Call of Duty: Black Ops 4 se estrenó este 12 de octubre para PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Activision

Hablar de Call of Duty es hablar de una de las franquicias más exitosas y relevantes de la historia de los videojuegos (me sorprende que aún no tenga una película dirigida por Michael Bay). Y, pese a quien le pese, ha marcado un camino en la industria que muchos han intentado recorrer, con mayor o menor suerte.

Si bien Call of Duty es una saga resistida por un sector, que exige innovación y cambios radicales, lo único cierto es que Activision no ha necesitado modificar en demasía su fórmula para mantenerse -año a año- entre lo más vendido de la industria. Sin duda, una gallina de los huevos de oro.

Este año, Activision encargó a Treyarch el desarrollo del Call of Duty de turno, y qué mejor que traer de vuelta a Black Ops, la segunda más querida sub-saga de la franquicia (sí, nadie le quita ese sitial a Modern Warfare). ¿Vale la pena la inversión?, ¿será más de lo mismo? Los invito a seguir leyendo.

Lo bueno

El polémico anuncio de que Black Ops 4 no iba a tener campaña (de lo cual hablaré en detalle más adelante) permitió que el equipo desarrollador se enfoque íntegramente en el multijugador, acaso el principal atractivo de la saga desde el primer Modern Warfare.

La propuesta es ambiciosa, ya que no solo tenemos el Mutiplayer y el Modo Zombis de toda la vida, sino que ahora se agrega Blackout, con lo que Call of Duty se suma a la moda de los battle royale. Así es, ahora Call of Duty es competencia de Playerunknown’s Battlegrounds y Fortnite, por mencionar los más populares representantes del género.

Pero empecemos por la jugabilidad, acaso uno de los pilares de la saga. En este apartado, no hay mayor novedad. Si jugaste un Call of Duty hace 10 años, Black Ops 4 no se sentirá extraño. Los enfrenamientos son directos, frenéticos y divertidos. Se mantienen los perks y los killstreaks. Hasta ahí, no hay nada nuevo.

Sin embargo, Treyarch ha utilizado la experiencia de los anteriores juegos para, en mi opinión, dar con uno de los multijugadores más balanceados de los últimos años. Tal como adelanté en mis impresiones de la beta, ahora tenemos distintos tipos de soldados especialistas (diez, al momento del lanzamiento), con sus propias habilidades y poderes especiales.

Apenas empecemos a jugar, tenemos dos barras que irán llenándose. Una sirve para cargar una habilidad de especialista, que va desde tener granadas explosivas o cegadoras, colocar minas o cercos metálicos, y hasta la posibilidad de recargar de munición a tus compañeros.

La otra barra sirve para desbloquear el especial. Al igual que las habilidades, estos son variados y diferenciados: obtienes la habilidad de mostrar la ubicación de los enemigos, incrementas tu salud y la de tus compañeros, desbloqueas un lanzagranadas, recibes un escudo antimotines, etc. Si han jugado Black Ops III, esta distribución les parecerá muy familiar.

La marcada diferenciación entre clases invita a colaborar como equipo. Antes de iniciar una partida, hay que elegir clase y solo dos jugadores pueden tener la misma. Esto también te obliga a familiarizarte con todos los tipos de especialista.

Otro elemento para tener en cuenta es que en Black Ops 4 la recuperación de vida no es automática, teniendo un botón asignado para que curarse. Lo veo como algo positivo, pero me hubiera gustado que Treyarch jale más la cuerda con este cambio, ya que la barra de la medicina se restablece casi inmediatamente después de haberla usado. Hubiera sido genial si tuviéramos que buscar los kits de salud en el mapa o en los cuerpos de los enemigos caídos.

Tenemos hasta ocho modos de juegos, donde destacan los clásicos Duelo por Equipos, Todos contra Todos, Baja Confirmada, Dominación, etc. Las novedades llegan con Control (con dos zonas de dominio en el mapa) y Atraco (en el que debemos utilizar dinero para adquirir armas y equipo antes de cada partida o ronda). De los dos, me quedo con el último, por ser más innovador. Sin embargo, he de reconocer que siempre regreso a los modos clásicos.

El otro gran modo es Zombis, ya un clásico en los juegos de Treyarch. Acá el contenido también es grande y variado. Tenemos tres escenarios con su propia línea argumental, básica pero presente. Así, tenemos IX (inspirado en la Antigua Roma), Voyage of Despair (en el que por alguna razón aparecemos en el Titanic) y Blood of the Dead (en el que tenemos que escapar de la famosa prisión de Alcatraz).

Cabe mencionar que esta última es una suerte de remake de Mob of the Dead, de Black Ops 2, algo que me enteré haciendo la investigación para este análisis. Para ser sinceros, el Modo Zombis de Black Ops 2 casi ni lo jugué, así que no encontré la relación al momento de jugarlo en Black Ops 4.

Finalmente, y no por ello menos importante, tenemos Blackout, la vedette de Black Ops 4. La incursión de Call of Duty en los battle royale no pudo ser más positiva. En este modo, 88 jugadores caen en un mapa gigante con un único propósito: ser el último hombre con vida. Para esto, caemos desarmados e indefensos, teniendo que buscar en el mapa armas, municiones, kits de vida, chalecos antibalas, etc.

Si bien Blackout usa elementos de otros títulos del género (el área que se va cerrando para obligarnos a estar en constante movimiento, por ejemplo), Treyarch ha logrado imponerle su propio sello, con agregados harto interesantes, como zombis que aparecen de la nada o el uso de pequeños coches explosivos.

Blackout se puede jugar solo o en equipos de hasta cuatro jugadores online y, algo inédito en los battle royale, también en cooperativo local a pantalla partida (aunque esto último merma la resolución del juego). Es una modalidad muy bien lograda, balanceada y muy satisfactoria, y según los expertos no tiene nada que envidiarle a los ‘pesos pesados’ del género.

El apartado sonoro de Black Ops 4 es sobresaliente, una marca de fábrica de la saga. La música, fuerte y frenética, está muy bien elegida, mientras que los efectos de sonido son convincentes. Debo resaltar que el juego llega completamente doblado al español, aunque las voces elegidas en nuestro idioma son algo exageradas y hasta caricaturescas. Me inclino por jugarlo en inglés.

Los gráficos de Black Ops 4 no han evolucionado respecto a sus predecesores. | Fuente: Activision

Lo malo

Black Ops 4 sigue utilizando el mismo motor gráfico de entregas anteriores, con algunos retoques para que tenga un mejor desempeño. Sin embargo, considero que ya se debe dar el salto a una nueva tecnología.

Esto se traduce en que los gráficos de este Call of Duty casi no han variado respecto a WWII e Infinite Warfare: misma iluminación, mismas animaciones y, lamentablemente, las mismas limitaciones (casi nula interacción con el entorno) y falencias de toda la vida (texturas que cargan lento o elementos que se sobreponen).

La dotación de mapas es generosa: 14 en total más el idolatrado Nuketown (que recién estará disponible en noviembre). Sin embargo, del total, solo diez son novedades. Treyarch ha reciclado Jungle, Slums, Summit y Firing Range, de Black Ops 1 y 2, algo que no me cuadra del todo.

Muchos pueden ver el vaso medio lleno y decir que son buenos mapas y que todo fanático recibe positivamente su arribo. No lo niego. Sin embargo, sí considero que, para ser un juego exclusivamente online, se debió haber diseñado más mapas nuevos y que los antiguos lleguen como un saludable extra. Porque, así como me los presentan, da la impresión de que se reciclan mapas para llenar el juego y no como un agregado para beneplácito de los fanáticos.

Guardo la esperanza que más adelante vayan llegando nuevos mapas gratuitos, aparte de los que llegarán vía contenido descargable de pago. Cabe mencionar en este punto que Activision ha cambiado la forma de vender su contenido extra, con la implementación del Black Ops Pass, que por la friolera de 50 dólares nos dan 12 mapas extra, personajes para Blackout y cinco nuevas historias para el Modo Zombis.

Solo espero que haya soporte para Black Ops 4 para todos y no exclusivamente para los que pagaron los 50 dólares extra. Sería harto cuestionable que, por ejemplo, haya eventos exclusivos para los que pasaron por caja, dejando relegados a los que solo compraron la edición estándar.

A nivel jugable, sigo esperando la unificación de todo el apartado multijugador, ya tenemos clases, niveles y skins para cada rama. Sería ideal tener clases que funcionen tanto para el multiplayer como para el Modo Zombis y Blackout. Es factible y creo que nos facilitaría la vida a los jugadores.

Casi no hay problemas para encontrar partida en ninguna de las modalidades de Black Ops 4. Sin embargo, sí he detectado algunos problemillas de conectividad, como desconexiones o caída de partidas. Nada grave, pero igual lo menciono.

Cada vez que termina una partida, el jugador con desempeño sobresaliente aparece destacado. | Fuente: Activision

Lo feo

Ya lo había adelantado cuando se anunció el juego, y lo reafirmo hoy: ¿Por qué prescindir de la campaña? Black Ops 4 es el primer título de la saga en no tener modo historia, y eso en verdad es algo lamentable.

Call of Duty no solo ha sobresalido por su multijugador, sino por sus campañas: frenéticas, emotivas y hasta polémicas. Cómo olvidar la polémica misión No Russian, de Modern Warfare 2, o el épico final de World at War ondeando la bandera soviética, o la misión para asesinar a Fidel Castro, en Black Ops.

Admito que hay una gran cantidad de jugadores -entre ellos algunos amigos- que poco o nada le importa la campaña y solo compra el Call of Duty de turno por el multijugador. Sin embargo, sí creo que es algo que no se debe descuidar y ojalá este sea el primer y único Call of Duty sin campaña.

Debo reconocer que Black Ops 4 tiene una suerte de campaña que nos cuenta el background de cada especialista, aunque esto más que nada creo que sirve para hacer menos tedioso el tutorial. Eso sí, quienes quieran conocer más detrás de estas historias, Activision ha lanzado unos comics gratuitos que pueden leer aquí.

Conclusión: Es complicado dar una opinión definitiva de Black Ops 4, ya que tiene puntos sobresalientes, pero también ausencias lamentables. El multijugador, pese a los mapas reciclados y a la reutilización de casi todas las clases especialistas del Black Ops 3, es uno de los mejores de los últimos años en Call of Duty, y se convierte en un imprescindible para los fanáticos de la saga. El Modo Zombis es un excelente agregado y Blackout puede mirar de tú a tú al propio Fornite. Sin embargo, no comparto el enfoque ‘solo online’ que se ha tomado con esta entrega, y espero que se retome el camino el próximo año.

¿Qué opinas?