Que la fuerza esté… La NASA aclara que hay cuatro fuerzas en el universo

Es hora de explorar cuatro fuerzas que no son mencionadas en la franquicia, pero que son reales y tienen efecto diario en nuestras vidas.

Exploradores espaciales y Darth Vader: gran combinación. | Fuente: Twitter / Alexander Gest

La comunidad de Star Wars aclama cada 4 de mayo como un día de celebración a la franquicia gracias a la frase jedi “May the force be with you” (Que la fuerza te acompañe) y su similar pronunciación a “May the 4th”.

Desde la NASA, ha llegado una amistosa corrección: en realidad hay cuatro fuerzas en el universo. ¿Cuáles son? Así lo explicó en una publicación de Tumblr.

Primera fuerza: la gravedad

La gravedad mantiene todo en su lugar. Galaxias, sistemas planetarios y demás no existirían sin ella. Obviamente los cuerpos estelares más grandes tienen una mayor fuerza gravitacional, pero hasta los seres humanos tenemos una.

Orden en el Sistema Solar: auspiciado por la gravedad. | Fuente: ESA

“A pesar de su reputación, la gravedad es en realidad la más débil de las cuatro fuerzas. Su fuerza aumenta con la masa de los dos objetos involucrados y su alcance es infinito, pero la fuerza disminuye al cuadrado de la distancia”, explicó.

Segunda fuerza: el electromagnetismo

Presente cuando prendes la televisión o iluminas tu habitación. Como su nombre lo implica, es la fuerza que incluye la electricidad y el magnetismo.

“El electromagnetismo mantiene a los electrones orbitando el núcleo en el centro de los átomos y permite que se formen compuestos químicos (ya sabes, las cosas que nos componen y todo lo que nos rodea). Las ondas electromagnéticas también se conocen como luz”, explicó.

Jugar con imanes industriales puede ser sumamente peligroso. | Fuente: Cheezburger

Al igual que la gravedad, tiene un alcance infinito y su fuerza disminuye al cuadrado de la distancia. Pero algo muy importante es que no solamente atrae y esto depende de la carga eléctrica de los objetos en cuestión.

Solo recuerda lo que pasa cuando juegas con los polos de los imanes.

Tercera fuerza: interacción nuclear fuerte

No es tan ‘mainstream’ como las otras fuerzas y es difícil de verla, pero también debes conocerla. Gracias a ella se mantienen juntos los bloques que componen los átomos. Es decir, son los Legos o el Minecraft de todo lo que vemos.

Lo sabemos, no se ve igual que Minecraft, pero este es un átomo. | Fuente: Giphy

“Como la gravedad, esta siempre atrae, pero ahí es donde realmente terminan sus similitudes. Es la más fuerte de las cuatro fuerzas. Reúne protones y neutrones para formar el núcleo de los átomos, tiene que ser más fuerte que el magnetismo para hacerlo, ya que todos esos protones están cargados positivamente. Y trabaja duro, también mantiene unidos a los quarks, partículas más pequeñas, para formar a esos protones y neutrones”, explicó.

Su “desventaja” es que funciona a distancias muy pequeñas. A efectos prácticos: Unas cien mil millones de veces más pequeño que el ancho de un cabello humano.

Cuarta fuerza: interacción débil

Es aún más difícil de ver que la interacción nuclear fuerte y trabaja en escalas aún más pequeñas, mil veces más pequeñas. ¿Por qué nos importa? Porque gracias a ella el Sol sigue brillando.

Todo esto gracias a la interacción débil. | Fuente: Giphy

Básicamente permite que dos tipos de quarks, esas partículas pequeñas de las que hablamos en la interacción nuclear fuerte, cambien, lo que permite que los neutrones decaigan en protones (o viceversa) mientras liberan electrones y partículas fantasmales llamadas neutrinos. Y esto a la vez logra una cadena de reacciones que puede cambiar un átomo en un elemento diferente: algo que vemos todo el tiempo en el Sol.

¡Qué las cuatro fuerzas te acompañen, joven padawan!

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.

¿Qué opinas?