ESA
La ESA planea investigar las tecnologías clave necesarias para hacer de la energía solar basada en el espacio una realidad funcional a través de su iniciativa SOLARIS. | Fuente: ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha propuesto traer energía del espacio a la Tierra a través de satélites transmisores.

Esta iniciativa de energía solar basada en el espacio (SBSP por sus siglas en inglés) ha hecho una pequeña demostración con SOLARIS, un proyecto que busca confirmar la viabilidad de esta idea.

Satélites energéticos

La ESA pasó 2022 trabajando en varios aspectos de SOLARIS, incluida la publicación de un par de análisis de costo/beneficio y la celebración de un día de la industria con presentaciones de la agencia espacial y sus socios comerciales, incluido Airbus.

La agencia consideró factible el SBSP como fuente de energía complementaria a las energías renovables terrestres. Y en septiembre, Airbus demostró que podía usar microondas para transmitir energía a una distancia de 36 metros, que utilizó para iluminar una ciudad en miniatura.

"Ahora que hemos probado con éxito los elementos clave de un futuro sistema de energía solar basado en el espacio a pequeña escala por primera vez, estamos listos para llevarlo al siguiente nivel", dijo el líder del proyecto de investigación de Airbus, Yoann Thueux.

Si bien esos resultados son alentadores, SOLARIS no puede hacer más sin más financiamiento del Consejo de Ministros de la ESA, que pronto organizará su reunión anual en la que escuchará las solicitudes de efectivo.

Idea que circula desde hace años

El uso de paneles solares orbitales para enviar energía a la Tierra mediante microondas no es un concepto nuevo, ni en la ficción ni en la realidad. La NASA ha explorado la idea, al igual que la agencia espacial de Japón, la Marina de los EE. UU., la Iniciativa de Energía Espacial del Reino Unido, universidades y empresas privadas.

Hasta ahora, China parece estar liderando el mundo en SBSP, ya que ha probado las capacidades de un receptor basado en tierra utilizando globos que flotan a altitudes de hasta 300 metros y planes para pruebas a mayor altitud.

Para aquellos preocupados de que estos esfuerzos puedan generar láseres espaciales que inicien incendios forestales, no es así. Las microondas, señala la ESA, operan a una frecuencia no ionizante que no causa daño celular. Más allá de eso, los modelos de microondas diseñados para el uso de SBSP tienen una densidad de potencia máxima de aproximadamente 250 vatios por metro cuadrado en el centro del haz, mientras que una persona parada cerca del ecuador de la Tierra al mediodía recibiría cuatro veces esa potencia.

 

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.