Algunos de los personajes de Blizzard. | Fuente: Blizzard

Nubeluz aprovecha la nostalgia y celebra sus 25 años. Debo confesar que no recuerdo mucho del programa infantil. Como nacido en 1990, supongo que ya califico como generación de la trilogía Karina y Timoteo / Pokémon / Dragon Ball. Sin embargo, ayer también cumplió 25 años una compañía que me ha dado una infinidad de horas de ocio: Blizzard.

Y a diferencia de Nubeluz, Blizzard no murió y está siempre buscando mejorar. El año pasado nos trajo su nueva franquicia Overwatch y Legacy of the Void. Este 2016 viene una nueva expansión de World of Warcraft. Pero mejor exploremos mi contacto con sus juegos.

El fin de semana hablé de mi primera computadora. Antes de esta no tuve ninguna consola, por lo que no puedo decir que experimenté sus juegos de consola. Mi hermano Diego, quien por cierto es un muy buen fotógrafo, fue quien instaló StarCraft pirata (lo siento, papá Blizzard), pero eran otras épocas. Ahora puedes conseguir el juego original vía BattleNet, pero imagínense las redes de comercio de juegos originales en Cusco a finales de los noventa. Sí, bastante limitadas y caras.

El juego me impactó mucho e hizo volar mi imaginación, aunque no entendía mucho. Mi inglés era bastante básico y si bien había una versión localizada al español, mis hermanos ya habían acabado el Icpna, así que aprendí a la fuerza. Los diálogos, cinemáticas y los "briefings" previos a las misiones lo hicieron muy atractivo. Eso sí, no era ni logré ser gran jugador. Acabé las misiones sufriendo bastante, pero lo logré.

Luego Brood War fue una locura, siempre hacía de Protoss con puro Carrier (si sobrevivía al rush) cuando jugaba con mis amigos. Hasta ahora me acuerdo que bautizaron mi estrategia con bastante tino: "Cabrier". Siempre imaginaba la existencia de una escena competitiva al ver a StarCraft. Esto se cumplió con creces. StarCraft fue el nacimiento de los eSports.

Si no me equivoco luego Diego puso Diablo II en la computadora y fue otra locura. La mente de un primarioso de un colegio católico voló con los personajes que encontró. El Necromancer siempre fue mi personaje favorito (lástima que no regresó para Diablo III) y también me acompañó para Lord of Destruction. La Asesina fue mi segundo personaje. 

Curiosamente era el primer boss, pero Andariel fue el que me complicó más con su veneno. Hasta Diablo me pareció menos fuerte.

Conocí WarCraft II a poco de la salida de WarCraft III y me enganchó bastante. ¿Qué puedo decir de WarCraft III? Los héroes básicamente crearon un nuevo género. Si juegas Dota 2, fue en este juego donde nació el original DotA .Y de yapa las misiones y los mapas creados por los usuarios fueron muy buenos.

Si revisamos los títulos que exploré, hablamos de un desarrollador que no creó para simplemente ganar dinero. Cada uno de ellos marcó un género o lo reinventó para bien, especialmente los de estrategia.

De alguna manera me concentré más en la consolas acabando del colegio y en la universidad. Me perdí el gran momentum de World of Warcraft, pero igual lo exploré recientemente y espero con ansias Legion. No volvería ver el logo de Blizzard hasta que me compré una PC usando mi sueldo.

World of Warcraft, StarCraft II con sus dos expansiones y Diablo III han seguido con lo que me gusta tanto de Blizzard. Hearthstone, Heroes of the Storm. Overwatch demuestran que todavía hay energía creativa para rato.

En noviembre de 2015 tuve la oportunidad de estar en la BlizzCon y debo decir que fue una experiencia espectacular. Fue genial ver la comunidad que se reunió, presenciar finales mundiales de eSports y hablar con diferentes desarrolladores tras los juegos. Aún me parece alucinante conocer a las personas que están detrás de buenas memorias de tantas personas.

Puedo decir con confianza que los videojuegos dejaron de ser hace mucho tiempo la perdición de "niños ratas" y son un entretenimiento más que nos puede convertir incluso en mejores personas.

¡Espero que sean muchos más, Blizzard!

¿Qué recuerdos te traen los juegos de Blizzard?

¿Qué opinas?