Perú propone reconocer al jaguar como especie bandera de América

El país acaba de presentar un proyecto de resolución ante la CITES para que se adopten medidas especiales en la protección de la especie.

Acuerdos transfronterizos y acciones más drásticas contra el comercio ilegal de colmillos de jaguar son parte de la solicitud. | Fuente: WWF-UK | Fotógrafo: Richard Barrett

(Mongabay Latam / Yvette Sierra Praeli). Las amenazas para la supervivencia del jaguar van en aumento. El comercio ilegal y la caza furtiva se han incrementado en los últimos años debido a una demanda creciente de sus colmillos en el mercado asiático. Esta situación, sumada a la pérdida de su hábitat, está acelerando el riesgo de amenaza de extinción para la especie.   

Un panorama sombrío para el felino más grande de la región. Por ello, el Perú ha solicitado ante Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que se reconozca al jaguar (Panthera onca) como la especie bandera de los países de América en los que habita y que, además, se adopten medidas especiales para proteger a esta especie.

 

“Queremos que el jaguar sea visible ante el mundo y que los países donde existe el comercio ilegal se sumen a esta campaña para luchar contra el crimen organizado”, sostiene Jessica Gálvez-Durand, directora de Gestión Sostenible del Patrimonio de Fauna Silvestre, del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre de Perú (Serfor), institución que ha presentado la propuesta de resolución ante la CITES.

Entre las medidas formuladas se consideran la adopción de leyes y controles para eliminar la caza furtiva del jaguar y el comercio de sus partes; prohibir la venta y adquisición de estas, incluido el comercio en línea; aumentar la fiscalización y los vacíos legales y establecer una red de cooperación transfronteriza entre los estados en los que aún habita la especie, entre otras acciones. “Una resolución aprobada por CITES sería vinculante para todos los países que forman parte de la Convención, pues deben cumplir con este acuerdo. En el caso del jaguar, tener una disposición específica, permite tener una base legal para sustentar normas nacionales en cada país”, comenta Gálvez-Durand.

+ Mongabay | El comercio ilegal de guepardos continúa a través de Instagram, 4sale y YouTube

Una especie bandera en el continente americano 

América no tiene una especie bandera. A diferencia de África que tiene los Big Five, es decir, las cinco grandes especies más representativas del continente: leopardo, león, elefante, búfalo y rinoceronte.

El jaguar, entonces, podría convertirse en esa especie emblemática del continente americano, comenta Gálvez-Durand. “Pensamos que puede ser un animal representativo porque es parte de la cosmovisión de los pueblos originarios, no solo en Sudamérica sino en toda la región”.

Este felino ha sido símbolo de fuerza y valor en Latinoamérica prehispánica. Y en culturas precolombinas de México, Guatemala y Perú, fue venerado como una criatura divina.

La demanda ilegal por sus colmillos y la reducción de su hábitat ha puesto en peligro a esta especie. | Fuente: WWF-UK. | Fotógrafo: Richard Barrett

Ahora, figura en la lista de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) el jaguar figura como Casi Amenazado (NT), pero su condición podría cambiar hacia Vulnerable (V), una situación de mayor riesgo. En Perú —dice Gálvez-Durand— se está revisando la lista roja de especies amenazadas que data del año 2014. Se teme, entonces, que el jaguar ingrese a un nivel de riesgo mayor.  

En las décadas de 1960 y 1970, el jaguar enfrentó una caza masiva debido a su piel. Según la organización Panthera, por lo menos 18 000 individuos se mataron cada año hasta 1973. Así, en  1975, cuando se instala la CITES, el jaguar ingresa directamente a la lista del Apéndice I, donde se incluyen las especies con mayor grado de peligro. En este grupo aparecen los animales cuyo comercio internacional está completamente prohibido.

Actualmente, el jaguar habita en 18 países de Latinoamérica, desde México hasta Argentina, y se considera extinto en El Salvador y Uruguay. De acuerdo con el documento presentado a la CITES, se estima que el rango del jaguar pueda haber disminuido en un 55 % en el último siglo.

La propuesta de Perú a la CITES incluye acuerdos transfronterizos para el control del tráfico. | Fuente: WWF-UK | Fotógrafo: Richard Barrett

En Bolivia, su situación es crítica. El libro rojo de la fauna silvestre de los vertebrados de Bolivia ya lo ha colocado en situación Vulnerable. La caza de la especie se ha extendido debido al alto precio de sus colmillos en el mercado asiático. Se calcula que entre el 2013 y el 2016, la Dirección de Biodiversidad incautó 380 colmillos, cifra que corresponde a 95 jaguares, se indica en el reportaje Mafia le arranca los colmillos al jaguar, el gran felino de América, publicado por Mongabay Latam en enero de 2018.

En Surinam también se cazan jaguares para abastecer el mercado ilegal asiático. El riesgo para este felino también se ha extendido a Perú. “La creciente demanda internacional de colmillos y partes de jaguar ha surgido como reemplazo de los especímenes partes de tigres en el mercado asiático, lo cual acelera la vulnerabilidad de la especie”, especifica el documento que Perú envió a la CITES en diciembre de 2018.

El jaguar figura actualmente como Casi Amenazado en la lista de UICN, pero se teme que el nivel de riesgo aumente. | Fuente: WWF-UK | Fotógrafo: Richard Barrett

Rosa Vento Valencia, especialista de la Iniciativa de Tráfico y Salud de Fauna Silvestre de Wildlife Conservation Society (WCS) menciona que el peligro más grande al que se ve expuesto el jaguar es la reducción de su hábitat, debido a la deforestación, la minería ilegal, la agricultura migratoria y, actualmente, a la demanda de sus colmillos. Vento señala que WCS y Serfor están trabajando en Perú para recoger información sobre tráfico ilegal de partes del jaguar.

La especialista de WCS considera que la propuesta de resolución enviada por Serfor a la CITES es un llamado a los países para incrementar la información sobre el estado de las poblaciones de jaguares, sus hábitats y los efectos de las amenazas existentes, incluyendo el tráfico de colmillos. “Tenemos que llegar a conocer dónde están cazando los jaguares, dónde se lleva a cabo la venta ilegal, cuál es la ruta, quiénes son los compradores, de tal forma que las autoridades puedan intervenir. También es importante adoptar acciones de sensibilización y difusión sobre la importancia de la conservación del jaguar”.

La versión completa de este reportaje fue publicada en Mongabay Latam. Puedes leerla aquí.

Si quieres conocer más sobre animales de Latinoamérica y el mundo, puedes revisar esta colección de artículos de Mongabay Latam. Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam, puedes suscribirte al boletín aquí o seguirnos en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

 

¿Qué opinas?