A las personas que tienen un CI mayor a 145 se les considera genios. | Fuente: Shutterstock
hogar

¿Cómo se identifica y educa a un niño genio?

Los niños genios tienen una inteligencia superior, mucha creatividad, imaginación y una curiosidad insaciable. Hay conductas y reacciones especiales que los diferencian del resto de niños.

El cociente intelectual (CI) es el número que indica el desempeño de una persona al realizar un test que mide sus habilidades cognitivas. En esa escala, 100 es el punto medio. A las personas que tienen un CI mayor a 145 se les considera genios, según el doctor Christopher Willard, psicólogo del desarrollo en la Universidad de Tufts.

Por ejemplo, Albert Einstein y Stephen Hawking, dos de los grandes físicos teóricos de todos los tiempos, tienen 160 de coeficiente intelectual. Se estima que los genios poseen una capacidad intelectual superior al del 98% de la población. Se les identifica porque son precoces en el área del lenguaje y en la coordinación viso-manual.

Según la web Babysitio, estos son otros signos que pueden identificarse a temprana edad en un bebé genio:

1) Desarrollo temprano de habilidades: Los bebés que hablan y caminan antes de lo previsto, así como los que leen tempranamente, arman rompecabezas o manejan piezas muy pequeñas.

2) Necesidad de mucha estimulación mental: Los bebés que necesitan de nuevos estímulos constantemente. Se muestran irritables por el aburrimiento.

3) Hiperactividad: Los niños son activos, investigadores y curiosos. 

Los libros incentivan su imaginación y les permite aprender muchas cosas antes de lo esperado. | Fuente: Shutterstock

4) Observación muy detallista: Los pequeños que tienen la necesidad de conocer cualquier detalle en profundidad y suelen hacer muchas preguntas a los adultos.

5) Excelente memoria: Recuerdan eventos pasados con facilidad, incluso de sus primeros meses de vida. Esto les permite recordar con facilidad números y letras.

6) Atracción por las cosas nuevas: Muestran preferencia notable por objetos nuevos que por los habituales.

7) Habilidades lingüísticas avanzadas: Puede ser que el niño no haya hablado tempranamente pero tiene un extenso vocabulario para su corta edad, como también gran capacidad de razonar y de discutir. Además, se siente muy cómodo dialogando con los adultos.

8) Habilidades avanzadas de lectura: Les gustan los libros porque incentivan su imaginación y aprenden muchas cosas antes de lo esperado.

9) Empatía y sensibilidad con otras personas y animales.

Dada la precocidad intelectual de estos niños es buena idea trasladarlos a clases más avanzadas de aquellos cursos en los que destacan. El resto del tiempo se recomienda que estudien con los compañeros de su edad y clase habitual. Así, no se aburrirán en las clases que les interesan y, al mismo tiempo, alcanzarán la madurez emocional con niños de su edad.

Es una buena idea que lleven clases más avanzadas de aquellos cursos en los que destacan. | Fuente: Shutterstock
Queremos escucharte
Déjanos conocer tus dudas o comentarios para que nos comuniquemos contigo
Acepto estar de acuerdo con los términos y condiciones