La música es una pasión que trasciende fronteras geográficas, demográficas y culturales; transformando positivamente la vida de muchas personas a nivel educativo, familiar y personal. En la iniciación y estimulación musical temprana, la música es la herramienta principal para desarrollar en los niños la memoria, la fluidez verbal, la atención, la persistencia, la sincronización, la paciencia, la disociación, entre muchas otras habilidades que utilizarán el resto de sus vidas y que les ayudan en el desarrollo, cognitivo, emocional y social, sin necesidad de si se convierte o no en un músico profesional en el futuro.

Así, el impacto de la música no tiene límites y, en nuestro país, el trabajo de Sinfonía por el Perú, la organización liderada por el tenor Juan Diego Flórez, es para destacar. A la fecha, ha beneficiado a 30,000 personas; entre niños, niñas, adolescentes y jóvenes, así como a sus familias y comunidades, brindando una sólida oportunidad de crecimiento y desarrollo a través de la educación musical, y convirtiéndolos en verdaderos agentes de cambio.

Sinfonía por el Perú en números

| Fuente: Sinfonía por el Perú

Para Mastercard, la educación también juega un rol vital en el desarrollo de los jóvenes, sobre todo en un contexto que ha sido una prueba de fuego para los docentes y estudiantes del país. Esta vez, pensando en el futuro de los peruanos y en la capacidad transformadora de la música, Mastercard se une a Tony Succar, Sinfonía por el Perú y Juguete Pendiente para hacer posible que miles de niños y jóvenes continúen su formación musical.

FOTO 1 DE 3

Bajo la premisa “la música es aceptada en todos lados y tu Mastercard también”, Tony Succar, el famoso percusionista peruano, recorrió varios puntos de la ciudad donde sorprendió con su música y demostró que pagar sin contacto usando Mastercard en espacios comunes como el transporte público o los sitios que cotidianamente visitamos, es una realidad en Perú.

Ahora, Mastercard y Tony Succar, se unen en una iniciativa para invitar a los peruanos a donar con el fin de que miles de niños continúen su aprendizaje musical en los programas de la organización sin fines de lucro Sinfonía por el Perú.

Para la campaña, que continuará hasta diciembre, Mastercard realizará un aporte inicial para ayudar a 1500 niños y adolescentes y duplicará el valor de las donaciones realizadas en la plataforma para ayudar a miles más.

Para donar, ingresa a esta plataforma: www.juguetependiente.org/mastercard/.

“Estamos seguros de que con Tony Succar como aliado lograremos un gran impacto, brindando oportunidades que no tienen precio a los pequeños talentos musicales de zonas vulnerables en 10 regiones de nuestro país”, señaló Romina Isasi, directora de marketing de Mastercard Perú y Bolivia.

Hoy, la reconocida figura ayuda a inspirar a más peruanos para que con su colaboración los futuros talentos del país puedan continuar creciendo musicalmente. “Tony es un peruano que tuvo la oportunidad de llevar una carrera musical muy sólida y que gracias a su perseverancia ha logrado grandes metas, entre ellas ganar dos Latin Grammy”, agrega Romina.

Actualmente, tres empresas más se han sumado a la campaña, las cuales son: Industrias San Miguel, Plaza del Sol e ISIL, con el objetivo de continuar apoyando la educación musical de más niños para el siguiente año académico en Sinfonía por el Perú. La convocatoria para que más organizaciones se sumen a esta noble causa está abierta.

La pasión por la música es algo que comparten los usuarios de Mastercard y, por eso, hoy cuentan con un sonido único que refleja su identidad y el propósito de hacer las cosas bien.

De esta manera, el sonido característico de la marca se escucha al finalizar transacciones en algunos canales de pago y sirve como verificación de una transacción segura realizada con la tarjeta Mastercard.

Para esta campaña, el talento musical de Succar ha dado vida en el spot a una melodía particular con el uso del sonic brand, el cual cada vez más personas van reconociendo como un sello de calidad y seguridad al usar sus tarjetas Mastercard cotidianamente.