m
m | Fuente: @SelecciónPeruana

El golpe de la derrota en Lima ante Colombia ha sido duro. Lo ha sido por la expectativa que se tenía de empezar a revertir el mal momento en la tabla de las clasificatorias. Quizás basada más en lo hecho en el pasado y no tanto en el presente que vive la Selección Peruana.

La realidad nos dice que se intentó competir con una Selección que está en reconstrucción, que tiene menos una semana de trabajo con su nuevo DT, pero que sólo nos alcanzó para hacerle frente durante 40 minutos.

Hay mucho que aprender ante tan pocas respuestas de distintos lados. Lo primero que hay que decir es que Ricardo Gareca debe terminar el proceso. Quien mejor qué él para enderezar el camino o volver a empezar como ya lo hizo hace cinco años. Con el calendario encima, otra decisión (salvo que sea de él) sería inoportuna.

Lo de ayer fue aleccionador. No te puedes desconcentrar porque lo pagas caro. Tienen que jugar los que mejor estén. Para competir se tiene que terminar con once. La actitud no se negocia.

El desgaste es otra evidencia y la renovación nos toca el timbre hace algún tiempo. Sumar nombres para crecer y recuperar el hambre de estar siempre arriba. La Selección dejó de ser una isla y ayer fue el espejo del común de los clubes peruanos compitiendo a nivel internacional.

Selección Peruana
La Selección Peruana tan solo tiene un punto en las Eliminatorias Qatar 2022 | Fuente: @SelecciónPeruana

.

NUESTRO PODCAST

Miguel Araujo sobre los enfrentamientos de Perú ante Ecuador