Nioh 2 fue anunciado en el E3 2018 en la Conferencia de PlayStation. | Fuente: Koei Tecmo

La semana pasada, tras meses de silencio, por fin tuvimos noticias de Nioh 2, secuela del juegazo del 2017. Team Ninja y Koei Tecmo mostraron un nuevo tráiler con jugabilidad, y anunciaron una alpha demo cerrada desde el 24 de mayo hasta el 2 de junio.

Las llaves de acceso a la demo fueron entregadas aleatoriamente a los usuarios de PlayStation 4 y, lamentablemente, no estuve entre los elegidos ¡pese a que saqué el Platino! Sin embargo, esta historia tiene un final feliz, ya que mi buen amigo Phillip Chu Joy, de TEC, sí estuvo entre los afortunados y, sabiendo de que el primer Nioh me gustó tanto, no dudó en cederme su código.

Después de todo este preámbulo, vamos a lo que importa: la demo de Nioh 2. Pese a que supuestamente estamos ante una versión alpha (o sea, aún lejos de los estadíos finales de desarrollo), la demo es muy solvente y corre estable sin bajones de frames, algo indispensable debido a la naturaleza del juego.

En Nioh 2, ya no controlaremos a William, protagonista del primer juego. Sino que tendremos que crear un personaje (sí, como en los Souls), teniendo que elegir apariencia, sexo, entre otros parámetros. Para la demo, estaban bloqueadas prácticamente todas las opciones de edición, teniendo solo disponibles algunos personajes predeterminados.

La demo confirma que las bases jugables del primer Nioh se mantienen intactas, manteniendo la distribución de botones, las posturas de ataque, la posibilidad de usar armas de corto y largo alcance, la importancia del Ki (la barra de resistencia), así como el Espíritu Guardián que nos asiste y que nos permite despertar nuestro ataque especial Yokai.

Sin embargo, sí se han incluido algunas novedades, como ataques regulares Yokai (R2 más cuadrado o triángulo), y la posibilidad de invocar a fantasmas para que nos ayuden en batalla (aparecen como espadas azules clavadas en el terreno).

Además, hay curiosas inclusiones, como Kodamas púrpuras (aparte de los originales de color verde), a quienes podemos dar algún ítem para que, a cambio, nos regale otros. Y también hay simpáticos gatos que podemos acariciar y nos acompañarán por unos segundos. Su compañía, llenará nuestra barra Yokai.

En cuanto a las armas, en la demo solo se pueden usar katanas, lanzas, ōdachi (espadones que aparecieron en los DLC del primer Nioh) y destrales (hachas pequeñas que hacen su debut en la saga). Espero que en el producto final se incluyan las demás armas: las katanas dobles, los martillos y, mis favoritos, los kusarigama. En cuanto a las armas de largo alcance, solo estaban disponibles el arco y flecha y los rifles. De igual modo, asumo que las demás armas aparezcan luego.

La demo nos permite jugar dos misiones principales, en las que se nos presenta a nuevos enemigos y a viejos conocidos. No voy a ahondar en demasía en esto, para no extenderme mucho, pero sí me llamó la atención que ahora, aparte de las invasiones Yokai (especie de barreras que apenas tocábamos nos enfrentábamos a un enemigo), ahora tenemos zonas enteras de regular extensión que debemos liberar.

Cada misión culmina con un enfrentamiento a un boos: Enenra y Yatsu-no-Kami. El primero es una especie de demonio que realiza ataques físicos y de fuego; y el segundo es una gran serpiente con cuernos. No son muy complicados de derrotar apenas aprendemos sus patrones de ataque, pero igual son un simpático reto por vencer.

Acá me permito comentar sobre el nivel de dificultad. El Nioh original tenía un nivel de dificultad elevado, con fases exigentes y bosses memorables. Sin embargo, la demo de Nioh 2 me pareció accesible, ya que los nuevos poderes son devastadores y los golpes de los enemigos no infringen tanto daño. Espero que esto se corrija en el producto que saldrá al mercado.

El mapa que nos muestra las misiones es muy parecido al del primer Nioh, aunque ahora se ha incluido una cabaña que, según las opciones, podemos remodelar. Además, se ha cambiado el árbol de mejoras y habilidades, pero de manera estética, ya que las opciones son muy parecidas a las ya vistas en el primer juego.

En conclusión, debo reconocer que la demo de Nioh 2 me ha dejado algo decepcionado. Las bases jugables del original se mantienen casi inalterables, salvo los agregados antes mencionados. Y eso es un problema, ya que esta demo se siente más como un DLC del primer Nioh que un producto completamente nuevo. Espero que el producto final me cambie esta primera impresión.

¿Qué opinas?