Flickr: jlmaral

El fenómeno de El Niño puede causar daños en el sistema eléctrico peruano, ya que generaría sequía en la sierra central y sur del país donde se produce el 85% de la potencia hidroeléctrica, hecho que haría que se reduzca la generación eléctrica a finales del 2012 y el 2013 y con ello el recorte de la energía.

Según el observatorio económico "Sector eléctrico peruano: ¿Riesgos de corto plazo?, del BBVA Research,  en abril, el margen de reserva operativo (MRO) que es la diferencia entre la capacidad disponible de generación y la máxima demanda) del sistema eléctrico interconectado nacional (SEIN) fue 11,6%, un nivel inferior al recomendable.

“Estimamos que para que el sistema funcione en niveles razonables de confiabilidad y seguridad, el MRO debería encontrarse en un nivel de entre 20% y 25% (de 1,000 a 1,250 MW)”, precisa el informe.

A ello se suma la alerta de un posible déficit eléctrico en el 2012 y 2013 en caso se presenten condiciones hidrológicas adversas. Entre junio y agosto se presentan los episodios de mayor dificultad para el sector eléctrico debido a la aguda escasez del recurso hídrico (época de estiaje).

En estos meses, la potencia firme (PF) de las centrales hídricas se reduce significativamente, entre 10% y 20% en promedio respecto a los meses de mayores lluvias (de diciembre hasta abril), dependiendo de cuán severo sea el estiaje.

“Incorporando esta información, estimamos que a mediados de este año (junio a agosto) el MRO se ubicará entre 9% y 0% si las condiciones hidrológicas son benignas o severas, respectivamente”, señala.

La probabilidad de confrontar una situación de estiaje severo este año y el próximo se viene incrementando, asociado a la anunciada presencia del fenómeno de El Niño, lo que genera intensas lluvias en el norte del país, pero también está asociado a sequías en la parte central y sur de los Andes peruanos, donde está instalada el 85% de la potencia hidroeléctrica.
 
Esta situación podría ser aliviada en buena medida si las obras para culminar la primera etapa de la ampliación del ducto de Gas Natural de TGP se culminaran en el primer trimestre del 2013, que permitiría las provisiones necesarias para la Central Térmica Fénix. Sin embargo, la ampliación del ducto viene enfrentando sucesivos obstáculos (modificación del trazado y temas de seguridad, principalmente), por lo que recién operaría desde el 2014.
 
La transmisión de energía es un cuello de botella adicional en el corto plazo, pero según el BBVA tanto este hecho como el déficit de generación eléctrica tendrán un mínimo impacto en los precios de electricidad para el usuario final.