La noticia llamó la atención pues era impactante ver lo que ocurrió. Sin embargo, poco se dijo sobre las causas y consecuencias de lo sucedido. Mongabay Latam habló con expertos que alertan sobre la continuidad de erosión y de un fenómeno llamado “aguas hambrientas”. ¿Fue un evento natural?
El hilo de agua que se ve es de un riachuelo cercano. El agua del río Coca cae detrás del arco de roca. | Fuente: MAE Ecuador
Mongabay

Por: Mongabay

Mongabay Latam es una plataforma de noticias ambientales, científicas y de conservación en español.

El pasado 2 de febrero algo muy extraño pasó en el Parque Cayambe Coca, en la Amazonía ecuatoriana. La emblemática cascada San Rafael, ubicada en el río Coca, entre las provincias de Napo y Sucumbíos, desapareció del lugar en el que se encontraba desde hace miles de años.

La caída de agua de 150 metros de altura —la más alta del país— dejó de acompañar el paisaje de esta importante zona turística y un enorme hueco apareció en el lecho del río, justo antes de la cascada original. Ahora el agua cae unos metros más atrás de esta, dividida en tres tramos y con una pendiente menos pronunciada. El río fluye debajo de un arco que sobrevivió al colapso del terreno, pero desde el lugar donde usualmente se le solía fotografiar no se ve nada, pareciera como si nunca hubiera existido.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de la provincia de Sucumbíos todavía tiene restringido el paso hacia San Rafael y el Ministerio del Ambiente (MAE) anunció que está haciendo estudios para determinar qué fue lo que ocurrió en el lugar. Los científicos ecuatorianos siguen sorprendidos, pues un evento como este no se recuerda en la historia reciente del país ni de Latinoamérica. ¿Qué pasó con San Rafael?, ¿se trata de un evento natural o está influenciado por actividades humanas?

Antigua vista de la cascada San Rafael. | Fuente: Ministerio de Turismo Ecuador

Una cascada de origen volcánico y sísmico 

Alfredo Carrasco, geólogo, consultor en gestión y manejo de recursos naturales y exsubsecretario de Capital Natural del MAE, asegura que este es un evento fascinante. La cascada San Rafael no desapareció pero el río cambió su curso y el agua ahora cae por otro lugar, aguas arriba. Se encuentra en un área sísmica y volcánica, cerca del volcán Reventador —uno de los más activos del país y que tuvo su última erupción hace una década—, cuya lava formó la cascada hace miles de años.

Su formación ha sido de origen volcánico y también sedimentario, influenciado por fuertes sismos que aumentaban la erosión de las montañas. “Aquí se presentan muchos sismos bastante intensos. En marzo de 1987 se presentó uno muy fuerte que provocó un tremendo daño al oleoducto transecuatoriano que justamente pasa por allí. Ese año tuve la oportunidad de hacer la evaluación del impacto del sismo en esa zona. Se vieron inundaciones de hasta 20 metros por encima del nivel del valle por donde pasa el río”, recuerda.

Carrasco continúa analizando la formación de la cascada San Rafael y asegura que desde el mismo momento en que se produjo el represamiento natural del río, consecuencia de las erupciones volcánicas, también empezó, paralelamente, un proceso natural de erosión hídrica hacia la base de esa presa natural. “Es muy típico que por la energía de la caída del agua, esta misma se encargue de ir erosionando la base. Para mí, el fenómeno [el colapso de la cascada el 2 de febrero de 2020] es eminentemente de origen natural”, asegura.


Video cortesía del diario El Universo

Sin embargo, lo que ahora le preocupa es que el nuevo lugar por donde está cayendo el agua del río no es una zona con sedimentos consolidados. Según indica, las nuevas tres caídas de agua van a generar un proceso de erosión regresiva —erosión que desencadena un río aguas arriba— y eso cambiará la morfología del valle del río.

Carrasco afirma que en unos 30 o 50 años esas nuevas cascadas podrían estar 3 o 5 kilómetros más arriba. “Es un fenómeno muy interesante al que habrá que hacerle seguimiento”, dice.

Lee más | Colombia: varamientos de delfines de río reflejan los peligros que enfrenta la Orinoquía 

Aguas hambrientas: una posible explicación

A Emilio Cobo, coordinador del Programa de Agua de la UICN para América del Sur, le preocupa que el MAE no pueda entregar un informe concluyente sobre lo que pasó en la Cascada San Rafael. “Debe ser muy difícil medir lo sucedido y que haya una respuesta clara porque no estoy seguro de que el MAE tenga las capacidades para investigarlo, no sabemos si había estudios previos o un monitoreo de la zona”.

Para Cobo es muy importante saber si existían monitoreos de la erosión de la zona antes y después de que se construyera una de las más grandes hidroeléctricas del país: Coca Codo Sinclair, que tiene su presa de captación de agua unos 15 a 20 kilómetros arriba de la cascada San Rafael.

Mongabay Latam se comunicó con el MAE para conocer si hay información técnica oficial, monitoreos previos y si están analizando la posible relación de la presa de captación en el proceso de erosión de la cascada, pero oficialmente respondieron que al activarse el COE provincial, “el vocero oficial es el gobernador de Sucumbíos”. Este medio se contactó con Tony Rojas, gobernador de esta provincia, pero hasta el momento de cierre de este artículo aún no había una respuesta.

Personal del MAE de Ecuador hizo inspección en el terreno días después del colapso de la cascada San Rafael. | Fuente: MAE Sucumbíos

Los colapsos de cascadas son fenómenos muy extraños y aunque no ocurren con frecuencia, como dice Alfredo Carrasco, pueden darse naturalmente. Sin embargo, Emilio Cobo tiene la hipótesis de que la operación de la hidroeléctrica estaría relacionada indirectamente con el colapso de San Rafael.

La represa de Coca Codo Sinclair no está ubicada en el río, pero la presa de captación sí y cuenta con un sistema de desarenadores que retiran los sedimentos para que no se afecte el funcionamiento de la hidroeléctrica. “Cuando un río pierde los sedimentos, el agua aumenta su capacidad erosiva, un efecto que se llama aguas hambrientas”, afirma Cobo y añade que esto podría haber jugado un papel importante en la aceleración del proceso erosivo y en el socavamiento del lecho del río, ayudando así al colapso de toda la estructura geológica donde estaba la cascada.

“Todos los ríos llevan sedimentos erosionados de los suelos y rocas sobre los que pasan. Todas las represas y embalses atrapan parte de este sedimento, especialmente los materiales pesados, y así privan al río aguas abajo de su carga normal de sedimentos. Los grandes embalses y represas típicamente atraparán más del 90 %, y a veces casi el 100 %, del sedimento entrante. Se dice que el agua clara debajo de una presa está ‘hambrienta’: buscará recuperar su carga de sedimentos erosionando el lecho y las orillas del río”, asegura Patrick McCully, en su libro Silenced Rivers: The Ecology and Politics of Large Dams. McCully fue integrante del Comité Directivo del Programa de Desarrollo y Presas del Programa de Medio Ambiente de la ONU y es el actual director del programa de Clima y Energía de la organización Rainforest Action Network.

Socavón en el Parque Cayambe Coca. Al fondo se alcanza a ver una de las nuevas caídas de agua. | Fuente: MAE Sucumbíos

A un sector de los investigadores ecuatorianos les cuesta creer que la presa de Coca Codo Sinclair haya tenido influencia sobre lo que ocurrió con San Rafael. Sin embargo, expertos como Emilio Cobo están convencidos que hubo algo más. “Una cascada que ha estado ahí por miles de años no se colapsa, coincidencialmente, después de unos pocos años de inaugurada una represa. Estos son procesos que están en papers científicos y hay evidencia suficiente de que una represa puede causar efectos de este tipo sobre un río”, recalca Cobo.

El colapso de San Rafael es un evento tan importante para los científicos que, en unas semanas, la UICN realizará un debate académico para tener una base científica más fuerte sobre lo que pasó.

Jorge Celi, PhD, ecológo y director del Laboratorio Nacional de Referencia del Agua de la Universidad Regional Amazónica Ikiam, también cree que podrían existir relaciones entre la hidroeléctrica y el colapso de la cascada. “Lo que ocurrió no es nada común, debe ocurrir una vez cada 1000 años, pero creo que es un proceso que se aceleró un poco más por las actividades humanas en la cuenca”, afirma.

Vista de la cascada San Rafael desde Google Earth (diciembre 2013). De acuerdo con el geólogo Alfredo Carrasco, los pozos que se aprecian se formaron por los procesos de erosión que años después generaron el colapso de la cascada. | Fuente: Google Earth

Celi se refiere a la retención de sedimentos en la presa que “hizo que el río tratara de estabilizarse y buscara sedimentos en el fondo. Esto causó un hueco antes de la cascada e hizo que el río tomara otro rumbo”, añade.

En este momento no se puede afirmar que Coca Codo Sinclair tenga responsabilidad en lo sucedido. Mongabay Latam buscó una declaración de la compañía para saber si por su cuenta están realizando estudios sobre los procesos de erosión del río pero aún no se ha recibido respuesta.

Lo cierto es que desde que empezó la construcción de la hidroeléctrica siempre existió el miedo de que el río se quedara sin agua, aunque eso no ocurrió. Según Emilio Cobo, el estudio ambiental de Coca Codo Sinclair habla de los procesos erosivos y de dinámicas de sedimentos que se afectarían con la obra, “pero no llega a decir qué implicaciones puede tener eso a lo largo de las décadas. Los diseños de estas obras, y así se construyeron, son de las décadas de los sesenta y setenta y no consideran, por ejemplo, factores de cambio climático”, asegura.

Una versión ampliada del reportaje de Antonio José Paz Cardona fue publicada en Mongabay Latam. Puedes revisarlo aquí.

Si quieres conocer más sobre la situación ambiental de las áreas naturales protegidas, puedes revisar nuestra colección de artículos. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.