Un equipo de investigadores que pasó diez años en el campo observando el sapo del Congo y su comportamiento de imitación publicó sus hallazgos en el Journal of Natural History.
Según muchas observaciones se cree que el sapo del Congo (Sclerophrys channingi) imita a la víbora de Gabón. | Fuente: Konrad Mebert
Mongabay

Por: Mongabay

Mongabay Latam es una plataforma de noticias ambientales, científicas y de conservación en español.

Los científicos dicen que descubrieron el primer caso conocido de un sapo que imita a una serpiente venenosa para disuadir a los posibles depredadores.

Hay varios ejemplos de animales inofensivos que se hacen pasar por animales peligrosos o nocivos, este mecanismo se conoce como "mimetismo batesiano". El término se refiere a Henry Walter Bates, quien coleccionó cientos de especies de mariposas en la Amazonía a mediados del siglo XIX y descubrió que allí hay muchas mariposas no tóxicas que imitan a especies tóxicas. Desde entonces, los científicos han encontrado lagartijas que imitan milpiés tóxicos, tiburones que emulan serpientes marinas venenosas y serpientes inofensivas, orugas y lagartijas sin patas que son capaces de hacerse pasar por serpientes venenosas. 

Sin embargo, el sapo del Congo (Sclerophrys channingi) es el primer sapo que imita a una serpiente peligrosa, en este caso la víbora de Gabón, que es muy venenosa (Bitis gabonica), que tiene los colmillos más largos y produce más veneno que cualquier otra especie de serpiente conocida.

Una joven víbora de Gabón (Bitis gabonica), en Fungurume, al sureste de la República Democrática del Congo. La serpiente pasa la mayor parte del tiempo entre la hojarasca de los suelos del bosque esperando emboscar a sus presas. | Fuente: Colin Tilbury

Un equipo de investigadores que pasó diez años en el campo observando al sapo del Congo y su comportamiento de imitación publicó sus hallazgos en el Journal of Natural History.

"Estamos convencidos de que este es un ejemplo de mimetismo batesiano, donde una especie inofensiva evita a los depredadores al fingir ser peligrosa o tóxica", dijo en un comunicado el coautor del estudio, Eli Greenbaum, de la Universidad de Texas en El Paso.

Probar completamente esta hipótesis requeriría demostrar que los depredadores son realmente engañados por la imitación del sapo, lo que sería muy difícil de hacer en la naturaleza porque los encuentros con los sapos son raros. Sin embargo, agregó Greenbaum, "en base a múltiples fuentes de evidencia proporcionadas en nuestro estudio, estamos seguros de que nuestra hipótesis de mímica está bien respaldada".

Esta es una comparación lado a lado entre un sapo subadulto y una víbora de Gabón subadulta desde una perspectiva aérea, que muestra las similitudes en apariencia. | Fuente: Colin Tilbury

Para comparar al sapo y a la víbora, los investigadores utilizaron especímenes vivos capturados en la naturaleza, especímenes en cautiverio y especímenes preservados de museos. Ellos determinaron que la forma triangular del cuerpo del sapo, su piel particularmente lisa para un sapo, y sus patrones de colores (espalda bronceada, flancos marrones oscuros y dos manchas marrones oscuras, y una franja marrón oscura en la espalda) hacen que el anfibio se vea como la cabeza de la víbora. En otras palabras, los dos son lo suficientemente similares visualmente como para que cualquier depredador que busque comida pase por alto al sapo del Congo en lugar de arriesgarse a una mordedura letal de una víbora de Gabón.

Como un pequeño seguro adicional, el sapo del Congo va más allá de la mera imitación visual. Cuando son amenazadas, se sabe que las víboras del Gabón inclinan sus cabezas y sueltan un largo siseo de advertencia antes de atacar a un posible depredador. Chifundera Kusamba, herpetólogo del Centro de Investigación en Ciencias Naturales de la República Democrática del Congo y coautor del estudio, observó personalmente al sapo haciendo un siseo similar. También se sabe que los sapos realizan una "exhibición de proa", donde sus extremidades delanteras no se utilizan para apoyar su cuerpo, así le da una apariencia similar a la de una serpiente que ladea la cabeza y se prepara para atacar.

Sin embargo, nada de esta imitación por parte del sapo importaría si los depredadores locales en su hábitat de selva tropical de África central no estuvieran condicionados para evitar las víboras de Gabón que se encuentran en África central, oriental y meridional. Una comparación de la distribución geográfica del sapo del Congo y la víbora de Gabón en la República Democrática del Congo encontró una superposición significativa y reveló que el sapo parece no estar presente en áreas donde la víbora tampoco está presente, dijeron los investigadores.

Además, el sapo del Congo y la víbora de Gabón evolucionaron por primera vez alrededor de la misma época a principios del período del Plioceno, hace unos 4 a 5 millones de años. Dadas sus apariencias y comportamientos similares, así como los rangos superpuestos, es probable que los sapos y las víboras coevolucionaron juntos, concluyen los investigadores, respaldando aún más su hipótesis de que los sapos evolucionaron para imitar a las víboras como una estrategia de supervivencia.

"Dado el tamaño relativamente grande y, por lo tanto, el valor calorífico de este sapo en comparación con otras especies, sería una presa tentadora para una gran variedad de depredadores generalistas, como por ejemplo primates y otros mamíferos, lagartos, serpientes y pájaros", dijo Kusamba. “Muchos de estos depredadores usan la visión para encontrar a sus presas y, debido a que la víbora es venenosamente mortal, probablemente reconocen las marcas distintivas y contrastantes desde una distancia considerable y evitan al sapo debido a ellas, recibiendo un siseo amenazante si la apariencia no los aleja".

El artículo original fue publicado en Mongabay Latam. Puedes revisarlo aquí.

Si quieres conocer más sobre animales de Latinoamérica y el mundo, puedes revisar esta colección de artículos de Mongabay Latam. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.