ESO
La fotografía evidencia que la WLM permanece aislada del resto de galaxias. | Fuente: ESO

El Observatorio Austral Europeo (ESO) captó una nueva imagen de la galaxia solitaria Wolf-Lundmark-Melotte (WLM), que es tan pequeña y está tan apartada que puede no haber interactuado nunca con ninguna otra del Grupo Local, formado por una docena de galaxias, entre ellas la Vía Láctea.

Tampoco ha tenido contacto con ninguna otra galaxia de fuera de este Grupo local en toda la historia del universo, informó el ESO en un comunicado.

La escena ha sido obtenida gracias a la OmegaCAM, una enorme cámara instalada sobre el Telescopio de Sondeo del VLT, en Chile.

La escena evidencia que la WLM permanece aislada del resto de galaxias ya que se encuentra en los bordes exteriores del Grupo Local, que incluye el sistema de la Vía Láctea, el de Andrómeda, el del Triángulo, y decenas de galaxias de menores dimensiones.

ESO
La imagen fue obtenida gracias a la OmegaCAM, una enorme cámara instalada sobre el Telescopio de Sondeo del VLT, en Chile. | Fuente: ESO

Además, la WLM, situada en la constelación de Ceres, carece de estructura, por lo que se puede clasificar, según la nota del ESO, como una "galaxia enana irregular".

La instantánea también ha permitido conocer que la tonalidad rojiza del halo que rodea la pequeña galaxia indica su avanzada edad estelar; lo que contrasta con las estrellas que se encuentran en su centro, más jóvenes y con un color más azulado.

WLM se extiende unos 8.000 años luz en su mayor envergadura, una medida que incluye un halo de estrellas extremadamente viejas descubierto en 1996.

Pero la WLM fue descubierta mucho antes, en 1909, por el astrónomo alemán Max Wolf e identificada como una galaxia unos quince años más tarde por los astrónomos Knut Lundmark y Philibert Jacques Melotte, de ahí su inusual nombre.

EFE

Sepa más: