Adifan propone más competencia en mercado de medicamentos oncológicos

Gremio farmacéutico pide evitar monopolios que encarecen medicamentos contra el cáncer, así como más claridad en las reglas de juego.

La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Nacionales (Adifan) propuso mayor competencia en el mercado de medicamentos oncológicos, así como más claridad en las reglas de juego, para evitar situaciones monopólicas u oligopólicas que encarecen sus precios.

“Gastar alrededor del 40% del monto total de compras de productos oncológicos en nuestro país en sólo dos de ellos, con una cobertura bajísima, es inaceptable. Más aún cuando en el Perú se mantiene grandes brechas de desabastecimiento y acceso de medicamentos”, manifestó José Enrique Silva, presidente de Adifan.

El gremio farmacéutico reiteró su preocupación porque, según dijo, se sigue promoviendo monopolios y limitando la competencia con una regulación que cada vez se orienta más a ello.

Con información del Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SEACE), Silva citó algunos ejemplos del mercado de oncológicos y cómo con el ingreso de la competencia nacional, los precios bajan.

Sostuvo que el medicamento Pemetrexed de 500 mg, en el 2005 empezó costando S/.3,500 la ampolla, y a partir del ingreso de la competencia nacional en 2011, la ampolla baja a S/.2,470.

En el caso de Capecitabina en tabletas de 500mg, en el 2005 costaba S/. 10.96 por tableta. En 2008, a partir de la competencia nacional, baja a S/.2.98 y a S/.1.59 en 2011.

Similar situación ocurrió con la Temozolomida de 100 mg. en tabletas, que costaba S/.378.84 en el 2005 por tableta y con el ingreso de la competencia nacional se sitúa en S/.100 en 2008 y baja S/. 85 en 2012.

“Esta preocupación se agrava cuando el mercantilismo y esa macabra manera de mercadear medicamentos se impone generando que sistemas como el de compras corporativas no se utilicen adecuadamente, produciéndose adjudicaciones que fuerzan las arcas del Estado y sin duda de los contribuyentes, pagando precios excesivamente caros”, expresó Silva.

Sin embargo, el titular de Adifan consideró que el problema podría solucionarse incorporando más competidores nacionales en los registros sanitarios de medicamentos que muestren situaciones monopólicas u oligopólicas, acelerando trámites, incorporando el silencio positivo adonde se pueda y creando comisiones ad hoc donde se necesite.

Silva señaló que los importadores de las grandes transnacionales, las condiciones regulatorias mal interpretadas, y hasta ingenuidad de parte de algunas autoridades, han generado una gran distorsión y hasta abuso con los medicamentos para el cáncer importados.

“Existe falta de claridad en las reglas de juego, peor aún, las reglas están distorsionadas a través de barreras regulatorias  que van mucho más allá que las limitaciones de propiedad intelectual y sus colaterales”, indicó.

Sostuvo que quienes están generando este problema son las mismas importadoras de medicamentos que recibieron sendas exoneraciones de IGV y aranceles a los productos oncológicos, contra el VIH y la diabetes, por aproximadamente US$ 65 millones.

“Ellas mismas son las que se oponen a la aprobación del proyecto 995 del Congreso de la República, que precisa aquellos aspectos que están siendo distorsionados a partir de regulaciones heredadas del gobierno anterior, que generan incertidumbre y refuerzan las condiciones para que se dé esta situación”, añadió.

“Aclaremos son las importadoras la que están generando este caos, no la industria farmacéutica nacional”, enfatizó Silva.