‘High Score: El mundo de los videojuegos’ está compuesto de seis capítulos de poco más de 50 minutos cada uno. | Fuente: Netflix
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

La industria de los videojuegos es hoy en día un monstruo que mueve miles de millones de dólares al año, con producciones que demandan una inversión superior incluso a las películas más cotizadas de Hollywood. Es una industria que ha avanzado muchísimo en sus pocos años de historia, una historia que -para ir acorde con su naturaleza- nació como jugando.

La serie documental High Score: El mundo de los videojuegos, de Netflix, hace un repaso del inicio de la industria de los videojuegos y de su llamada ‘era dorada’; mostrándonos una época en la que las empresas que hoy comandan el negocio daban sus primeros pasos en terreno desconocido.

Los valores de producción de Hi Score son elevados, no solo por las locaciones que aparecen y las numerosas entrevistas grabadas, sino por el trabajo de investigación que hay detrás, recopilando datos y filmografía de la época. Además, hay detalles notables, como que el documental esté narrado por Charles Martinet, la voz de Mario, acaso el ícono indiscutible de la industria.

Hay datos históricos tan curiosos como interesantes: como la línea telefónica que Nintendo implementó para que sus usuarios llamen para absolver dudas sobre cómo pasar un videojuego. Eran los walkthroughs en épocas donde no existía YouTube.

También es memorable la entrevista a Howard Scott Warshaw, creador de E.T. the Extra-Terrestrial, el considerado peor videojuego jamás hecho. El diseñador revela los apuros y la presión que tuvo que pasar para tener el videojuego listo en tiempo récord. Pero también contó que cuando le presentó los primeros avances al mismísimo Steven Spielberg, este le dijo si podría hacer “algo parecido a Pac-Man”. Increíble.

En otro pasaje, se aborda la primera ‘guerra de consolas’, entre la Super Nintendo y la Genesis. Tom Kalinske, en aquel entonces CEO de Sega of America, describe punto por punto la agresiva estrategia que utilizó para quitarle mercado a la entonces todopoderosa Nintendo. Lástima que fue una victoria pasajera ya que, con los años, Sega terminaría abandonando el desarrollo de hardware. Pero esa es harina de otro costal.

Tráiler de ‘High Score: El mundo de los videojuegos’. | Fuente: Netflix

Uno de los momentos más emotivos del documental es la entrevista al desaparecido abogado John Kirby, quien en 1984 defendió a Nintendo en la millonaria demanda que le interpuso Universal por el supuesto uso indebido de su personaje King Kong en el videojuego Donkey Kong.

El carismático abogado relata la estrategia que utilizó para ganar un caso emblemático para la industria de los videojuegos, ya que, de haber tenido un resultado diferente, tal vez Nintendo no sea lo que es hoy en día. Los japoneses estuvieron tan agradecidos por el trabajo de Kirby, que decidieron inmortalizarlo bautizando con su apellido a uno de sus personajes. El resto ya es historia conocida.

Así podría llenar este post con las muchas anécdotas y entrevistas que aparecen en Hi Score, como el curioso origen del chip Super FX de la Super Nintendo, el nacimiento de la palabra avatar, el revuelo por la violencia en los videojuegos a inicio de los noventa o el impacto que tuvo en la industria el estreno de DOOM.

Hi Score es, en mi opinión, un producto imprescindible, tanto para los amantes de los videojuegos como para quienes quieran adentrarse en este mundo. Es un repaso histórico que nos permite mirar un momento atrás, y apreciar todo lo que se ha avanzado. O, como dicen en el documental: “Ahora que la tecnología puede desdibujar la línea entre la fantasía y la realidad, la pregunta es ‘¿Dónde iremos ahora?’”.