Las claves de una buena imagen ejecutiva

Si quieres un ascenso o cambiar a un mejor trabajo, el primer paso es  armar un CV impecable y siempre cuidar tu apariencia. Una buena imagen transmite mucho y podría ser decisiva para escalar en el plano laboral.

Construir una marca personal es clave para que tu carrera siga en ascenso. Recuerda que en un proceso de selección tienes poco tiempo para causar la mejor impresión posible. No desperdicies esos minutos.


Un buen CV: la llave del éxito profesional

Un CV habla por nosotros de diversas maneras. No solamente por la información que contiene, también por los datos que omite, la forma en que está presentado y el lenguaje que utiliza. Por todo eso, se trata del primer filtro de cualquier proceso de selección laboral. Y es en esta etapa, la revisión del CV, que queda descartada la mayoría de los candidatos.

No existen reglas escritas en piedra para hacer un buen CV, pero sí muchos aspectos a tomar en cuenta que pueden resultar decisivos para generar esa impresión positiva que nos permita pasar a las siguientes fases de un proceso de selección: las entrevistas personales. Llegados a ese punto, tendremos que preocuparnos por otros aspectos de nuestra imagen. Pero primero lo primero: presta atención a estos puntos para construir ese documento que hable bien de ti.

Tommy Muhvic - Pintar, gerente comercial de Clear Channel, y Luis Carrillo Pinto, gerente general de Live Media, nos cuentan las claves que todo buen ejecutivo debe saber | Fuente: Video: La Tangente

1- Gramática y ortografía. Parece obvio, pero es sorprendente la cantidad de CVs que son descalificados de inmediato simplemente porque están mal escritos. Esto pasa incluso en los niveles gerenciales. En 2014 la consultora en recursos humanos Ronald revisó 500 currículos de profesionales peruanos –todos, con MBA– y encontró que el 87% de los resúmenes biográficos tenían errores de redacción. En un contexto en el que las habilidades comunicativas son cada vez más apreciadas en el perfil de un ejecutivo, esto es imperdonable.

 2- Destaca tus logros. Más que tu formación o los lugares donde has trabajado antes, a tu potencial empleador le interesa saber qué has conseguido en tu carrera. Esa información debe resaltar. No es suficiente decir que fuiste líder de un equipo de trabajo o que trabajaste en determinado departamento de una empresa líder de su sector: es preciso señalar en qué iniciativas emblemáticas tuviste participación, y qué logros concretos puedes atribuirte. Mejor aún, si estos pueden traducirse en dinero. Piensa en fraseos tales como: “impulsé un aumento de 20% en las ventas” o “generé eficiencias en el área permitieron a la empresa reducir sus gastos operativos en 10%”.

El buen vestir permite al ejecutivo proyectar confianza | Fuente: Foto: Van Heusen

3- La presentación. Un formato y contenido atípicos pueden ayudar a que tu CV resalte sobre los demás. Dependiendo de tu profesión y la posición a la que postules, evalúa si es pertinente presentar tu hoja de vida con un diseño más creativo. Para ello puedes servirte de herramientas online como ResumeCoach, VisualCV o CVDesignR. Cualquiera de ellas te permite ingresar los datos y organizarlos a partir de centenares de plantillas.

 4- La foto. En el Perú se estila que los CVs incluyan una fotografía. Procura que esta resalte tu perfil ejecutivo: que el encuadre llegue hasta los hombros, que sea reciente y te muestre en un atuendo profesional, con fondo neutro.

Ahora bien, si estás pensando enviar tu CV para postular a un puesto fuera del Perú, tienes que tomar en cuenta las diferencias culturales y las regulaciones vigentes en cada país. En Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido las normativas antidiscriminación impiden que los currículos incluyan fotos de los postulantes, advierte la coach Kate Rodríguez, de experteer.com.

Infografía Van Heusen

Vestirse para el éxito

En los últimos años el terno ha dejado de ser el uniforme único del alto ejecutivo. “Ya no es raro ver a un ejecutivo entrar a una reunión en jean”, advierte Tommy Muhvic-Pintar, gerente comercial de Clear Channel. En muchas industrias se impone la flexibilidad, lo puede sonar bien, pero también requiere afinar el criterio porque los códigos de vestimenta cambiantes te pueden dejar descolocado. En ese sentido, el consejo de Muhvic-Pintar es conocer a tus interlocutores. Puedes prescindir de la corbata en una reunión de trabajo si sabes que en la empresa que estas visitando hay código de vestimenta más laxo. En ese caso, un saco formal puede ser suficiente.

Pero tampoco se trata de convertir todos los días en un ‘casual friday’. A fin de cuentas, todo dependerá de la imagen que desees proyectar y de la imagen que lo demás tienen de ti. “Yo puedo presentarme a una reunión con mis clientes con una camisa suelta, un saco y zapatillas; porque a fin de cuentas mis clientes esperan eso de mí”, comenta Luis Carrillo Pinto, gerente general de Live Media, una empresa que desarrolla ligas de videojuegos. Pero eso no implica ‘casarse’ necesariamente con un estilo. “Si me piden dar una conferencia en una universidad, y se requiere llevar terno, me lo voy a poner”, señala el ejecutivo.

Elegir el outfit laboral adecuado, entonces, es una cuestión de criterio, sentido común y tener ojo atento para las nuevas tendencias. ¿Dinero? No es lo más importante. La elegancia no se mide necesariamente por tener las prendas más costosas, sino las precisas. Y, claro, por llevarlas bien.

 

Sigue estos sencillos consejos y estarás cerca de armar ese ‘look’ exitoso que buscas:

1) Las camisas. El color, las rayas, los cuadros y el estampado son algunas de las principales características que destacamos a la hora de adquirir una nueva camisa; sin embargo, pocas veces nos fijamos en la importancia de los tipos de cuellos según el tipo de rostro:

- Rostros Anchos. Los hombres con este tipo de cara deberían escoger camisas con cuello de puntas largas y cerradas. El cuello semi italiano es siempre una buena opción para disimular una cara ancha.

- Rostros Delgados. El cuello italiano de puntas cortas y separadas será una elección acertada, considerando que el grado de estrechez del rostro deberá repercutir en la abertura de las puntas de su camisa. 

- Rostros pequeños. El cuello total italian de puntas cortas y no tan separadas ayuda a resaltar este rostro, debe llevarse con un nudo de corbata simple y estrecho.

2) Los ternos. En tu guardarropa no pueden faltar trajes de dos colores: azul marino y gris grafito, resalta Giselle Elías, de Lima Personal Shopper. El primero tiene la virtud de que sirve tanto de día como de noche; y el segundo es uno de los colores más de moda actualmente. No está de más decir que el terno debe quedarte pintado, lo que significa que no debe sobrarte a la altura de los hombros y las mangas deben dejar ver el puño de la camisa. Por otro lado, las solapas delgadas ya pasaron de moda. ¿Botones? Pueden ser dos o tres, y en todos los casos el último debe quedar siempre desabrochado.

3) Las corbatas. Evitar los dibujitos y diseños demasiado lúdicos, que pueden proyectar una imagen inmadura. Fuera de eso, el color de la corbata puede servir para marcar tu personalidad y establecer tu liderazgo. Un jefe debería usar el color rojo por estas razones, explica la asesora de imagen Katia Rojas. En cualquier caso, la corbata debe de adaptarse a la contextura de la persona que la lleva. En esa línea, una persona de contextura gruesa no debería usar nunca una corbata delgada, pues eso la haría verse más gorda.

4) Los zapatos. Siempre limpios y con buen aspecto, para empezar. Unos zapatos sucios o gastados tiran por tierra cualquier look. Para un ejecutivo, siempre con pasadores, coinciden las expertas en imagen personal consultadas para realizar este artículo. En cuanto a colores, pueden ser negros o marrones, y deben hacer juego con los calcetines.

 4) Accesorios. Si hay que llevar cosas adicionales, como una laptop o una tablet, no es aconsejable llevar una mochila, pues se nota demasiado juvenil. El accesorio ideal para ello es un maletín de cuero. Asimismo, hay que tomar en cuenta que la pieza de joyería por excelencia en un hombre es el reloj. “Un buen reloj es lo que marca la diferencia entre un joven ejecutivo y su jefe”, resalta Katia Rojas. En cuanto a los gemelos, no son para nada obligatorios en el trabajo diario. Estas piezas, más bien, deben reservarse para ocasiones especiales que demanden una dosis extra de elegancia, señala Giselle Elías.

 5) Tener criterio. Recuerda siempre que el ‘look’ ideal dependerá de en qué industria o sector te desempeñes. Negocios como el bancario o los servicios legales tienen códigos de vestimenta más rígidos, mientras que otros, como la publicidad o la arquitectura, son mucho más relajados. Sin embargo, siempre hay mínimos que cumplir. Al margen de la vestimenta, Tommy Muhvic-Pintar recalca que hay aspectos básicos, como la higiene personal, llevar un corte de cabello ordenado y la ropa limpia y bien planchada, que no se puede pasar por alto.

0 Comentarios
¿Qué opinas?