El Tiangong 1 ya reingresó a la atmósfera terrestre

El laboratorio espacial chino se desintegró en el Océano Pacífico Sur e ingresó a la Tierra media hora antes de lo previsto.
Estas son las últimas imágenes que se tienen del Tiangong-1 en el espacio. | Fuente: ESA | Fotógrafo: Fraunhofer FHR

El laboratorio espacial chino Tiangong-1 quedó "globalmente destruido" al entrar en la atmósfera este lunes sobre las 00H15 GMT (8:15 p.m. hora de Perú) en el Pacífico Sur, anunció la la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China (CMSEO).

El módulo Tiangong-1, que se desplazaba de forma descontrolada desde 2016, regresó a la atmósfera un poco antes de lo previsto. La CMSEO había anunciado poco antes que su vuelta a la Tierra tendría lugar hacia las 00H42 GMT, lo cual lo habría hecho aterrizar en el Atlántico Sur, frente a la costa de Sao Paulo.

Se desintegró

La mayor parte del laboratorio quedó destruida en la fase de entrada en la atmósfera, aseguró la CMSEO en un comunicado. China había intentado tranquilizar a la gente ante la vuelta del laboratorio espacial de cerca de ocho toneladas, asegurando que no causaría daños al caer. Las autoridades chinas habían prometido incluso un espectáculo "espléndido", similar a una lluvia de meteoritos. 

Tiangong-1 había entrado en órbita en septiembre de 2011. Estaba previsto que regresara a la atmósfera terrestre de forma controlada, pero dejó de funcionar en marzo de 2016, suscitando preocupación respecto a su "caída". Sin embargo, el riesgo para un ser humano de ser alcanzado por un residuo espacial de más de 200 gramos es de uno sobre 700 millones, había recordado la CMSEO. 

No había de qué preocuparse

La probabilidad de que un humano sea golpeado por un objeto espacial de más de 200 gramos es de una entre 700 millones, según la CMSEO. "La gente no tiene que preocuparse", aseguró la oficina de ingeniería espacial china.

Estas naves espaciales "no se estrellan en la Tierra violentamente como en las películas de ciencia ficción, sino que se convierten en una espléndida (lluvia de meteoritos) y cruzan un cielo cubierto de estrellas en su camino a la Tierra", explicó CMSEO. El Tiangong-1, o "Palacio celeste 1", fue utilizado para realizar experimentos médicos.

Basura espacial sin control

En 60 años de vuelos espaciales, se han producido unas 6,000 entradas no controladas en la atmósfera de grandes objetos fabricados por el hombre, y un único resto alcanzó a una persona, sin herirla, según el experto de la ESA Stijn Lemmens.

El calor y la fricción cada vez más intensos provocarán que la estructura principal del laboratorio arda o estalle. Esta debería desintegrarse a una altitud de unos 80 km, según la agencia espacial china. La mayoría de fragmentos se disipará en el aire y una pequeña cantidad de restos caerá muy probablemente en el mar, que cubre más del 70% de la superficie del planeta.

China invirtió miles de millones de dólares en la exploración del espacio para intentar ponerse al nivel de Europa y Estados Unidos. Este programa, coordinado por el ejército, se percibe en el país como un símbolo de su recuperada potencia.

Pekín puso otro laboratorio, el Tiangong-2, en órbita en septiembre de 2016 y espera poder convertirlo en una estación espacial habitada en 2022, momento en que la Estación Espacial Internacional habrá dejado de funcionar. (Con información de AFP)


Sepa más:
¿Qué opinas?