Ecuador | Descubren nueva especie de rana con ojos celestes

El lado ecuatoriano de la Cordillera del Cóndor sigue sorprendiendo a los científicos. El cutín de Yantzaza tiene menos de 3 centímetros de largo.
La nueva especie mide menos de 3 centímetros de largo. | Fuente: Cortesía de FaunaWebEcuador | Fotógrafo: Pontificia Universidad Católica del Ecuador

(Mongabay Latam / Joaquín Ortiz). La Cordillera del Cóndor, macizo montañoso que comparten Ecuador y Perú, vuelve a ser escenario del hallazgo de una nueva especie para la ciencia: esta vez se trata de la rana bautizada como cutín de Yantzaza (Pristimantis yantzaza). El anuncio fue hecho en un artículo publicado el pasado mes de noviembre en la revista Zootaxa.

La especie, que  pertenece a la familia de las ranas cutín, fue descubierta durante varias expediciones realizadas a la cordillera del Cóndor entre los años 2011 y 2016, cuenta a Mongabay Latam  a través de correo electrónico Santiago Ron, coautor del estudio en el que se da cuenta del hallazgo.

Los otros autores del artículo “A new species of direct-developing frog of the genus Pristimantis (Anura: Terrarana: Craugastoridae) from Cordillera del Cóndor, Ecuador, with comments on threats to the anuran fauna of the región”  son Jorge H. Valencia, Manuel  R. Dueñas, Paul Székely, Diego Batallas y Francisco Pulluquitín.

+ Mongabay | Descubre nueva lagartija en Perú

Una raña pequeña

Santiago Ron, biólogo evolutivo y profesor principal de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE),  explica que el cutín de Yantzaza es una rana pequeña, de menos de 3 centímetros de largo. Añade que su principal característica son sus ojos grandes —típicos de las ranas nocturnas—  y de color celeste.

“La nueva especie se diferencia de todas las especies que habitan en la Cordillera del Cóndor y otras especies congenéricas por la combinación de los siguientes caracteres: iris azul claro con reticulaciones negras; piel del dorso finamente granular con tubérculos pustulares dispersos y ausencia de pliegues dorsales; membrana y anillo timpánicos visibles; hocico redondeado en vista dorsal y lateral; párpado superior con dos o tres tubérculos subcónicos alargados; crestas craneales ausentes; machos con saco y hendiduras vocales ausentes; y vientre uniformemente rojo, rojo claro, salmón o anaranjado”, se explica en el artículo de Zootaxa.

Santiago Ron destaca que el estudio incluyó comparaciones del ADN de la nueva especie con especies similares. “Esas comparaciones demostraron que estas ranitas tienen genes diferentes a los de otras especies y por lo tanto confirmaron que se trataba de una nueva especie”. Los estudios genéticos fueron hechos en el laboratorio molecular de la PUCE.

Cutín de Yantzaza. | Fuente: Cortesía de FaunaWebEcuador | Fotógrafo: Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Al ser una especie nueva, explica por otro lado el investigador, es poco lo que se sabe por el momento de su ecología, aunque lo más probable es que se alimente de pequeños insectos.

Hábitat con amenazas

El cutín de Yantzaza vive en ​los bosques nublados del flanco occidental de la cordillera del Cóndor. “Son bosques con mucha humedad y árboles cubiertos de musgo y plantas epífitas”, explica Santiago Ron.

“La Cordillera del Cóndor es un ramal montañoso separado del resto de los Andes por las cuencas de los ríos Nangaritza y Zamora. Al parecer ese aislamiento hace que cuente con un alto endemismo. El cutín de Yantzaza es una de esas especies endémicas. Al parecer solamente habita en la Cordillera del Cóndor”, añade el investigador.

Ron advierte que el cutín de Yantzaza, pese a haber sido recientemente descubierto, está amenazado de extinción por la destrucción de su hábitat debido a la minería a cielo abierto, la deforestación y la contaminación.

Una versión ampliada de esta historia fue publicada en Mongabay Latam. Puedes leerla aquí.


¿Qué opinas?