos seguidores). Mi queja es simple: los fatalities ahora son tan extensos y exagerados que ya están perdiendo su gracia. Al menos, para mí.

Esto lo veo como un problema, incluso, para la propia franquicia Mortal Kombat, ya que ahora veo imposible regresar a las bases, a los fatalities ‘simples’, si cabe la expresión. ¿Se imaginan que un fatality termine con una ‘simple’ decapitación? Apuesto que el grueso de fanáticos se quejaría precisamente por ser ‘simple’.

En fin, tal vez esto quede como la queja de un veterano jugador que añora los ‘viejos buenos tiempos’. Pero igual lo quería comentar y plantearlo como tema de debate en el blog.

Espero sus comentarios.

¿Qué opinas?