Las primeras marcas son Toyota (2,217 unidades), Hyundai (1,683), Kia (1,211), Suzuki (674), Nissan (645), Chevrolet (602), Mitsubishi (582), Volkswagen (421), Changan (413) y Renault (397).
Las primeras marcas son Toyota (2,217 unidades), Hyundai (1,683), Kia (1,211), Suzuki (674), Nissan (645), Chevrolet (602), Mitsubishi (582), Volkswagen (421), Changan (413) y Renault (397). | Fuente: ANDINA

En agosto, la venta de vehículos livianos y pesados cayó en 23%, cerca de 4 mil unidades menos respecto al mismo mes del año pasado, producto del impacto negativo generado por la modificación del Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), informó la Asociación Automotriz del Perú (AAP). 

Menos ventas

La AAP señaló que en el octavo mes del año  se inscribieron 13,153 unidades en la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp), frente a las 17,026 registradas en el mismo periodo de 2017.

Detalló que los vehículos afectados con el ISC fueron el segmento de automóviles que bajó 28%, el de camionetas multipropósito disminuyó en 24% y el de SUV y todoterrenos se contrajo en 23%.

Incentivan importación de autos usados

Asimismo, la reducción de la tasa de 30% a 10% a los vehículos usados a gas, va en contra de la renovación del parque automotor, cuya antigüedad bordea los 13 años, impidiendo el ingreso de unidades con tecnologías más modernas con controles de emisiones de gases contaminantes, y en mejores condiciones que eviten la congestión vehicular.

Con esta medida dictada por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el Perú queda como el país más atrasado de la región en cuanto a la permisividad de la importación de vehículos usados, puesto que Argentina, Brasil, Colombia y Chile prohíben la importación de los mismos.

"Inclusive Bolivia, donde sí es permitida la importación de este tipo de unidades, es más restrictiva y exige una antigüedad máxima de 1 año, mientras que en Perú la exigencia es de hasta 5 años", comentó.