El ministerio de Energía y Minas encargó hoy a la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (ProInversion) el proceso para la adjudicación de nuevas centrales hidroeléctricas cuya inversión estimada sería de US$2,600 millones.

Los nuevos proyectos deberán tener una capacidad de generación de 1.100 megavatios (MW), es decir un 25% sobre la producción total que existe actualmente en todas las centrales y en torno a un 50% más sobre la actual capacidad de generación hidroeléctrica.

El ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, precisó que su portafolio trabaja además con Osinergmin, el regulador de la inversión en energía, para llevar adelante un paquete de otros 250 MW, de los cuales 200 MW corresponden a energías renovables y los otros 50 MW corresponden a generación por biomasa. La inversión en estos casos sería del orden de US$500 millones.

Merino dijo además que su sector está determinando las bases para adquirir 500 mil paneles solares para todo el Perú, por un valor estimado en US$ 460 millones y en conjunto con el sector privado.

El ministro estimó que los proyectos con energías renovables, biomasa y paneles solares entrarán en operación entre el 2014 y el 2016, mientras que las centrales hidroeléctricas deberían funcionar para el periodo 2017-2018.

Adelantó también que su sector presentará un proyecto de ley para acelerar proyectos en centrales hidroeléctricas y dijo que el objetivo de esto es que “a mediano plazo seamos un país exportador de energía, que haya más oportunidades de inversión y para aprovechar la posición geográfica del país, en el centro del Pacífico Sur”.

“Nosotros nos hemos abocado a bajar los tiempos de los permisos, hemos sacado paquete de normas para ello, incluso con silencios administrativos positivos en casos de EIA, por ejemplo. Había sectores que tenían plazos demasiado largos y ahora son cortos. Eso es importante para promover las inversiones, sobre todo donde hay que hacer exploraciones”, manifestó.

Merino explicó que estos nuevos proyectos se suman a la reciente convocatoria a concurso para generar 1.000 MW en el sur, donde varios proyectos mineros demandarán más energía en los años siguientes. Esta convocatoria permite además la ejecución del Gasoducto Sur Peruano.

El ministro resaltó la importancia de que cada concesión se lleve adelante con la mayor seguridad jurídica, para que los inversionistas sigan confiando en el Perú.

La única forma de blindarnos como país es que tengamos más proyectos de inversión. El Perú tiene una economía fuerte y grandes oportunidades de inversión. Hemos crecido en base a la minería, que aporta el 30% de los ingresos del país. Somos altamente competitivos en minería por la energía que es la más barata en la región y por la calidad de nuestros recursos”, precisó.