Hermosa vista de Bremen. | Fuente: Más Consolas

Tras unas merecidas vacaciones ya regresé al trabajo, y Más Consolas también volvió a la vida. Como les conté en las redes del blog, estuve en Alemania, visitando a la familia de la novia.

Estos días guardé las consolas y me desconecté completamente de todo lo que es trabajo y videojuegos. Me dediqué a disfrutar el viaje y  a conocer Alemania (al menos el hermoso norte del país).

Si bien estuve desconectado bastante de los videojuegos, pareciera que los videojuegos llegan a mí de alguna manera. Primero, me encontré con ellos en los inmensos anaqueles de las tiendas por departamento.

Por ejemplo, en Hamburgo, visité una inmensa tienda llamada Saturn, tan grande que hace ver cualquier local de Hiraoka como un pequeño almacén. En este retail, cada piso está dedicado a un rubro en particular. Y los videojuegos tenían un espacio estelar.

Cientos de videojuegos, consolas, pero sobre todo artículos de colección llenaban un piso del Saturn, con todo tipo de ofertas. Estuve tentado de comprar un par de libros de arte de Capcom y Nintendo, pero estaban íntegramente en alemán. Así que postergué la compra hasta dominar mejor el idioma.

También descubrí que en Alemania está presente la cadena GameStop, pero no encontré mayores ofertas o artículos de interés. Salvo videojuegos del PlayStation original, pero a precios elevadísimos. Sin duda, se están convirtiendo en piezas de museo.

Expert fue otra cadena interesante que visité con una nutridísima sección de videojuegos. En este caso, sin embargo, debo reconocer que la oferta es menor que en Saturn.

Algo que me llamó la atención es que en todos los supermercados, cerca de las cajas, hay colgadas en fila las tarjetas prepago de todas las compañías telefónicas de la región. Y junto a ellas, compartiendo el espacio, las respectivas tarjetas de Xbox, PlayStation y Nintendo.

Casi no jugué durante mi estadía en Alemania, salvo una tarde -de un martes si mal no recuerdo- en la que el novio de mi cuñada llevó su PlayStation 4, y disputamos unas partidas de Tekken 7 y PES 2018. Fue poco más de una hora antes de que empiecen los partidos de la Liga de Campeones, tiempo en el que la mayor parte del país se paraliza.

Y así fueron mis vacaciones casi sin videojuegos.

Sé que es nuestro hobby por antonomasia, pero en verdad valoré estos días desconectado. Y, bueno, sin más, toca volver con todo. ¡A jugar se ha dicho!

0 Comentarios
¿Qué opinas?