Análisis | Zelda: Breath of the Wild: la leyenda vive

La Master Sword volvió a brillar en esta revolucionaria entrega de The Legend of Zelda, la mejor desde Ocarina of Time y que perfila a convertirse en el videojuego del año.
The Legend of Zelda: Breath of the Wild se puso en venta desde el lanzamiento del Nintendo Switch. | Fuente: Nintendo

Desde el 3 de marzo que salió a la venta la flamante y exitosa consola Nintendo Switch y el nuevo capítulo de Zelda, he estado pegado a la máquina híbrida todo el tiempo, explorando y disfrutando el maravilloso y amplio mundo de Hyrule, aquel lugar en el que muchos sentimos nostalgia. Y digo esto último, porque, los que conocen de la mítica saga de la Gran N, sabrán que Hyrule ha pasado por más de una transformación desde hace más de 30 años, época en el que se lanzó el primer título de la serie para el NES, aunque nunca tanto como ahora.

En The Legend of Zelda: Breath of the Wild, como explicaron sus desarrolladores años atrás de su lanzamiento, tiene el mapa más grande en la historia de la serie, convirtiéndose el juego, por primera vez, en un open world, en donde la exploración predomina en todo momento y de una manera muy acertada.

Y es que ese es el gran éxito del nuevo título de la franquicia y que le da una revolución a la original estructura de un típico Zelda. Sí, ya se había mostrado en ‘A Link Between Worlds’ (3DS), pero sin tanta libertad como en este momento. No estás obligado a seguir un determinado orden, ya que tú decidirás por dónde empezar, sin salirte de la línea historial. Breath of the Wild es lo que siempre quise de esta saga, pero, ¿es suficiente para definirla como obra maestra? Créanme, lo es.

El mundo de Hyrule en Breath of the Wild es el más grande de la historia de la franquicia. | Fuente: Zelda

Explorando Hyrule

Lo primero que le puedo decir a alguien que quiere probar este videojuego es que le dedique el tiempo suficiente y no se pierda en la desesperación. Que tengas esa libertad de moverte por donde se te plazca, no quiere decir que la trama principal se deba avanzar de un porrazo. Con solo decir que después de unas horas de juego puedes enfrentarte al enemigo final, pero, por tu vehemencia, morirás en el acto. Debemos aprovechar el inmenso mapa para volvernos fuertes, hábiles y, sobre todo, disfrutar el entorno que nos presenta Nintendo como nunca antes lo ha hecho.

El juego está plagado de misiones: las principales, secundarias y heroicas, todas ellas importantes. Incluso, mientras exploras te puedes olvidar de lo que estabas haciendo, pero sin necesidad de perder la misión anterior. Para eso está el mapa, en donde podemos señalar algún punto específico y ver por dónde cruzar o dirigirte. Además, en pleno juego, tenemos la opción de observar el panorama de este perfecto mundo y seleccionar un punto de destino. Este aparecerá en el mapa sin problemas para luego dirigirnos hacia ese objetivo cuando queramos.

Como todo mundo abierto, habrá puntos de teletransportación, según vayamos avanzando en el juego, para no pasar bastante tiempo caminando hacia un punto de interés. Estos pueden ser Torres Sheikah (uno en cada territorio) o los famosos Santuarios, distribuidos en 120 y que en algún momento tendremos que ingeniárnosla para poder activarlos.

Esto es solo una parte del gigantesco mapa del juego. | Fuente: Nintendo

Precisamente estos últimos son como pequeños templos, con algunos de ellos difíciles de resolver u otros en donde te enfrentarás a un enemigo poderoso. De ahí es donde salen los orbes, que, tras recolectar cuatro de ellos, podemos ampliar nuestra salud o resistencia. Esto quiere decir solo una cosa: ya no hay contenedores de corazón, por lo que es importante encontrar estos Santuarios para que nuestra energía crezca.

El arte de pelear (y cocinar)

¿Y los ítems? Son una infinidad de armas y accesorios que podemos ir recolectando, así como perdiéndolos, pues las armas, escudos y arcos se rompen (así como lo lees). Podemos robarlos de enemigos, encontrarlos en cofres o comprarlos en distintos bazares o a personajes que se encuentran en nuestro camino, pero siempre utilizando alguno de la forma adecuada para no quedarnos sin armas. Es importante mencionar que nuestro bolsillo es amplio, así que no hay temor de guardar todas las rupias que podamos encontrar y luego gastarlas de manera correcta.

También habrá atuendos –para la cabeza, torso y piernas– que nos ayudarán según lo que estemos haciendo. Algunos nos protegerán del frío, otros del calor y algunos para trepar más rápido las montañas, entre otros. Y mejor aún si conseguimos las tres partes del mismo atuendo, ya que le dan una función especial a Link. ¿Y si no las tenemos? No hay problema, para eso podemos cocinar algunos elixires o probar alimentos que dan una resistencia específica. La cocina es clave en este juego y puede ayudarte a avanzar en tu trayecto.

Debemos coger todos los alimentos, armas, vestuarios y hasta otro tipo de objetos. Incluso podemos cocinar para mejorar la salud. | Fuente: Play Zone

Otra de las grandes novedades de Breath of the Wild es el combate. Por primera vez podemos saltar con Link, con solo apretar un botón, tanto para trepar como para lanzarte de lo más alto de una montaña. Esto también se usa perfectamente cuando tenemos frente a frente a un enemigo, ya que podemos esquivar sus ataques y, si lo hacemos en el momento correcto, iniciará el ‘timing’, acción en la que se paraliza todo el entorno y puede ser aprovechado para dispararle una flecha o pegarle con la espada con mayor precisión. Esto último funciona mejor cuando cabalgamos y nos lanzamos hacia el enemigo. Por si fuera poco podemos caminar en sigilo para sorprender a un Bokoblin por atrás o matarlo de un flechazo sin que sus compinches se den cuenta, si es que andan en grupo.

Sacado de un anime

La historia sorprende desde el primer momento. El título se basa 100 años después de haber perdido una batalla con Ganon (sí, el mismo archienemigo de siempre). Link despierta de un sueño profundo y deberá recordar cada momento en el transcurso del juego. Como era de esperarse, según los trailers que fueron presentados, Breath of the Wild cuenta con una tecnología futurista, al menos en el armamento y en algunos enemigos, como los temerarios Guardianes.

Nuestro héroe posee, desde el comienzo, una tableta que es clave para cumplir los cientos de objetivos que abundan en Hyrule. De este artefacto puedes utilizar tres ítems esenciales: bombas infinitas, imán para mover metales, inmovilizador para detener objetos y crionis para crear bloques de hielo en el agua. Todo eso lo obtienes en la primera hora de juego, por lo que no deberás esperar de llegar a un templo específico para conseguir esa arma.

Las escenas de este nuevo Zelda son fantásticas y tienen un diseño estilo anime. | Fuente: Play Zone

Y si hablamos de la historia no podemos dejar de lado las escenas cinematográficas. Sus animaciones parecen hechas por el japonés Hayao Miyazaki (Studio Ghibli), con texturas tan bien realizadas que están basadas en los diseños de ‘Skyword Sword’, pero, obviamente, con mayor nitidez y color. En ellas hay drama y sentido del humor, y, por primera vez, voces. Así es, lo que tanto esperaba un fanático de Zelda está en Breath of the Wild. Eso sí, Link no habla, pero es mejor que no tenga voz.

Al respecto, el doblaje en español es de alta calidad y parece ser sacado de una película de animación. Viviremos así de cerca la relación entre la princesa Zelda y Link, además de las apariciones de otros personajes principales.

La calidad gráfica de este juego no ha sido bien recibida por algunos gamers exigentes, sobre todo en estos tiempos en los que la potencia visual ha llegado a un nivel altísimo. Esta nueva entrega de la franquicia de Nintendo ha sido criticada por su resolución, aunque debemos considerar las especificaciones técnicas del sistema japonés. En el Switch llega a tener 900 pixeles, y se hacen notar en un televisor de gran tamaño, sin desentonar, pero cuando jugamos en modo portátil este funciona perfectamente, con un apartado visual sobresaliente y detalles como los efectos climáticos, iluminación y sombras muy buenos. Quizás lo más preocupante son las bajadas de framerate en uno que otro lugar, aunque, en ningún momento ha afectado en la jugabilidad, por lo que podemos obviar esto sin problemas. De todos modos, esto ha sido reparado con la última actualización del juego.

Los detalles y ambientaciones de este último Zelda son magníficos. | Fuente: Play Zone

El sonido ni que decir. Es perfecto y nos hace sentir como si estuviéramos dentro de Hyrule, con los animales silvestres cantando cerca de nosotros o como si escucháramos el viento ondeándose entre la hierba. De lo que sí han prescindido los desarrolladores es de las composiciones con pianos, pero eso no quiere decir que la banda sonora sea mala. Es minimalista y con remixes de algunos temas clásicos y funcionan. No es la más memorable de toda la saga, pero se implementa de forma magistral, ya que acompaña lo que estamos haciendo en el juego.

En cuanto al tiempo de juego, he estado pegado con el Switch por casi 100 horas y he llegado solo, hasta la fecha de publicación, al 20%. Esto es para que vean lo inmenso que es este nuevo capítulo de Zelda y que terminarlo por completo puede ser más duro de lo que uno pensaba. Recomiendo terminar las misiones principales para poder ver el final definitivo, sino solo observarán una escena de no más de 3 minutos.

Conclusión

Breath of the Wild es regresar al pasado en cierto punto. Tiene cosas del primer Zelda, pero haciendo uso de la tecnología actual. Todas las entregas del mundo de Hyrule han servido para ver cosas sorprendentes, pero jamás imaginamos que con este último todo lo plasmado en estos más de 30 años de la serie se vería en un videojuego. Y es que la nueva aventura de Link y compañía tiene todo lo que queríamos ver y que hizo grande a una de las franquicias más importantes de la industria de videojuegos, pero llegándose a conquistar por los juegos de mundo abierto. ¿El resultado? No pudo ser mejor.

Los fanáticos más apasionados de la serie y los hardcore gamers se rendirán con esta obra maestra de Nintendo. El nuevo Switch no ha podido abrir su cartera de mejor forma con este impresionante título. La leyenda ha vuelto y con ella trayéndonos el posiblemente mejor videojuego del 2017.

- Valoración: 10 puntos

- Consola probada: Nintendo Switch.
- Otras consolas: Nintendo Wii U.
- Desarrollador: Nintendo EAD.
- Distribuidor: Nintendo.

¿Qué opinas?