Outriders se estrena este 1 de abril en distintas plataformas. | Fuente: Square Enix
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

Outriders es uno de los grandes lanzamientos de la primera parte del 2021 y, por ende, uno de los proyectos más esperados por la comunidad gamer. Sin embargo, el título de People Can Fly y Square Enix tiene una característica única para el mercado local: es el primer videojuego triple A que incluye doblaje peruano.

El estudio peruano Torre A Doblaje fue convocado junto con otras compañías de la región para participar en la localización a nuestro idioma de Outriders, un auténtico hito en nuestra creciente industria de doblaje.

Esta semana tuve la oportunidad de conversar con Pilar Soto, Yuval Benamú y Víctor Luperdi, socios fundadores de Torre A Doblaje y cabezas del proyecto, quienes me contaron cómo fue el acercamiento con Square Enix, el proceso de grabación; pero también sobre la actualidad de la industria del doblaje en el Perú.

¿Cómo se dio el acercamiento para trabajar con Square Enix?

Pilar Soto: La gestión vino de la mano de Víctor, directamente con nuestros compañeros del estudio Caja de Ruidos, de Argentina. Ellos, al conocer el estudio Torre A, fundado en el Perú, tuvieron la confianza de darnos la oportunidad de participar en el proyecto, para poder hacer el casting de voces, para poder sumar a la gente necesaria, al talento necesario, para participar en este proyecto, que es muy ambicioso. Son varios países participando en esto. Es un momento muy importante que nosotros asumimos con mucha responsabilidad.

Soy un ignorante sobre cómo se da el proceso de doblaje. ¿Nos pueden explicar cómo es?

Yuval Benamú: El guión, en general, es proveído por el cliente. Y este guion (de Outriders) se usa para toda la localización. Lamentablemente, no tienes algo que ver, sino que oír. Son archivos de audio que tú escuchas y, en base a lo que dice el guión, tú lo replicas en tu idioma. Es un proceso un poco distinto al doblaje convencional.

¿Cuán diferente es el doblaje de un videojuego respecto al doblaje de series o películas, por ejemplo?

P.S.: La localización de videojuegos puede resultar bastante difícil, hasta incluso más, porque te evita tener un material importante, que es la parte visual. Solo contamos con los archivos de audio y, entonces, uno tiene que tener los sentidos bien fijos, pulidos, para darle todas las entonaciones y las inflexiones que requiere el personaje.

Es un poco como trabajar a ciegas, ¿no? Imaginarse qué está haciendo el personaje.

P.S.: Sí, claro. No es como en el doblaje de cualquier serie o película, que tienes en la pantalla la imagen del actor. Tú sabes qué está haciendo, su rostro, sus facciones, que también te dan información a ti como actor para poder replicar. Pero en el caso de los videojuegos, tú escuchas y al escuchar tienes que sacar cómo lo dice, si lo dice rápido, lento, susurrado; y más o menos sacar ese contexto.

¿Cuánto duró el proceso de grabación y cuántas personas del estudio participaron en el doblaje?, ¿desde Square Enix les dieron alguna pauta sobre si los personajes debían tener algún dejo en particular?

P.S.: Nosotros ya tenemos un banco de voces, sabemos con quiénes contamos. Ahí yo, como directora, empecé a revisar todo material que nos llegaron a dar, las voces originales en inglés, y hacer un match, tanto de la capacidad como de la rapidez en respuesta. Y ahí se empieza a hacer la lista (de actores). Con esos papeles designados comenzamos a hacer el proceso de grabación.

Y.B.: Realmente no nos pidieron ningún dejo. Es un doblaje al neutro, que es lo que se estila para todas las localizaciones. Tiene que ser entendible en todos los países de Latinoamérica donde se va a emitir. Han sido 14 los chicos que han salido a grabar este videojuego, un proceso que se hizo a lo largo de una semana. Al ser un videojuego con personajes violentos, de guerra, había mucha energía de por medio. Eran gritos a cada rato.

Víctor Luperdi: Es algo histórico. Para empezar, nunca se ha hecho, latinoaméricamente hablando, un proyecto que incluye a tantos países como este. E histórico para nosotros, porque es la primera localización oficial de un videojuego Triple A que se hace acá, en el Perú. Como colaboración, pero igual es algo que se ha hecho acá.

Pilar compartió en sus redes sociales pantallazos de los créditos de Outriders, en los que aparecían sus nombres. Me imagino que fue algo bastante significativo para ustedes.

P.S.: Es casi de no creer. ¡Wow! Realmente está pasando. Realmente están surgiendo tantas oportunidades de esta envergadura. Desde que se pudo dar esta noticia también me ha alegrado muchísimo que varias personas la han compartido e, incluso, varios medios importantes; porque esto se tiene que saber, y las personas tienen que empezar a conocer que Perú es capaz de hacer este tipo de cosas y que poco a poco está creciendo la industria. Eventualmente, en unos años más, quién sabe lo que podemos alcanzar.

Esto puede abrir opciones para otras compañías peruanas de doblaje.

Y.B.: A la industria, en general.

¿Fue complicado grabar durante la pandemia de la COVID-19?

Y.B.: Han venido (los actores) uno por uno (al estudio), y hemos implementado los protocolos en base a lo que hemos visto en otros estudios de doblaje que han seguido operando de aquí hasta Miami. Hemos asegurado que la desinfección sea clave, que los tiempos de ventilado de la cabina sean los óptimos, y que las personas hayan seguido los protocolos de limpieza tanto al entrar como al grabar. Incluso tenían sus propios periféricos, su propio filtro y su propio audífono.

P.S.: Ciertamente, ha sido complicado, ha sido diferente. Pero no era algo que nos detuviera. Nos adaptamos de la manera más correcta y responsable, para sacar esto adelante.

Y.B.: En cierta forma, la pandemia ha acelerado este proceso de internacionalización. Si bien nos ha afectado, el tema de la productora y los proyectos de doblaje que han salido en base a nuestra disponibilidad virtual nos da a entender que no todo ha sido malo.

Hablemos un poco sobre Torre A Doblaje. Tengo entendido que es un estudio formado hace siete años.

V.L.: Torre A tiene siete años de creada la idea, de juntarnos a hacer algo más, De no depender de otros países para hacer nuestros doblajes. Torre A tuvo participación en doblajes desde agosto de 2016, que fue la primera vez que una persona miembro de Torre A participó en un doblaje. Fuimos adquiriendo conocimiento, trajimos maestros internacionales, nos capacitamos; y llegaron películas para nosotros, series animadas, pilotos de series animadas peruanas. Hemos hechos dos películas. Recientemente, hemos hecho un documental religioso super ambicioso, con más de 30 actores. Y Outriders, que es otro hito en nuestro camino.

P.S.: Ha sido un camino bastante largo, lleno de cosas buenas y trabas, por ahí; pero nada que el esfuerzo y el trabajo de equipo no haya sabido resolver. Torre A fue un sueño compartido de las personas en el momento adecuado, en el tiempo adecuado, que todo se unió y comenzó a desarrollarse y a surgir. Se ha logrado una nominación. Yo logré tener una nominación de unos premios importantes de México, del Congreso de la Voz, los Premios Lavat. Estoy supercontenta por el resultado.

¿Cómo analizan la industria del doblaje peruano?, ¿cómo estamos en comparación de los demás países de la región?

Y.B.: Hay muchas lupas para (ver) eso, pero definitivamente estamos detrás de los grandes monstruos que existen ya. México es el que da la hora en el doblaje latinoamericano. Tiene años de trascendencia y una industria que ha tenido tiempo para establecer sus procesos y consolidarse como tal. Diría que después de ellos está Argentina, que son una gente bastante organizada. En temas de calidad de doblaje, Perú está en una industria creciente. Somos pocos los estudios que hacemos doblaje de la manera como se debe hacer. Y esto nos acarrea mucho tiempo que debemos invertir en mejorar y eso incluye desde el lado humano, implementos y tecnología, en general. Si hablamos de calidad interpretativa, lo que nosotros hacemos es bueno. Muchas muestras a clientes, que hemos enviado, les ha encantado nuestra performance actoral. Tenemos que tener más gente a ese nivel, porque somos contados los que son así.

V.L.: Es importante conocer también el lugar en el que estás. Es bueno reconocerlo así. Pero también es bueno que el trabajo mismo hable por sí solo. Si una empresa argentina nos dio una oportunidad es porque les ha gustado lo que hemos hecho.

Para cerrar la entrevista, quería preguntarles ¿cuál ha sido el personaje que han doblado que más cariño le tienen?

P.S.: En mi caso, el más llamativo, el que más me ha gusto, es el de Maya, en la segunda película que tuvo, Los Juegos de la Miel. Ese personaje me recuerda tanto a mí por lo chinchosa (risas). ¡Mentira! Por lo alegre, por lo divertida, por lo que estamos siempre ahí, queriendo apoyar. Ese personaje me ha dado tanta alegría, tantas satisfacciones y la nominación a los Premios Lavat, así que siempre la voy a tener en el corazón, recordándola con mucho cariño.

Y.B.: Hasta ahora no encuentro otro personaje que me haya gustado más que el que hice en Gamba, que es la primera película hecha (doblada) enteramente por Torre A. Era el villano principal y tenía su actitud, su ego. Me encantó haberlo interpretado. Hasta ahora es mi favorito.

V.L.: Yo tuve la suerte de ser nominado en una premiación el año pasado, como Actor Revelación en Doblaje, representando al Perú, por la película pakistaní animada El Rey Burro (The Donkey King), en la que tuve la oportunidad de hacer a Mangu, el Rey Burro. Fue un protagónico animado y tiene un cariño especial. Es lo más importante que he hecho.