Far Cry New Dawn llegó al mercado el 15 de febrero para PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Ubisoft

Far Cry se ha convertido en una de las franquicias más fuertes de Ubisoft, con continuas entregas en los últimos años, ya sean numeradas o spin-offs. Pese a que esta sobreexposición puede causar problemas de falta de ideas, como ya vimos en Assassin's Creed, parece que la compañía francesa aún quiere seguir apostando por su saga de mundo abierto.

Far Cry New Dawn, lanzado el pasado 15 de febrero, tiene la particularidad de ser secuela directa del más que correcto Far Cry 5, estrenado apenas el año pasado. Sin duda, esto genera gran expectativa entre quienes terminamos aquel juego. Pero, ¿vale la pena apostar por New Dawn? Los invito a seguir leyendo.

Lo bueno

Far Cry New Dawn nos mete rápido en la acción, es bastante accesible y entretenido. Al ser una secuela directa de Far Cry 5, se apelan a varias de las mecánicas de su predecesor, otorgándonos mucha libertad para afrontar las misiones (principales o secundarias) o para liberar las bases enemigas.

New Dawn incluye atractivas novedades, como componentes RPG, tanto para nuestro personaje como para las armas, vehículos y enemigos. Ahora, todo está dividido en niveles I, II, III y Élite, que evidentemente demarcará el desarrollo y nuestras opciones de sobrevivir en determinado territorio.

Si tenemos armas de nivel I, no somos rival para un enemigo Élite, así que no nos quedará otra cosa que huir y regresar cuando tengamos el rango respectivo. Esto es interesante, pero creo que Ubisoft ha abordado tibiamente el género RPG, por lo que habría que ver si en futuras entregas Far Cry se aventura a apostar de plano por esta fórmula.

En el mapa, ahora hay desperdigadas bases enemigas que deberemos liberar para obtener etanol, combustible muy preciado en el mundo postapocalíptico donde se desarrollan las acciones. Lo curioso es que, una vez tomada la base, podemos saquearla y permitir que el enemigo regrese a fin de volver a recuperarla, aunque en este intento el nivel de los rivales habrá aumentado.

Otra novedad es la inclusión de las Expediciones, en las que -como su nombre lo dice- tenemos que ir a locaciones fuera del mapa para recuperar bienes robados por los enemigos. Son 21 en total y nos llevan a diversos lugares, aunque el objetivo es siempre el mismo: saquear al enemigo, llegar a la zona de extracción y esperar el arribo del helicóptero que nos recogerá. Al igual que con las bases enemigas, una vez realizada una expedición la podemos volver a hacer, pero con enemigos de mayor nivel.

Ya en Far Cry 5 el juego había coqueteado con un personaje con superpoderes. Esto se ahonda un poco más en New Dawn, otorgándole a nuestro protagonista -en cierto punto de la campaña- algunos poderes especiales, como capacidad de mimetizarnos, superfuerza, velocidad sobrenatural o hasta doble salto. Estas habilidades le dan cierta frescura al juego, y es entretenido usarlas, ya sea en pelea o simplemente para desplazarnos por el escenario.

Pese a que el mapa de New Dawn es más reducido que el de Far Cry 5, no estamos ante un juego que se pueda pasar en pocas horas. Terminar el juego limpiando el mapa, cumpliendo las misiones secundarias y los demás encargos bien podría demandarnos unas 15 horas.

Lo malo

No me gustó la ambientación del juego. El condado de Hope de New Dawn no parece haber sido arrasado por un ataque nuclear. Todo lo contrario: luce colorido, lleno de flores, cielos despejados, auroras boreales en las noches.

Son pocas las cosas que nos recuerdan que por ahí cayó una bomba, como encontrar edificios destruidos, automóviles semienterrados o algunos pueblos fantasmas, pero todos siempre con mucho colorido y rebosantes de flora y fauna.

Hay algunos animales monstruosos (pumas, osos, jabalíes, etc.) que nos hablan de mutaciones nucleares, pero su presencia es tan esporádica que queda en lo anecdótico.

Tal como mencioné líneas arriba, New Dawn es un Far Cry más contenido, un mundo abierto relativamente pequeño, si lo comparamos con anteriores entregas. Esto acarrea ausencias y omisiones que lamento sobremanera.

De Far Cry 5, lamento que no se haya replicado las misiones de Clutch Nixon, en las que debíamos cumplir retos extremos emulando a este ficticio acróbata. También se han reducido el número de vehículos y armas a nuestra disposición.

Y ya que mencioné las armas, hay una característica que me dejó decepcionado: al estar en un mundo postapocalíptico, supuestamente escasean las armas, lo que -en teoría- nos obligaría a buscar elementos del entorno para crear nuestros suministros.

Sin embargo, solo la primera arma que obtenemos -un lanzasierras- es una creación original y que se ajusta a la perfección a esta necesidad de ser inventivo. Luego, todo cambia y terminamos creando armas clásicas, con alguno que otro aditamento, pero nada fresco ni memorable.

La música y los efectos de sonido son cumplidores, pero nada resaltante. La selección de canciones de New Dawn no me gustó, perdiéndose las piezas country y las melodías roqueras de Far Cry 5.

En la misma tónica, el apartado gráfico y técnico no destaca sobremanera. Las vistas abiertas se ven bonitas y convincentes, pero el problema es cuando hacemos un acercamiento o buscamos el detalle de los elementos: ahí nos topamos con texturas pobres y animaciones gestuales muy mejorables.

Esto sin mencionar los bugs -siempre presentes y casi una marca de fábrica de la franquicia- y las físicas de los enemigos/animales. Basta ver el video que incluyo en el post para ver cómo reacciona un alce cuando lo elimino para comprobar que aquí se necesita una revisión.

Saludo que el juego haya llegado doblado a nuestro idioma, pero no está localizado al español latinoamericano. Y lo peor es que el doblaje de New Dawn está plagado con modismos, expresiones y jergas de España que por momentos es complicado entender lo que dicen. Mi recomendación: jugar con voces en inglés y subtítulos.

Creo que las físicas en #FarCryNewDawn necesitan una revisión.

Publicado por Más Consolas en Viernes, 22 de febrero de 2019

Lo feo

La historia de New Dawn nos sitúa 17 años después de los acontecimientos de Far Cry 5. Un ataque nuclear ha devastado el condado de Hope y los sobrevivientes tienen que salir adelante. Pasado un tiempo, logran establecerse y volverse autosuficientes. Lamentablemente, como en toda sociedad decadente, aparece gente que quiere apropiarse de lo ajeno. Se trata de The Highwaymen (Los Salteadores), quienes bajo el mando de las gemelas Mickey y Lou, siembran el terror entre los sobrevivientes del apocalipsis.

La premisa es interesante, pero el argumento la ejecuta pésimamente, sin profundidad ni desarrollo de personajes. A las antagonistas, las más desaprovechadas de toda la saga, las vemos poco y conocerlas a través de flashbacks cortos no logra cerrar un concepto en torno a ellas. ¿Por qué son malas? Porque sí, porque la trama necesita antagonistas.

La inclusión de personajes de Far Cry 5 y la vinculación con aquella gesta no hace más que comprobar el pobre argumento de la campaña de New Dawn. De hecho, personajes que antes tenían un peso argumental abrumador ahora pasaron a ser meras sombras.

Conclusión: Si obviamos su historia, New Dawn es entretenido y puede darnos varias horas de buen juego, en especial para los fanáticos de la franquicia. Eso sí, la fórmula de Far Cry ya muestra signos de desgaste, por lo que Ubisoft debe replantearse el camino a seguir de cara a futuras entregas. Los elementos RPG me parecieron interesantes, pero creo que faltó decisión para meterse de cabeza en el género. Si Assassin's Creed lo hizo exitosamente, ¿por qué no Far Cry?

¿Qué opinas?