En The Forge, Lara se adentra en la forja de lava de los dioses caídos para descubrir los secretos de Kuwaq Yaku. | Fuente: Square Enix

Tenía muchas expectativas en Shadow of the Tomb Raider, no solo por ser un nuevo juego de Lara Croft sino porque era el cierre de la trilogía iniciada en 2013 (allá en las épocas de PlayStation 3 y Xbox 360). Sin embargo, el juego de Square Enix terminó siendo irregular, sin cuajar las buenas ideas que tenía.

Shadow of the Tomb Raider tenía momentos de genialidad, pero eran escasos y estaban divididos por segmentos monótonos y hasta anodinos, que aportaban poco o nada a la historia que se quería contar. Pero sí que había cosas por resaltar.

Un punto para destacar es que el juego se desarrolló casi íntegramente en la selva peruana, con la Cultura Inca como telón de fondo. Eso sí, el argumento hizo un auténtico ‘arroz con mango’ con nuestra historia y mezcló sin asco a incas, mayas y aztecas.

Otro de los aciertos del juego fue las tumbas, que aportaban muchísimo. Eran grandes, bien estructuradas y enigmáticas. Algunas planteaban puzles harto interesantes y cuya resolución era un auténtico reto. El problema es que las tumbas escaseaban en Shadow of the Tomb Raider.

Y esto era porque llegarían más vía DLC.

Cada DLC cuesta cinco dólares, pero lo recomendable es adquirir el pase de temporada, que actualmente está a precio rebajado. | Fuente: Square Enix

En noviembre empezó la danza de expansiones de Shadow of the Tomb Raider con The Forge, y hace unos días se estrenó la segunda, The Pillar. Square Enix ha confirmado que serán siete en total e incluirán armas y trajes para la cazatesoros.

Ya jugué ambos DLC y he quedado satisfecho. Ambas tumbas son relativamente extensas (una hora en promedio), variadas (la primera la puedes jugar en cooperativo) y utilizan inteligentemente elementos del escenario, en especial la segunda, en la que debemos lidiar con fuertes vientos para no caer a un abismo.

Si la tendencia sigue y cada entrega mantiene el nivel de The Forge y The Pillar, no dudaría en recomendar el Season pass, que actualmente está a precio rebajado en todas las plataformas (PlayStation 4, Xbox One y Steam).

No llegaría a decir que lo mejor de Shadow of the Tomb Raider está en sus DLC, pero sí sirven de perfecto complemento a la campaña principal.

¿Debería esperar a que anuncien una versión de Shadow of the Tomb Raider con todos los DLC? Es una opción, pero actualmente tanto el juego como el Season pass están a precio rebajado. Así que no veo la razón de seguir esperando por algo que tal vez no ocurra.

¿Qué opinas?