Sony realizó su cuarta PlayStation Experience en Anaheim, California. | Fuente: PlayStation

En 2014 -con el pretexto de celebrar los 20 años de la PlayStation- Sony realizó su propio E3 en diciembre, su propia convención con conferencia de por medio para celebrar lo alcanzado y para congregar a sus fanáticos. Así nació la PlayStation Experience.

Con los años, este espacio se convirtió en una sana costumbre. Permitió a PlayStation mostrar músculo en una convención en la que no había espacio para la competencia. La PlayStation Experience fue una de las culpables de que PlayStation 4 lidere esta generación de consolas por amplio margen (70 millones de consolas vendidas y contando).

Es por ello que me cuesta creer lo que pasó anoche. La conferencia de la PlayStation Experience 2017 es, de lejos, la peor del año y una de las más discretas que recuerde. No solo fue aburrida, y mucho, sino que careció de lo más importante en este tipo de eventos: los anuncios.

El formato elegido fue una suerte de panel, en el que desfilaron los representantes de los principales videojuegos de la compañía. Sin embargo, Sid Shuman no lograba empatizar y las entrevistas nunca ofrecían datos de relevancia.

Entre entrevista y entrevista, se mostró un tráiler o video de gameplay. Y acá fue donde la conferencia se fue de bruces, ya que lo mostrado nunca llegó a impactar: Horizon: Zero Dawn (un video de su edición completa), God of War (gameplay ya visto y sin fecha de lanzamiento), Death Stranding (¡el mismo video publicado un día antes en los Game Awards!), Monster Hunter World (incluirá a Mega Man a modo de homenaje), Soulcalibur VI (algo de gameplay), Dreams (nuevo tráiler), Detroit: Become Human (la misma sección de gameplay ya mostrada antes) y BlazBlue Cross Tag Battle (su confirmación para occidente).

Rescato que la PlayStation VR haya tenido su espacio, con un nutrido grupo de juegos dedicados para este periférico. Sin embargo, de lo mostrado, solo rescato WipEout Omega Collection y The Last Guardian. Y la conferencia cerró con el ‘pomposo’ anuncio del remake de MediEvil para PlayStation 4. Difícil de creer, duro de asimilar.

Acá puedes ver la conferencia de la PlayStation Experience 2017. | Fuente: PlayStation

Las conferencias de PlayStation en el E3, el Tokyo Game Show y el Paris Games Week fueron interesantes, pero las sentí contenidas, como si la compañía se estuviera guardando todo para fin de año. Por ello, tenía muchas expectativas en el PlayStation Experience. Pero al final, salí decepcionado.

No se mostró nada de The Last of Us Part II, Ghost of Tsushima, Spider-Man o Days Gone, acaso los llamados a comandar el catálogo de la compañía en lo que queda de la generación. Esto me pareció más inexplicable aún.

¿Qué pasó?

El formato aburrido puede obedecer a la búsqueda de nuevas formas de abordar sus conferencias, y hasta cierto punto es aceptable. Pero la falta de anuncios va por otro lado, y creo que la respuesta está en los más de 70 millones de consolas vendidas.

¿No será que Sony comanda la generación con tanta holgura y comodidad, que puede darse el lujo de administrar sus lanzamientos? La actual generación tiene para un par de años más, así que no me sorprendería que los anuncios de exclusivos reduzcan, ya pensando en la próxima consola. La respuesta la tendremos en unos meses.

Y ustedes, ¿qué opinan se llevaron de la conferencia de la PlayStation Experience 2017?, ¿también terminaron decepcionados?

0 Comentarios
¿Qué opinas?