Battlefield V se estrenó el 9 de noviembre para las plataformas PlayStation 4, Xbox One y PC.   | Fuente: EA

Poco a poco me voy poniendo al día con los títulos que tenía pendiente jugar y que quería analizar sí o sí en el blog. Uno de ellos es Battlefield V, la nueva entrega de EA y DICE, acaso uno de los juegos más esperados de la temporada.

Jugarlo me ha dejado sensaciones encontradas, no porque sea un mal juego, sino porque siento que estoy analizando un título que aún no se ha completado. Las impresiones que hoy comparto definitivamente son distintas a las de quienes lo jugaron al momento de su lanzamiento y, de hecho, serán distintas de acá a unos meses, cuando llegue más contenido.

Lo bueno

Una de las principales basas de Battlefield es su jugabilidad, cuyo norte -creo yo- siempre ha sido el realismo. Battlefield V, en mi opinión, ha elevado el listón en este apartado, con movimientos y animaciones muy bien logrados, como recostarnos de espaldas en plena cobertura.

Las armas reaccionan de manera única y diferenciada, y su utilidad en el campo de batalla varía dependiendo de las situaciones que afrontamos.

El sonido tiene mucho protagonismo, con efectos muy convincentes. A la par, las actuaciones de voz son buenas, y destaco que se respete el idioma original de los protagonistas (alemán, francés, noruego, etc.).

Si el análisis lo hubiera hecho apenas salió el juego, hubiera dicho que el apartado multijugador estaba en deuda. Pero la cosa ha cambiado, con más contenido y variedad de opciones, tanto para quien busca enfrentamientos globales o choques más directos.

Yo prefiero los últimos y le dediqué varias horas a modalidades como Duelos por Equipos, que si bien son entretenidas e intensas, pierden elementos como el uso de vehículos y la coordinación a gran escala de los otros modos.

Battlefield V llega sin pase de temporada y se ha prometido que todo lo que se lance será gratuito. En este aspecto, creo que EA está trabajando duro para limpiar su imagen tras lo ocurrido con Star Wars Battlefront II.

Lo malo

Después de Battlefield 1 (2016) y su genial campaña, tenía mucha fe en Battlefield V y todo lo que se podía explotar de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, lo que trae este juego no está a la altura de lo que vimos hace un par de años.

Bajo el nombre de Historias de Guerra, tenemos cuatro arcos argumentales (al momento del lanzamiento eran solo tres) que nos llevan a la Segunda Guerra Mundial desde distintas perspectivas. La premisa es muy atractiva, lo reconozco, pero el problema está en la ejecución.

Las historias son entretenidas y por momentos emocionantes, pero se apelan a clichés de las películas hollywoodenses. Lo peor es que el desarrollo del argumento se diluye por el enfoque jugable, planteado como pequeños mundos abiertos.

La forma en la que se cuentan las historias funciona con una jugabilidad lineal, en la que todo se van contando a medida de cinemáticas, pero no con el planteamiento propuesto por DICE en Battlefield V.

Otra cosa que complota contra esta modalidad es la cuestionable inteligencia artificial y la inusitada cantidad de bugs y glitches, algo que nos puede sacar de la inmersión.

Los soldados enemigos siguen patrones muy marcados y reaccionan torpemente a nuestra presencia. Y la dificultad se incrementa de forma artificial, con enemigos que solo nos atacan a nosotros y compañeros que ayudan poco o nada en batalla.

Me he topado con glitches de todo tipo, desde elementos flotantes, soldados levitando, enemigos que desaparecen y aparecen en un lugar (el del video de más abajo), pero afortunadamente ningún bug que me haya obligado a reiniciar una partida.

A nivel gráfico, el juego tiene claroscuros. Battlefield V luce muy bien en planos abiertos, pero en detalle se ven los problemas. Hay efectos raros, como la reacción del agua a nuestro paso. He leído análisis que alaban este apartado del juego y la única explicación que encuentro es que Battlefield V está mal optimizado para PlayStation 4 y Xbox One.

Cosas que pasan en #BattlefieldV :)

Publicado por Más Consolas en Martes, 18 de diciembre de 2018

Lo feo

El juego lanzado el 9 de noviembre no es el mismo que probé estos últimos días. Esto puede ser visto positivamente, porque tenemos un producto que va sumando contenido y creciendo para mantener a la comunidad enganchada. Sin embargo, el problema es que Battlefield V arrancó con muchas ausencias y, al poco tiempo, bajó su precio ostensiblemente (llegó a estar a $30) para reflotar las ventas. Es una política harto cuestionable, y me solidarizo con quienes compraron el juego de salida.

Conclusión: Battlefield V no es un mal juego, tiene una campaña aceptable y su modo multijugador te puede tener enganchado por semanas. Sin embargo, pareciera que se apresuró su lanzamiento, llegando al mercado con notorias ausencias. Esto ha cambiado con las actualizaciones y parches, pero aún falta más contenido por llegar (como el modo battle royale, programado para el próximo año). Actualmente, a precio reducido, Battlefield V es una opción recomendable. Pero me pongo en los pies de los fanáticos que apostaron por el juego desde su lanzamiento, y con justa razón deben estar decepcionados.

¿Qué opinas?