Kristen Stewart: Así la atraparon con las manos en la masa

Fotógrafo la vio de salir del gimnasio al que acostumbra a ir y de pronto una llamada a su celular la hizo cambiar de rumbo. La siguió y la descubrió con cineasta Rupert Sanders.
Difusi

Harto sabido es que los famoso son seguidos por fotógrafos, internacionalmente conocidos como paparazzi. Y Kristen Stewart lo sabe pero una llamada a su celular le hizo olvidar toda precaución.

Ocurre que el reportero gráfico que tomó las vistas que aparecen en la revista US Weekly contó que Kristen salía del gimnasio el pasado 17 de julio cuando recibió una llamada a su celular que le hizo detener su auto, darse la vuelta y conducir hasta una zona de casas en venta. Al fotógrafo le pareció sospechoso que la actriz fuera a ese lugar y decidió seguirla. Quince minutos después de aquella llamada las dudas del fotógrafo se disiparon: Rupert Sanders, el director de “Blancanieves”, apareció en escena.

De acuerdo con la versión del fotógrafo, la actriz se quedó en su auto dando la espalda a la ventanilla y entonces Sanders se lanzó hacia ella y comenzó a besarla por todo el cuerpo.

Pero algo les hizo parar. El director empezó a mirar a su alrededor y decidieron detenerse, pero después dieron un par de vueltas por varios parques y siguieron besándose.
Añade el hombre del lente que la pareja se pasó toda la tarde en el auto en busca de un lugar para dar rienda suelta a su pasión. Y que en cada parada que hacían, Sanders se abalanzaba como amante apasionado sobre la actriz.

Sin embargo, los defensores de la protagonista de la saga "Crepúsculo", hablan de montaje y se basan en la fotografía de portada de la revista donde dicen hay algo raro en la cara de la actriz, como si la foto estuviera trucada.

El problema es que Kristen ya ha pedido disculpas públicas, ha reconocido su affaire con Sanders y ha publicado un comunicado en el que asegura estar totalmente destrozada.

"Esta momentánea indiscreción ha puesto en peligro lo más importante de mi vida, la persona que más quiero y respeto, Rob. Lo quiero, lo quiero. Lo siento tanto", decía.

Robert Pattinson no ha dicho nada, aunque su entorno ha dicho que está devastado. No es de extrañar ya que él mismo ha reconocido en más de una ocasión que odia a la gente que miente y engaña. La pregunta ahora es si perdonará el desliz de su chica.