One Punch Man: A Hero Nobody Knows se estrenó el pasado 28 de febrero, y está disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Bandai Namco
Más Consolas

Por: Fernando Chuquillanqui

Periodista, cinéfilo, coleccionista, gamer.

El camarada Beto Pinto vuelve a colaborar con Más Consolas, esta vez con un análisis de One Punch Man: A Hero Nobody Knows, lo nuevo de Bandai Namco basado en el popular anime. Particularmente, no soy seguidor de la serie, pero reconozco que tiene una cantidad de fanáticos inmensa alrededor del mundo, entre los que está Beto. Sin más, los dejo con su review y desde ya los invito a compartir sus opiniones en la sección respectiva:

Vivimos tiempos de incomodidad e incertidumbre. Por ello, les pido encarecidamente que tomen sus precauciones no solo por ustedes, sino por las personas que están a su alrededor, que podrían verse perjudicadas ante un brote masivo del nuevo coronavirus.

Pero bueno, pasando a temas más amenos, les cuento que estuve probando One Punch Man: A Hero Nobody Knows, título que viene de la mano de Bandai Namco y de los desarrolladores que dieron vida a varios títulos relacionados con el mundo anime. Les adelanto que el juego tiene los altibajos propios de la fórmula que expone, pero los invito a leer el presente análisis:

Historia: 1.5 / 5.0

Es un hecho que los videojuegos basados en franquicias del anime tienen ciertas restricciones relacionadas a la reducción de costos operativos, por el costo adicional del licenciamiento. Esto se puede inferir por la puesta en escena de A Hero Nobody Knows. La historia tiene una fórmula ya conocida de sagas shonen como Naruto y Dragon Ball, donde controlas a un personaje que interviene de alguna manera u otra en los eventos de la historia del anime, lo cual encuentro demasiado usual y la propuesta podría pecar de ser poco imaginativa. Adicionalmente, encuentro la implementación algo pobre, debido a las barreras de progresión que incrementan las horas de juego en base a batallas que no aportan lo suficiente a la historia general.

Hubiera sido interesante contar con algunas de las escenas del anime dentro de la historia para mejorar la experiencia, pero el juego te cuenta algunos detalles a través de unas imágenes y mucho texto. Para ser justos, mencionaré que algunas escenas están recreadas con el motor del juego, pero con las limitaciones que ello conlleva.

Jugabilidad: 2.0 / 5.0

A Hero Nobody Knows se basa en un esquema donde controlas a un personaje con atributos que van mejorando en función a la experiencia que va ganando en las batallas. Asimismo, puedes equipar ítems que mejoran tus specs de acuerdo a tu personaje. En este apartado, la implementación es bastante simple y, nuevamente, es evidente el patrón existente traído de juegos similares (Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi, Naruto: Ultimate Ninja Storm o Jump Force). Es necesario mencionar que, a pesar de que este sistema de juego ha tenido varias iteraciones, permanece casi inmutable en cuanto mecánicas, como la respuesta a ciertos ataques, las zonas de hitbox, entre otras. Espero que esto mejore en una futura entrega, porque la ausencia de profundidad en el sistema de batalla hace la experiencia algo monótona.

Como ya había mencionado, existen barreras de progresión basadas en el puntaje que obtienes al cumplir misiones, es decir, no puedes acceder a una determinada misión si es que no has acumulado la cantidad de puntos suficientes. Esta idea no parece mala a simple vista, si no fuera porque las misiones son harto repetitivas con modificaciones menores.

Existen botones tanto para golpes rápidos, como para golpes fuertes, así como para cubrirte de ataques. También puedes mantener el botón de ataque presionado para ejecutar un ataque cargado que rompe la guardia del rival.

Para algunas misiones, está también la mecánica de ‘Esperar a un héroe’, que son situaciones donde comienzas la pelea con tu personaje, pero si resistes suficiente tiempo, llega un héroe de apoyo que puede tomar tu lugar en la batalla al estilo tag. En algunos casos, aparece Saitama, que apenas aparece derrota a todos los oponentes con un solo golpe.

Gráficos y banda sonora: 2.0 / 5.0

Encontré bastante limitado el trabajo realizado para A Hero Nobody Knows en el apartado gráfico. Los personajes se notan un poco robotizados y sus expresiones muestran movimientos faciales muy básicas, tanto al hablar como al interactuar en momentos que no están relacionados a las batallas. También se nota que los movimientos de los personajes están enfocados a unas pocas poses, y se ha priorizado las que son parte de los momentos de las peleas.

La carga de elementos en los escenarios es bastante lenta: puedes pasar de un extremo a otro de la ciudad y los elementos no se cargan lo suficientemente rápido. Transcurren varios segundos hasta que puedes interactuar con los vendedores de las tiendas.

La música sí acompaña adecuadamente las escenas en las cuales se desarrollan tanto batallas como historia, pero no van más allá de melodías de acompañamiento. No suman ni restan a la experiencia.

Rejugabilidad y diversión: 3.0 / 5.0

One Punch Man: A Hero Nobody Knows tiene un sistema de progresión que no sigue una ruta específica según el tipo de personaje que escojas al principio. Tu héroe puede cambiar tanto de aspecto como de poderes en cualquier punto de la historia. En el apartado online, también existen eventos periódicos que presentan nuevas peleas con personajes conocidos de la saga. Todo esto fomenta la rejugabilidad basada en que puedas probar distintos estilos de pelea para tu personaje.

Respecto a la diversión, digamos que puedes exprimirle al juego unas 12 horas con sus respectivos altibajos, incluso más si eres fanático de One Punch Man.

Conclusión: 2.5 / 5.0

Objetivamente, no es posible decir que One Punch Man: A Hero Nobody Knows es un juego que colma las expectativas del gamer promedio, hay mucho camino por recorrer antes de poder cumplir con lo que se podría esperar de un título de este tipo. Pero One Punch Man es una franquicia muy querida para mí, por lo cual espero con mucha ilusión la próxima iteración de este juego.