Fallout 76 se lanzó el 14 de noviembre para PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Bethesda

Mi camarada Beto Pinto vuelve a colaborar con Más Consolas con un análisis del controvertido Fallout 76. No somos ajenos a la polémica generada en torno al nuevo lanzamiento de Bethesda Softworks. Empero, ¿cuánto de ello es cierto y cuánto es mera especulación en base a opiniones de gente que ni siquiera ha probado el juego? Sin más, los dejo con el post:

La industria de los videojuegos ha evolucionado muy rápidamente éstos últimos años. Lejanos son los tiempos donde se necesitaban unas 12 o 16 personas para desarrollar un blockbuster. Hoy en día existen presupuestos millonarios para desarrollar juegos en los cuales participan cientos de profesionales con el único fin de sacar adelante ese proyecto.

De ahí que resulta razonable pensar que las desarrolladoras tomen riesgos como lanzar los juegos al mercado sin el debido testeo, y confiar en que el parche del día uno podrá corregir lo que sea necesario.

Mi experiencia con Fallout 76 ha sido complicada. Cuando jugué la beta, pensé que el juego completo sería más robusto y que corregiría los pequeños bugs que pude observar y que son entendibles en cualquier juego que tenga un mapa abierto de terreno irregular, y que se enmarcan en desplazamiento de polígonos o problemas con la física. Pero lo que me encontré fue algo por demás inesperado.

Al inicio, después de haber pasado por la espera del parche day one de 56 Gb y la consiguiente creación de personaje, se te da una pequeña introducción de cómo funciona el mundo de Fallout y lo que se espera de ti como sobreviviente al apocalipsis. Hasta ahí todo bien, ya que el juego te lleva de la mano de una forma lúdica y coloquial.

Las primeras sorpresas se dan cuando empiezas a notar que el juego tiene un alto componente online, donde el mundo tiene que comportarse de forma similar tanto para ti como para los otros jugadores. Esto afecta enormemente la experiencia, ya que cada acción tiene cierto retardo en ejecutarse. Y este retardo puede llegar a hacer injugable el juego si es que hay muchos personajes en las cercanías.

También son frecuentes las pequeñas desconexiones que hacen que tu personaje regrese unos pasos atrás a pesar de haber recorrido cierta distancia debido a la reconexión al servidor. Para completar el plato, también se experimentan bajones de frames por debajo de los 30 FPS, algo que probablemente esté asociado al esquema de juego online.

Captura ingame de Fallout 76. | Fuente: Bethesda

Por el lado del gameplay, podemos mantener la opinión de que se ha hecho un refinamiento de la fórmula original, donde ahora obtenemos bonus al estar bien alimentados o haber saciado toda nuestra sed. La obtención de partes y armas también es bastante rápida, ya que existen misiones evento que se repiten cada cierto tiempo que permiten obtener loot al completar adecuadamente los objetivos de la misión.

Se echa de menos, eso sí, la existencia de NPC, ya que ahora se interactúa mayormente con bots o máquinas. Pero sí podemos escuchar holotapes con grabaciones que nos brindan información útil para las misiones, así como datos acerca de la historia de Fallout.

El sistema S.P.E.C.I.A.L. ha sufrido cambios drásticos, ya que ahora la mayor parte de perks (mejoras) viene en unos packs con contenido aleatorio. Lo interesante aquí es que mientras más puntos inviertas en un determinado atributo, mayor será la cantidad de perks que podrás equipar.

La campaña principal está diseñada para obligarte a explorar el mapa, lo cual me parece un añadido positivo. Sin embargo, reitero que la elección de contar toda la historia a través de holotapes y bots no es de mi particular agrado.

En el apartado final, debo concluir que Fallout 76, en su estado actual, tiene serias deficiencias que podrían desanimar al jugador promedio, mientras que los que somos fans de la saga seguiremos a la espera de que Bethesda Softworks nos brinde la experiencia de juego a la que estamos acostumbrados.

¿Qué opinas?