Análisis | Pokémon Sun y Moon, la revolución ha llegado

Probé por completo la séptima generación de la saga, una edición que ha desviado un poco su manera de jugar, pero sin perder lo esencial de los juegos de Pokémon.
Pokémon Sun/Moon es la octava generación del videojuego de Nintendo. | Fuente: Nintendo

Tengo grandes recuerdos de Pokémon. Al principio no fui fanático de la serie de televisión, que apareció a finales de la década de 1990. Pero no puedo negar que el boom de estos mostritos portátiles me ayudó a engancharme con los videojuegos de Game Freak, que surgieron por primera vez en el recordado Game Boy con Blue/Red.

Me contagié tan rápido de esa novedosa experiencia que compré el Gold/Silver, quizás el mejor de la saga. La historia se repitió una y otra vez con cada título que aparecía.

Desde ahí no recuerdo cuántas pokebolas he lanzado o cuántos entrenadores he enfrentado, pero sí me quedó claro que el videojuego no tendrá fin y que cada título que se avecina es una compra asegurada si es que te gustan este tipo de juegos.

Luego de más de quince años, aprovechando su vigésimo aniversario, sus desarrolladores lanzaron la séptima generación de la franquicia. Se trata de Pokémon Sun/Moon, que además de mostrarnos el concepto general en cuanto a atrapar, pelear y mejorar estas especies, también ha sido un punto de quiebre en la serie. Algunas cosas han cambiado con respecto a todas las ediciones que se han mostrado en estos largos 20 años.

Rowlet, Litten y Popplio. Los pokemones iniciales de la región de Alola. | Fuente: Nintendo

Para nuevos (y expertos)

El título que probé fue Pokémon Sun, aunque cabe resaltar que no lleva muchas diferencias con el Moon (como la de algunos pokemones exclusivos).

En la primera hora de juego descubrí que esta edición se balanceaba más hacia los nuevos jugadores. ¿Cómo así? Quizás es un poco más amigable que sus antecesores. Por ejemplo, no es muy complicado saber cuál es el objetivo al cual dirigirse, ya que el Rotom Pokédex te ayudará en todo momento (como si fuera el Navy de Zelda Ocarina of Time). Eso no quiere decir que la exploración se pierda con esta ayuda.

Además, subir de nivel es más fácil, pues la experiencia puede aumentarse fácilmente así te enfrentes a un Pokémon salvaje. El dinero también sobra, por lo que nunca te faltarán pociones o podrás adquirir MT (movimientos) en las tiendas.

Este equilibrio me gusta, ya que no solo atrae a novatos, sino también a expertos que gustan de la sencillez. Pero a la vez lo diferente. Y vaya que estas abundan.

Las batallas de pokemones son similares a las anteriores entregas. | Fuente: Nintendo

Las novedades

Como he mencionado, el núcleo del juego no se ha roto, pero sí ha variado en su trayecto. En vez de un mapa gigante, ahora el territorio está dividido en islas de la región Alola (ambientado en Hawaii). En cada una hay distintas pruebas para avanzar en la historia. Esto solo quiere decir una cosa: ¡ya no hay gimnasios! Ahora son combates contra capitanes o Kahunas (jefes de islas) y también podrás enfrentarte a los pokemones dominantes o responder una serie de preguntas.

Luego de superar cada uno de esos retos recibirás un cristal que contiene un movimiento Z. Así es, las medallas de gimnasio ya no existen y en su lugar deberás obtener los 18 ataques fulminantes. Cuando consigas una, puedes entregársela a un Pokémon, y uno de sus ataques cambiará por uno más poderoso, que se puede utilizar una vez por batalla. Lo mejor es la animación de estos movimientos que, si los usamos bien, pueden hasta derrotar por completo al oponente.

Por si fuera poco, este nuevo título de la franquicia de Nintendo pone a disposición nuevas herramientas, como el Poké Relax. Este se puede activar luego de una dura batalla para curar nuestros pokemones. Incluso, puedes darle masajes para que sean más amigables. Otra herramienta es el Poké Resort, en el que obtendremos habas para alimentarlos y ganen nuestro cariño. También el Festi Plaza, donde podremos conectarnos con otros usuarios mediante conexión local o en línea para combatir, intercambiar o realizar algún minijuego.

En el Festi Plaza te puedes conectar con otros jugadores a nivel local o en línea. | Fuente: Nintendo

Ah, y como para pulirlo un poco más, los MO, aquellos movimientos que pueden usarse fuera de las batallas para volar, surfear o romper piedras, ya no existen más. Han sido reemplazados por las pokemonturas, que te permiten treparte a pokemones como Charizard o Tauros sin necesidad de capturarlos. Esto es genial, ya que anteriormente los MO ocupaban un movimiento de los cuatro que puedes tener.

¿Y la historia? Te engancha en todo momento. Si bien se puede desviar en algunas ocasiones, como cuando enfrentas a Kahunas, tener cara a cara al Team Skull o encontrarte con los pokemones legendarios. Pero al final el objetivo es el mismo: derrotar a los cuatro entrenadores y convertirte en el Campeón de la Liga Pokémon. Sin embargo, esto no quiere decir que todo ha terminado, ya que luego podrás escoger la misión de los Ultraentes (pokemones de otra dimensión) que son verdaderamente fuertes y hasta podrás capturarlos. Puedes terminar el juego en 30 o 35 horas. Yo lo he hecho en más de 80 por el abundante contenido y exploraciones que hay en todas las islas. Y no me arrepiento.

Luego de una batalla tenemos la opción de curar el estado del Pokémon o darle masajes.

Gráficos superiores

En el apartado visual, el juego ha mejorado notoriamente lo hecho hasta ahora. Incluso se nota la diferencia con la generación anterior, aprovechando al máximo el hardware del 3DS. Eso se puede presenciar en el modulado de los pokemones y personajes, relacionándose mucho a la serie de TV. Pero esta potencia gráfica afecta mucho en algunos momentos, ya que el juego suele ralentizarse. Yo lo he probado con el New 3DS y en ocasiones algunas escenas demoran en ejecutarse. La más notoria es cuando se juntan más de dos pokemones en batalla. Ojo, esto es de segundos, tampoco es para lapidar.

Por su parte, la perspectiva del juego es mucho mejor que otros. El personaje ahora puede controlarse con mayor libertad y el campo visual es más grande que otras ediciones. Punto a favor.

Muk de Alola. Algunas especies de la primera generación tienen otro aspecto en este juego. | Fuente: Nintendo

Conclusión

Pokémon Sun/Moon es lo que un fanático de la serie esperaba: cambia poco y mucho al mismo tiempo. Esta versión evoluciona en todo sentido, pero se mantiene fiel a lo que siempre buscamos en estos títulos: cazar pokemones y enfrentarte a entrenadores de la región. Game Freak y Nintendo lo han vuelto a hacer y de una manera magnífica para llamar a nuevos jugadores y, además, dejar contentos a los verdaderos seguidores de la saga. Esto no es Pokémon Go u otros spinoff para smartphones. Esto es un verdadero juego Pokémon.

¿Qué opinas?