EE.UU. ayuda a AIG tras pérdida récord de casi US$100.000 millones

AIG recibirá hasta 30.000 millones de dólares adicionales de las arcas públicas, ya que su situación representa un riesgo ´sistémico´, anunció hoy Washington.

Foto:EFELos más de 60.000 millones de dólares que AIG perdió en los últimos tres meses de 2008, la mayor pérdida jamás acumulada por una empresa en ese lapso, han forzado a EE.UU. a apuntalar con 30.000 millones más los cimientos del gigante asegurador.

American International Group (AIG) reconoció hoy que sólo en el cuarto trimestre de 2008 perdió unos 650 millones de dólares diarios, más de 7.500 dólares por segundo.

Eso la convierte en la empresa que más dinero ha perdido nunca en EE.UU. y en el resto del mundo durante un sólo trimestre, debido en gran parte a su actividad aseguradora de instrumentos financieros, especialmente los relacionados con créditos hipotecarios de alto riesgo que ayudaron a desencadenar la crisis internacional actual.

Su ritmo de desangramiento y la titánica dimensión del herido (unos 76 millones de clientes en 130 países) han forzado al Gobierno del presidente Barack Obama, que ya controla el 80% de AIG, a diseñar un nuevo rescate, el cuarto en seis meses, para tratar de sanear unas cuentas infectadas de deuda incobrable y evitar así la quiebra.

Washington ya ha invertido en AIG 150.000 millones de dólares (60.000 millones en créditos, 40.000 en acciones preferentes y 50.000 en activos incobrables), y es consciente de que por su arraigo en la economía estadounidense no puede dejarla morir, como hizo con Lehman Brothers el pasado septiembre.

"Dado el peligro sistémico que sigue suponiendo AIG y la fragilidad actual de los mercados, el coste potencial para la economía y para los contribuyentes de la falta de intervención del Gobierno sería extremadamente elevado", reconocieron hoy la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro en un escrito conjunto.

La que en su día fue la mayor aseguradora del mundo por valor de mercado ahora cotiza en la Bolsa de Nueva York a menos de medio dólar por acción, después de perder el 99% de su valor en un año.

Una de las claves del nuevo plan es que implica también a las principales agencias de calificación, que se han comprometido a mantener sus valoraciones sobre la aseguradora, lo que evita que se abran nuevas brechas en esta máquina de perder dinero en que se ha convertido AIG.

Además, el nuevo plan de rescate implica una reducción del tipo de interés que la Reserva Federal aplica a una línea de crédito de 25.000 millones de dólares concedida a AIG, lo que ahorrará a la aseguradora 1.000 millones al año.

Asimismo, contiene la concesión de nuevas acciones preferentes en dos divisiones de seguros de vida de AIG (American Life Insurance Company y American International Assurance Company) para liquidar una deuda de 38.000 millones de dólares.

EFE