Alemania niega trato especial para Irlanda

En la recapitalización de la banca. El domingo se emitió un comunicado en el que Merkel y Kenny reconocían que la crisis irlandesa requieren "un trato especial.

Alemania negó hoy que Irlanda vaya a recibir un "trato especial" en la recapitalización de su sistema bancario, después de que la canciller Angela Merkel y el primer ministro Enda Kenny abordaran el domingo en una conversación telefónica el "caso particular" de Irlanda.

 El portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, aludió a la vigencia del calendario acordado por los líderes de la eurozona a finales de junio de la puesta en marcha primero de un supervisor bancario único como condición para la recapitalización directa de la banca.

 Seibert matizó con ello unas declaraciones del Gobierno irlandés que calificó hoy de "positiva" la decisión de la canciller alemana, de conceder a este país un "trato especial" para abordar el asunto de la recapitalización de su sistema bancario.

 Tras una conversación telefónica este domingo, Kenny y Merkel emitieron el domingo un comunicado conjunto en el que reconocían que las "circunstancias únicas" de la crisis irlandesa requieren "un trato especial".

 El Eurogrupo estudiará la situación del sector financiero irlandés" y su "problemática concreta", tal y como se acordó en junio, "para evaluar cómo mejorar la sostenibilidad del programa (de ayuda)" a ese país, aseguró.

 Seibert confirmó que la canciller y el primer ministro irlandés abordaron en una conversación telefónica el "caso especial" de Irlanda y que el comunicado emitido posteriormente es una "reafirmación" de lo acordado a finales de junio.

En ese sentido, puntualizó que "ningún país en Europa se asemeja a otro en su problemática derivada de la crisis".

 Subrayó que Irlanda ha apoyado ampliamente a su sector bancario, lo cual eleva considerablemente la deuda pública del país, pero puntualizó que esto será tenido en cuenta por el Eurogrupo tanto como la implementación exitosa del programa.

 Asimismo, Seibert señaló que ambos mandatarios expresaron en su conversación telefónica "el deseo de que Irlanda regrese pronto a los mercados".

 

EFE