Difusi

 

Hoy en día, los servicios de cupones ya se venden en muchos países y Perú, no es la excepción. En la actualidad, existe una gran oferta como son los casos de Groupon, Groupalia, Ofertop, entre otras. 

Se trata de empresas online que ofrecen a los usuarios descuentos colectivos. Al adquirir un cupón, el usuario está comprando el derecho a adquirir un determinado producto o servicio con un considerable descuento, generalmente con la condición de que varios usuarios lo adquieran.

Según expertos de la empresa de seguridad, Kaspersky, estos servicios se han convertido en una alternativa al marketing al que recurren empresas, pero que difieren del spam en varios factores: primero, estos servicios, a diferencia del spam, son completamente legítimos; segundo, la forma en que se difunden los avisos es casi la misma en ambos casos: los servicios de cupones envían actualizaciones entre sus clientes, pero a diferencia del spam, los filtros antispam no las bloquean.

Además, la probabilidad de atraer clientes a través de los servicios de cupones es notablemente mayor ya que no son tan rechazados como el spam y los mensajes se envían a un determinado público interesado.

Los spammers no han podido ignorar el impacto de los servicios de cupones en el tráfico de correo y en la publicidad por Internet. Estos distribuidores de mensajes “basura” se han dado cuenta de que los usuarios encuentran la palabra ‘cupón’ incluso más atractiva que el término ‘descuento’. Después de todo, un cupón es un determinado tipo de descuento para un determinado grupo de usuarios.

Los spammers alemanes, que se especializan en spam con publicidad para medicamentos, han llegado a la conclusión de que la oferta de un "cupón " dispara la demanda de los medicamentos que ofrecen.

Este no es el único caso en el que a los usuarios se les ofrecen artículos que son ampliamente publicitados mediante correo spam (medicamentos o artículos de lujo falsificados, por ejemplo) con la promesa de un cupón de descuento.

Kaspersky Lab aconseja a los usuarios que sean cautelosos. Todo lo que esté en auge en Internet terminará añadiéndose a los arsenales de los spammers, de una u otra forma. 

Los usuarios deben recordar que ningún proveedor reconocido de servicios pedirá a sus usuarios que confirmen su nombre de usuario o contraseña a través de un mensaje de correo.